Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

Suplementos vitamínicos:¿Cuándo tomarlos?

Por: Financiero 25 May 2020

Salud EjecutivaDra. Ana Echeverría, Médico Cirujano Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), los suplementos vitamínicos son cualquier sustancia, bebida […]


Suplementos vitamínicos:¿Cuándo tomarlos?

Salud Ejecutiva
Dra. Ana Echeverría, Médico Cirujano

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), los suplementos vitamínicos son cualquier sustancia, bebida o alimento que brinda vitaminas, minerales y que es ingerido como complemento para mejorar su salud o bienestar. Sin embargo, no están destinados a curar enfermedades o afecciones de salud.

Entre las personas que pueden beneficiarse de los suplementos vitamínicos, se incluyen:

• Mujeres embarazadas, intentando quedar embarazadas, o que estén amamantando.

• Mujeres con periodos menstruales abundantes o post menopáusicas.

• Personas que no comen productos de origen animal (vegetarianos y veganos).

• Personas que han tenido cirugía de bypass gástrico para bajar de peso.

• Personas que padecen enfermedades de vías digestivas y gastrointestinales (estómago, hígado, páncreas, vesícula biliar o intestino).

• Personas inmunosuprimidas, anémicas o malnutridas.

• Personas en régimen dietético exigente por deportes o fines estéticos.

• Personas que deseen optimizar su estado de salud (en este apartado se recomienda que siempre sea de la mano de un médico tratante que guíe la prescripción y dosis)

La Facultad de Salud y Desarrollo Humano (College of Health and Human Development) de la Universidad Estatal de Pensilvania recomienda priorizar los alimentos ante el consumo de multivitamínicos.

Una nutrición adecuada proporciona una variedad de vitaminas, minerales, compuestos bioactivos y fibra dietética que no suelen estar presentes en los suplementos vitamínicos.

La clave es asegurarse de que se tomen como complemento de las opciones de una dieta saludable y de alimentos ricos en nutrientes, teniendo muy en claro que son suplementos, no sustitutos de una dieta equilibrada y nutritiva que limite el exceso de calorías y grasas saturadas, grasas trans, sodio y colesterol dietético.

Además, se debe tomar en cuenta esta recomendación de la American Heart Association (AHA): “Los pacientes con cardiopatías deben consumir aproximadamente 1 gramo de ácidos grasos omega-3 llamados EPA + DHA, lo ideal es que provengan del pescado y si tienen los triglicéridos elevados, tratar de consumir de 2 a 4 gramos diarios de EPA+DHA”.

Las ingestas dietéticas recomendadas (IDR) que publica el Institute of Medicine son los cálculos más precisos disponibles sobre ingestas dietéticas seguras y adecuadas.

Estas afirman que casi cualquier nutriente puede ser potencialmente tóxico si se consume en grandes cantidades durante mucho tiempo, así como también pueden producirse interacciones entre los suplementos dietéticos y la prescripción de fármacos o consumo de algunos alimentos que se tomen de forma simultánea.

Las pautas generales para el consumo adecuado de suplementos mencionan la importancia de resaltar que cada suplemento tiene una forma óptima de ingesta. Por mencionar algunos, están:

Complejo B y vitamina C (ambos deben consumirse en conjunto con los alimentos)

Vitamina A, E, D y K (de preferencia en conjunto con alimentos grasos para favorecer su absorción)

Aminoácidos (recomendable consumirlos solo con agua, en ayunas con el estómago vacío para evitar la competencia con las proteínas presentes en los alimentos diarios)

Hierro, Calcio, Magnesio, Glucosamina, Probióticos y Fibras (estos últimos repartidos en dosis diarias a lo largo del día, 2 horas antes o 2 horas después de las comidas)

Los suplementos vitamínicos pueden ser beneficiosos, pero la clave del éxito es consumirlos en conjunto con una dieta equilibrada, por eso no deben consumirse a libre demanda.

Antes de iniciar su uso, hable con su médico. Este puede aclararle cualquier duda sobre los beneficios y riesgos de cada suplemento. Asegúrese de informarle cualquier otra cosa o medicamento que tome, ya sean recetados o de venta libre.

Es muy importante saber que algunos medicamentos o alimentos pueden interactuar con los suplementos vitamínicos.

Y dos últimos consejo: no tome más de la dosis recomendada a menos que su médico lo apruebe, y no olvide que, el hecho de que un suplemento se promocione como “natural” no significa que sea seguro.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?