Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

¿Cómo me afecta la bolsa?

Por: Financiero 30 Mar 2020

Lo que la caída de la bolsa de valores quiere decir para ti, incluso si no eres inversionista A medida que se hunde la bolsa […]


¿Cómo me afecta la bolsa?

Lo que la caída de la bolsa de valores quiere decir para ti, incluso si no eres inversionista

A medida que se hunde la bolsa de valores, ¿está usted preguntándose qué quiere decir esto para sus propias finanzas? Aunque no seas un inversor, esto podría afectarte. Esta nota, publicada originalmente en el portal MoneyUnder30, explica cómo.

Los inversores despertaron en una muy fea mañana del lunes de la segunda semana de marzo cuando las operaciones en la Bolsa de Valores de Estados Unidos se detuvieron con una caída del mercado, estilo montaña rusa, del 7%, casi tan pronto como abrió. Los accionistas ya estaban estornudando debido a la propagación global del coronavirus cuando la fuerte caída de los precios del petróleo se sumó a la lista de síntomas preocupantes. Las acciones no habían caído tanto en un solo día desde agosto de 2011.

La semana anterior, los precios del petróleo cayeron un 10%, el mayor descenso desde 2014 y los precios del crudo Brent vieron su mayor caída desde 1991, cuando los Estados Unidos invadieron Irak por primera vez.

Todo esto empujó a los inversores a tomar medidas, lo que llevó a que la bolsa de valores del lunes cayera en picada.


El 9 de marzo de 2020 fue la primera vez desde 2008 que se detuvieron las operaciones—un proceso automático que sucede para evitar que la caída empeore. Las operaciones se recuperaron después de 15 minutos.

Y solo una semana después, el 16 de marzo, el Dow Jones cayó casi 3000 puntos, el peor día de Wall Street desde 1987. Esta situación se replicó en todas las bolsas de América Latina y Europa. Pero, ¿qué significa esto para la economía en general y, lo más importante, para ti como consumidor?

El consejo del momento: no te asustes


Incluso si eres un comerciante, la bolsa de valores te afecta como consumidor. Una caída de la bolsa, si no se invierte, puede llevar a una recesión.

Incluso sin una recesión, el pobre rendimiento de la bolsa de valores puede minar la confianza del consumidor, llevando a la gente a abstenerse de comprar esa nueva casa o vehículo. Eso significa que se inyecta menos dinero en la economía, lo que perjudica a las industrias en general.

Si tienes alguna inversión, la bolsa de valores hundirá su propio resultado.

Puede que tengas un fondo de pensión o un ARI con el que cuentes para mantenerte en sus últimos años. A los inversores más jóvenes siempre se les advierte que el mercado verá muchas bajas y altas, y es importante dejar el dinero tranquilo y permitir que el tiempo haga su magia.

Para aquellos que están cerca de la jubilación, una caída en la bolsa de valores puede significar seguir trabajando más tiempo del que se había planeado para lograr la recuperación de las acciones.

Menos seguridad laboral


Si eres empleado, tu empresa puede invertir en el mercado, lo que significa que una pérdida podría afectar tu próximo aumento de sueldo y, eventualmente, tu seguridad laboral.

Pero incluso si tu empresa no invierte, el deterioro de la confianza de los consumidores probablemente afectará a los ingresos. Es probable que estés haciendo recortes, y también lo hará tu empresa, lo que significa que entrará menos dinero. Esto puede reflejarse no en recortes salariales o despidos, sino en un llamado general para que cada departamento funcione más eficientemente.

Menos dinero,
menos gastos


Antes de la caída del lunes que recién pasó, los economistas ya preveían problemas con la economía debido al coronavirus. Si los consumidores deciden no viajar, eso perjudica a los restaurantes, hoteles y proveedores de viajes, así como a las atracciones de todo el mundo.

Incluso sin una cuarentena obligatoria, los consumidores pueden optar por quedarse en casa en lugar de cenar fuera o evitar los eventos en los que se reúnen grandes multitudes, como los conciertos.

Y menos dinero equivale a menos gastos. Por supuesto, no se puede negar el efecto directo que tiene el pobre rendimiento de la bolsa de valores en la economía en general. Cuando los inversores tienen un exceso de dinero, se sienten libres de gastar.

Cuando ven que los ingresos por inversiones disminuyen, es más probable que hagan recortes. Esto afecta a las ventas de todo, desde bienes de lujo hasta casas y vehículos.

Incumplimiento
de hipotecas


Si una economía pobre lleva a la pérdida de empleos y a un recorte de gastos, los consumidores pueden verse imposibilitados de pagar sus hipotecas. Esto podría conducir a ejecuciones hipotecarias, que tienen un impacto a largo plazo en el mercado inmobiliario global.

Los consumidores que intentan irse de sus casas antes de que se produzca una ejecución hipotecaria pueden verse obligados a venderla con una pérdida significativa sólo para conseguir que otra persona se haga cargo de la hipoteca, lo que hace que el valor de la casa siga bajando.

Una caída dramática en la bolsa de valores tiende a repercutir siempre en la economía. Sin embargo, los expertos aconsejan a los consumidores que no entren en pánico.


Los inversores no deben tomar decisiones precipitadas y deben sopesar cuidadosamente sus opciones en un día como hoy, como lo harían en cualquier otro día. Y deberían seguir disfrutando de esa cena fuera o de un nuevo smartphone, siempre que se lo puedan permitir.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?