Ver ediciones digitales
Compartir

Vida y sociedad

9 lecciones sobre el dinero y la vida

Por: Financiero 29 Jun 2020

De la carta de un experto en finanzas conductuales a su hija de 1 año “El 3 de junio de 2019, mi esposa y yo, […]


9 lecciones sobre el dinero y la vida

De la carta de un experto en finanzas conductuales a su hija de 1 año

“El 3 de junio de 2019, mi esposa y yo, le dimos la bienvenida al mundo a nuestra hija. Apenas tiene edad para caminar, así que su trabajo (principalmente comer y dormir) no ha cambiado mucho. Sin embargo, un día, ella necesitará algún consejo sobre la vida y el dinero”, reflexiona Morgan Housel, socio de The Collaborative Fund, experto en finanzas conductuales y ex columnista de The Wall Street Journal y de The Motley Fool, quien le escribió una carta a su hija de 1 año con consejos que la mayoría de las personas aprenden demasiado tarde en la vida.

“Como padre…”, reflexiona el también ganador del premio Sidney de The New York Times, quien ha pasado gran parte de su carrera estudiando y escribiendo sobre dinero, finanzas y negocios, “…esto es lo que mi hija debe saber sobre el dinero y la vida:

  1. No subestimes el papel del azar
    Es común asumir que la riqueza y la pobreza son causadas por las decisiones que tomamos, pero es aún más común subestimar el papel del azar en la vida.

Las familias, los valores, los países y las generaciones en las que nacemos, así como las personas que nos encontramos en el camino, juegan un papel más importante de lo que la mayoría de las personas quiere admitir.

Aunque debes creer en los valores y recompensas del trabajo duro, también es importante que comprendas que no todo el éxito es resultado del trabajo duro, y que no toda la pobreza se debe a la pereza. Toma esto en cuenta cuando te formes una opinión sobre los demás, incluida la tuya propia.

  1. El mayor dividendo que paga el dinero
    es la capacidad de manejar el tiempo
    Ser capaz de hacer lo que quieras, cuando quieras, donde quieras, con quien quieras y por el tiempo que quieras, da un nivel duradero de felicidad que ninguna cantidad de “cosas lujosas” puede ofrecer.

El entusiasmo de tener cosas lujosas se desvanece rápidamente. Pero un empleo con un horario flexible y un trayecto corto, tener suficientes ahorros para disponer de tiempo y opciones, durante una emergencia y, ser capaz de jubilarte cuando quieras, son elecciones que nunca pasarán de moda.

  1. No cuentes con que te vamos a malcriar
    Nadie puede comprender el valor de un dólar sin experimentar su escasez, por lo que, aunque tu madre y yo siempre haremos todo lo posible para apoyarte, no te vamos a malcriar.

Aprender que no puedes tener todo lo que quieres es la única manera de comprender la diferencia entre las necesidades y los deseos. Esto a su vez te enseñará a presupuestar, ahorrar y valorar lo que ya tienes.

Saber cómo actuar con frugalidad — sin que te haga daño — es una habilidad esencial en la vida que será útil durante los inevitables altibajos que se presentan en ella.

  1. El éxito no siempre proviene de grandes acciones
    La definición que da Napoleón sobre un genio es, “quien puede hacer lo normal, cuando todos los demás a su alrededor, están perdiendo la cabeza”.

Administrar el dinero es lo mismo. No tienes que hacer cosas increíbles para terminar en un buen lugar con el tiempo, sólo tienes que, no cometer errores constantemente, durante largos períodos de tiempo.

Evitar errores catastróficos (el mayor de los cuales es sumirse en deudas) es más efectivo que cualquier consejo financiero sofisticado.

  1. Vive por debajo de tus posibilidades
    La capacidad de vivir con menos, es una de las palancas financieras más potentes, porque tendrás más control sobre ella que sobre cosas como tus ingresos o el retorno de tus inversiones.

La persona que gana 50,000 dólares al año, pero sólo necesita 40,000 para ser feliz, es más rica que la persona que gana 150,000 dólares, pero necesita 151,000 para ser feliz. El inversionista que gana un 5% de retorno, pero tiene menores gastos, puede estar mejor que el que gana un 7% al año, pero necesita hasta el último centavo.

Cuánto ganas, no determina cuánto tienes, y cuánto tienes, no determina cuánto necesitas.

  1. Está bien que cambies de opinión
    Casi nadie tiene su vida resuelta a los 18 años, así que no es el fin del mundo si eliges una profesión que terminas no disfrutando. O si consigues un título en un área que no te apasiona al 100%. O si trabajas en un oficio y luego decides que quieres hacer otra cosa.

Está bien admitir que tus valores y objetivos han evolucionado. Perdonarse por cambiar de opinión es un superpoder, especialmente cuando eres joven.

  1. Todo tiene un precio
    El precio de una profesión muy ocupada, es el tiempo lejos de los amigos y la familia. El precio de los retornos del mercado a largo plazo, es la incertidumbre y la volatilidad. El precio de los niños malcriados, es que vivan una vida protegida.

Todo lo que vale el esfuerzo, tiene un precio, y la mayoría de esos precios están ocultos. A veces es válido pagarlo, pero nunca debes ignorar su verdadero costo.

Una vez que aceptes esto, empezarás a ver cosas sobre el tiempo, las relaciones, la autonomía y la creatividad, traducidas en monedas que son tan valiosas como el dinero en efectivo.

  1. El dinero no es la mayor muestra de éxito
    Warren Buffett dijo una vez: el verdadero éxito en la vida es “cuando la cantidad de personas que quieres cerca de ti, te aman, realmente te aman”.

Y ese amor viene en gran medida de la forma en que tratas a los demás, más que de tu nivel de riqueza. Ninguna cantidad de dinero puede compensar la falta de carácter, honestidad y empatía genuina hacia los demás.

Este es el consejo financiero más importante que puedo darte.

  1. No aceptes ciegamente ningún
    consejo que te den.

    Todas las lecciones aquí, incluyendo esta última, son cosas que la mayoría de las personas aprenden demasiado tarde en la vida. Pero siéntete libre de reprobarlas.

Tu mundo será diferente al mío, así como el mío es diferente al de mis padres. Nadie es exactamente igual, y nadie tiene todas las respuestas correctas. Nunca aceptes el consejo de alguien sin contextualizarlo con tus propios valores, objetivos y circunstancias.

Tus padres te quieren. Estamos muy felices de que estés aquí. Por favor, déjanos dormir.”

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?