Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

¿Mascarillas de tela?

Por: Financiero 13 Abr 2020

Esclareciendo el dilema entre usarlas o no, y ¿porque? Dra. Ana Echeverría Debido a que aún no se cuenta con una vacuna para prevenir la […]


¿Mascarillas de tela?

Esclareciendo el dilema entre usarlas o no, y ¿porque?

Dra. Ana Echeverría

Debido a que aún no se cuenta con una vacuna para prevenir la COVID19​​​​​​​, el centro para el control y la prevención de enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) ha recomendado el uso de cubiertas faciales o mascarillas de tela a la población en general, con sus excepciones. Es importante resaltar que estas mascarillas recomendadas son de fabricación casera, en material de tela, preferiblemente de algodón o anti fluidos. No son insumos profesionales, puesto que estos son suministros críticos que se deben continuar reservando para los trabajadores de la salud y otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, en quienes es prioritario y obligatorio el uso de las mascarillas quirúrgicas o respiratorias N95.

Las cubiertas faciales de tela deben emplearse en lugares públicos de alta frecuencia, con poca ventilación, y lugares de consumo masivo tales como farmacias, supermercados, panaderías y transporte público, todo esto con el propósito de disminuir la propagación del virus en un intento de frenar la expansión de esta enfermedad ya que, estudios recientes sugieren que puede propagarse a través de personas que no presentan síntomas por lo que ante la duda la mejor herramienta de combate es la prevención.

Sucede que, según la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar), la creciente demanda de compra de mascarillas quirúrgicas y N95 por parte del público general no sanitario ha hecho muy difícil, casi imposible, encontrarlas en farmacias y centros de venta de material médico quirúrgico. Lo que ha provocado un peligroso déficit entre el personal sanitario.

Debido a esto, para disminuir la escasez de las cubiertas faciales quirúrgicas y de mayor protección destinadas al personal sanitario, los protocolos sanitarios actuales del Ministerio de Sanidad, así como los que preparan las comunidades autónomas, recomiendan cubiertas de tela para el rostro que pueden ser fabricadas en casa con ayuda de tutoriales sencillos disponibles en YouTube, con materiales comunes de bajo costo. Son una medida de salud pública voluntaria que ha tenido alta receptividad, resultando útiles para evitar la diseminación del virus

Pese a toda la controversia que ha generado la aprobación del uso de estas cubiertas de tela se debe aclarar que, ante una situación tan compleja como la que vivimos, y mientras continúe el déficit, medidas extremas requieren acciones extremas. Por lo tanto, las mascarillas quirúrgicas y respiratorias N95 deben destinarse única y exclusivamente al personal que está en mayor peligro como el personal sanitario que está en el frente de lucha contra este mal.

Según el Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD), División de Enfermedades Virales, las cubiertas de tela para cara deben:

Ajustarse de manera firme pero cómoda contra los lados de la cara

Asegurarse detrás de las orejas o parte posterior de la cabeza y cuello con algún tipo de lazo

• Incluir varias capas de tela

•Permitir respirar sin restricción

• Poder lavarse y secarse en secadora sin sufrir daños ni deformarse

Según la OMS, al hacer uso de mascarillas faciales también deben seguirse protocolos tales como lavarse las manos con agua y jabón antes de colocarlas, no tocarlas cuando se tengan puestas, cambiar de mascarilla tan pronto como esté húmeda y desecharla inmediatamente en un recipiente cerrado cuando haya dejado de usarse para su posterior lavado en lavadora o a mano. No es necesario esterilizarlas.

Si se encuentra en público y no tiene puesta una cubierta facial de tela, recuerde siempre cubrirse boca y nariz con un pañuelo desechable o con la parte interna del codo al toser o estornudar. Limpiar y desinfectar constantemente con agua y jabón o cloro (a razón de 5 cucharadas (1/3 de taza) de cloro por galón de agua), las superficies que se tocan con frecuencia como mesas, manijas de puertas, interruptores de luz, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos, lavamanos y lavaplatos.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?