Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

Vida y sociedad

El empresario que hizo brillar a J-Lo

Por: Financiero 17 Ago 2020

Scott Barnes cuenta su transición de estudiante de artesa maquillador y luego a empresario Aunque no hayas oído hablar de Scott Barnes, seguramente sí estás […]


El empresario que hizo brillar a J-Lo

Scott Barnes cuenta su transición de estudiante de artes
a maquillador y luego a empresario

Aunque no hayas oído hablar de Scott Barnes, seguramente sí estás familiarizado con su trabajo. Él es conocido como uno de los maquilladores más confiables de la industria del entretenimiento, y ha pasado sus mejores 30 años creando icónicos looks para algunas de las mujeres más talentosas y bellas del mundo, incluyendo entre ellas a Beyoncé, Christina Aguilera, Gwen Stefani, Penélope Cruz, Vanessa Williams y Cindy Crawford.

También se le atribuye el mérito de ser el hombre que le dio a J-Lo su prácticamente sinónimo de “Chica Glow “, no solo por hacer llegar a multitudes, la belleza monocromática y el contorno (las mayores tendencias de belleza de nuestra generación), sino, además, por posicionar a las mujeres de color, como modelos de los estándares de belleza global, en una industria dominada por los blancos, explica una nota de Forbes.

“Nunca tuve intención de hacerme un maquillador”, admite Barnes. “Me mudé a Nueva York en 1984, persiguiendo mi sueño de convertirme en un pintor de bellas artes”, afirma.

Mientras asistía a la Escuela de Diseño Parsons, comenzó a prestar ayuda en las sesiones fotográficas de moda y se enamoró de su entorno. “Me dijeron que debería intentar con el maquillaje y, en ese momento, pensé que estaban locos, pero cuanto más lo pensé, más intrigado llegué a sentirme, entonces, decidí probarlo”, cuenta.

“Lo intenté y resulté ser terrible en ello”, exclama. “Y como nunca retrocedo ante un reto, me decidí a ser un maquillador de primera clase”.

Afortunadamente, el trabajo de Barnes resultó exitoso. Y aunque el grunge fue la tendencia de belleza a finales de los 90 y principios de los 2000, Barnes prefirió trabajar con iluminación. “Usando una paleta luminosa y monocromática, maquillaba a celebridades de primer nivel, como Julianne Moore y Gwyneth Paltrow, entre muchas otras. Me hacía notar, consiguiendo que me contrataran y, fue así como surgió mi nombre”.

Brillo y pestañas largas

Cuando Barnes coincidió con Jennifer López a principios de 2000, y aplicó en ella su técnica personal, justo en el momento en que su carrera empezaba a despegar, esta se convirtió enseguida en el look preferido de la época.

“Creo que lo más importante que puedes hacer es ‘dedicarte’. Dominar lo que se te da bien. Y como artista, considero que esperas ser reconocido y celebrado por eso”, expresó.

“Debo ser honesto, no fue hasta probablemente los últimos cuatro años, cuando empecé a darme cuenta, francamente, de la forma en que revolucioné la industria, ya sea mediante el uso de las pestañas de visón; bajo la pintura; los contornos, o, dando brillo a hermosos cuerpos”.

El primero de lo que se convertiría en una amplia gama de productos al por menor, tuvo sus inicios hace 20 años; Body Bling, una loción corporal con brillo, que se usaba para hacer que las celebridades lucieran en la alfombra roja, como si “brillaran desde adentro”. El siguiente; las pestañas de visón, fueron inventadas y popularizadas tras la presentación de Jennifer López en los Oscars de 2001.

Y ambos son de igual o mayor popularidad hoy en día.

“Mi filosofía personal siempre ha sido mantener una actitud de humildad y hacer el mejor trabajo posible, por lo que me pareció un poco equivocado reclamarlos como míos y promocionarme a mí mismo”, afirma, “pero mucha gente había empezado a atribuirse el mérito de lo que yo había hecho y tras una carrera de 28 años, quise sentirme protagonista del éxito obtenido gracias a mi gran esfuerzo”, señala.

