Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

¿Le duele la cabeza?

Por: Financiero 30 Mar 2020

Conozca las características de la Cefalea Tensional Dra. Ana Echeverría, Médico Cirujano La cefalea de tensión o tensional, conocida también como dolor de cabeza por […]


¿Le duele la cabeza?

Conozca las características de la Cefalea Tensional

Dra. Ana Echeverría, Médico Cirujano

La cefalea de tensión o tensional, conocida también como dolor de cabeza por contracción muscular, es la cefalea primaria más frecuente en los trabajadores de oficina. La mala postura al sentarse durante largas horas, el estrés y la angustia de entregar trabajos a tiempo; así como sobrecargarse de trabajo desencadenan este tipo de dolor de cabeza que puede aparecer a cualquier edad, y suele ser más frecuente en las mujeres.

Se caracteriza por episodios de dolor de cabeza persistentes que se presentan en el período inmediato a una situación de estrés, tensión o ansiedad. Generalmente es de aparición vespertina, después de extenuantes jornadas de trabajo y puede durar desde 30 minutos hasta siete días.

Este dolor es de carácter opresivo, tipo presión, no pulsátil, de localización bilateral en la región frontal o, más frecuentemente, en la región sub occipital, además se irradia al cuello y los hombros. Es descrito como una sensación de peso o constricción del músculo trapecio y los músculos cervicales, de intensidad leve o, como máximo, moderada.

A diferencia de la migraña, el dolor no empeora con esfuerzos físicos, no se acompaña de vómitos, fotofobia (intolerancia anormal a la luz) ni sonofobia (intolerancia anormal a los ruidos).

Se relaciona con factores generadores de tensión emocional, por lo que la depresión, angustia y ansiedad son síntomas asociados a este mal.

No todo dolor de cabeza es una cefalea tensional, por lo que es importante que si presentan cefaleas inusuales o complicadas acuda con un neurólogo y describir adecuadamente su dolor: ¿dónde se ubica?, ¿qué siente?, ¿cuán intenso es?, si se acompaña o no de otros síntomas, etc.. De igual manera, este médico, mediante un buen interrogatorio y un minucioso examen físico, determinará si se está ante una cefalea por tensión.
Los exámenes de laboratorio o estudios de imágenes se podrían solicitar para descartar otros diagnósticos probables.

La mayoría de las personas que experimentan este tipo de dolor de cabeza no buscan atención médica e intentan controlar el dolor solos, mediante automedicación de analgésicos comunes de venta libre, lo cual es contraproducente ya que desencadenan otro tipo de patologías por abuso de medicación.

El objetivo del tratamiento de este tipo de cefalea es aliviar los síntomas y prevenir dolores de cabeza futuros, por lo que la prevención es el mejor tratamiento. Para lograrlo, en lo posible, se debe eliminar o controlar los desencadenantes, para lo cual el personal de la Clínica de Mayo recomienda:

• Planear y organizar los días con el objetivo de evitar sobrecargarse y desempeñar su trabajo correctamente, evitando así es el estrés y las angustias laborales.

• Aprender y practicar las estrategias del manejo del estrés, siendo de ayuda la meditación o los ejercicios de respiración y relajación.

• La acupuntura y los
masajes relajantes resultan bastante útiles para proporcionar alivio temporal del estrés y la tensión.

• Descansar adecuadamente. A la hora de dormir se debe utilizar almohadas ergonómicas, un colchón no muy duro y una adecuada posición para dormir, de preferencia posición fetal.

• Colocarse una bolsa o compresa fría o caliente sobre la cabeza y/o el cuello para minimizar las molestias tensionales.

• Bañarse con agua tibia dejando que el agua recorra los músculos tensos del cuello y los hombros para relajarlos y sentir algo de alivio.

• Masajear las sienes durante 10 segundos haciendo un poco de presión con los dedos índice y medio, realizando movimientos circulares para dar un alivio temporal del dolor de cabeza.

• Hacer ejercicios con regularidad para fortalecer los músculos del cuello y hombros.

• Mejorar la postura durante la jornada laboral frente a un computador, para evitar la contracción de los músculos del cuello.

• Llevar un control en un diario de cuándo se presenten los dolores de cabeza; anotar la fecha y la hora, lo que comió durante las últimas 24 horas antes de la crisis de dolor. Si logró dormir, debe describir la calidad y horas de sueño, lo que se estaba experimentando cuando apareció el dolor de cabeza (náuseas, mareos, visión borrosa, molestias en los oídos), si se estuvo sometido a estrés inusual u otras circunstancias previas al dolor de cabeza, duración del dolor de cabeza y lo que lo alivió.

Todo esto se debe anotar con el fin de poder manejar de manera óptima el diagnóstico y tratamiento en conjunto con un especialista.

• Si presenta un grado desmesurado de estrés, ansiedad, angustia o depresión se debe considerar tratar la enfermedad con un equipo multidisciplinario provisto de especialistas en psiquiatría.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?