Aunque en esa época preparaba los productos en su cocina, Barnes comenzó a preguntarse si existía en el mercado una necesidad que estos pudieran satisfacer.

Un camino como empresario

“Sabía que tenía la visión y el conocimiento para ofrecer a las mujeres productos de un nivel que anteriormente no podían conseguir. Conozco de piel, y gracias a mi formación en bellas artes, puedo realmente apreciar el color y el tono. Me doy cuenta de que el beige no puede ser simplemente un beige. Es necesario entender su calidez y profundidad y cómo se verá en diferentes personas de diversos tonos de piel y distintas edades”, detalló.

Después de años de arduo trabajo, Scott Barnes Cosmetics estaba listo para lanzar una línea completa de 130-SKU, en abril de 2004… aunque no como cualquiera esperaba.

“La gente pensó que estaba loco por lanzar una marca de lujo en QVC. Para ellos, ese era un lugar donde se acaba, no donde se empieza. Sin embargo, yo tenía una visión diferente”, relató.

Barnes sabía que QVC no solo lo haría tener presencia en tres millones de hogares a la vez, sino que también le daría el tiempo que las marcas de lujo rara vez tienen, a fin de explicar por qué sus productos valen la inversión.

Con un espacio de tiempo de una hora, destinado a promover una línea de 21 piezas, QVC apostó por un pedido al por mayor valorado en 400.000 dólares, el cual Barnes vendió en los primeros quince minutos que estuvo en el aire.

Finalmente, debieron cerrar el segmento a los 42 minutos de haber iniciado su intervalo, pues ya habían hecho un millón de dólares, acumulando 800.000 en pedidos pendientes.

Poco después, Scott Barnes Cosmetics se convirtió en una de las tres marcas más vendidas en las principales tiendas por departamento.

“Es gracioso, sin duda. En 2004, pensé que esto sería el futuro. Y mira dónde estamos ahora. El futuro está cambiando de nuevo, y también mi visión”, comenta.

Aunque la recesión frenó el crecimiento de la empresa, Barnes siguió trabajando con sus compañeros celebridades, creando looks de belleza y productos que posteriormente darían sus frutos.

“Hay realmente tantos favoritos que no sé por dónde empezar a contar”, dice. “Jennifer y el Super Bowl, Celine Dion y su video para Deadpool; el video musical de Beyoncé ‘Check On It’, que ganó el premio como Best R&B Video, en los MTV Video Music Awards”.

“Gwen Stefani y el video musical ‘It’s My Life’, Christina Aguilera y su ‘Let There Be Love’; fue divertido estar en ese video y bailar con ella. Tener a la increíble Vanessa Williams ocupando un lugar en mi libro, también fue uno de mis favoritos”.

En 2019, Barnes estaba listo para un relanzamiento poco llamativo, al presentar en abril, una pequeña colección de brochas de maquillaje profesional, seguida de cinco nuevas paletas de colores, en el mes de noviembre, de las cuales, cuatro se agotaron casi de inmediato.

“En realidad nos estamos moviendo hacia un mundo digital, de modo que, si su empresa no está dispuesta a entrar en el mundo online, usted se verá en dificultades”, señala. Lo digital es una dirección en la que he tratado de avanzar desde principios de 2019.

“Hemos ido escalando de manera continua, con una empresa sólida desde entonces, y estamos listos para lanzar más de 100 SKU a finales de año”.

“No somos un equipo compuesto por un millón de personas, pero sí uno fuerte, y eso lo aprecio y valoro más que nada. No hay un sentimiento en el mundo tan satisfactorio, como el de trabajar intensamente en tu producto, presentarlo al mundo, y obtener como respuesta el hecho de que mejora la vida de las personas y las hace felices”, enfatizó.

Contra todo pronóstico, la marca ha ganado más de 1 millón de dólares desde marzo; dando no solamente a Scott Barnes -La Marca- la oportunidad de crecer, sino a Scott Barnes -El Hombre- la oportunidad de hacer la transición de las reservas de celebridades, a un futuro prometedor, como CEO de tiempo completo.

No encontramos notas relacionadas.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
NOTAS RELACIONADAS

No encontramos notas relacionadas.