Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Desempleo golpea a Brasil
Comparte
Compartir

Vida y sociedad

10 errores al usar el tapabocas

Por: Financiero 06 Jul 2020

Que tal vez no sepas que estás cometiendo Los investigadores han descubierto que la gente es capaz de transmitir el virus durante días, sin mostrar […]


10 errores al usar el tapabocas

Que tal vez no sepas que estás cometiendo

Los investigadores han descubierto que la gente es capaz de transmitir el virus durante días, sin mostrar síntomas, por lo que usar un tapabocas puede reducir tu exposición al virus.

¿Qué hacer ahora? En primer término, dejar las mascarillas N95 a los proveedores de salud; se recomienda que la población utilice ropa o mascarillas caseras en su lugar.

En segundo término, evitar los 10 errores más comunes al usar tapabocas, según el portal eatthis.com:

1. Estás contaminando de forma cruzada

Usa los tapabocas descartables y una vez que te los quites, deshazte de ellos”, dice Mount Varner. “La ropa que uses, así como el tapabocas hecho a mano, deben ser lavados y desinfectados entre cada uso”.

2. Estás tocando el tapabocas con las manos sucias

“Si contaminas tu tapabocas incluso desde el exterior, puedes infectarte fácilmente”, dice el doctor Dimitar Marinov, MD, Ph.D.

“Quitarse el tapabocas y volver a colocárselo, con las manos contaminadas, puede hacer que las bacterias o virus lleguen directamente al área de respiración”, dice el Dr. Jared Heathman, MD, psiquiatra de Texas.

Asegúrate de tener las manos limpias antes de colocarte el tapabocas. Lo mejor es evitar tocarse la cara en términos generales.

3. Estás usando el mismo tapabocas todo el día

“Un tapabocas debe cambiarse o desinfectarse cada dos horas, de lo contrario, las partículas virales pueden acumularse en él y es más probable que las inhales”, dice Marinov.

4. Lo usas mal

“Veo a mucha gente usando sus tapabocas debajo de la nariz”, dice Marinov. “Aunque protegerá a los demás si estás tosiendo o estornudando, no te protegerá de la COVID-19 si otra persona, que esté cerca, está infectada y tose”.

Una vez que el tapabocas se adapta correctamente a la nariz, debe extenderse para que se sitúe justo debajo de la barbilla, dice Ángela Abernathy, una dentista de la ciudad de Nueva York. “Esto es para asegurar la máxima protección”.

“Los tapabocas tienen una parte delantera (que suele ser de color, con textura o con el nombre de la marca) y una parte trasera (que suele ser blanca y más parecida al algodón)”, dice Abernathy. “La parte trasera debe tocar tu cara. Está diseñada de esta manera para que las partículas sean filtradas adecuadamente”.

5. Te lo pones demasiado tarde

Sin el tapabocas, eres susceptible de inhalar las partículas del aire. “Debes ponértelo antes de entrar en una zona de riesgo”, dice Rafael Lugo, cirujano general y propietario/CEO del Lugo Surgical Group en The Woodlands, Texas.

6. Lo estás rociando con productos químicos

Rocías con alcohol el tapabocas quirúrgico a fin de matar las bacterias y los virus, para reutilizarlo, sin embargo, eso hace que la capa impermeable no surta efecto.

“Aplicar cualquier químico como el Lysol al tapabocas, haciendo que se humedezca, es una mala idea”, dice Lugo. “Puedes rociarlo para desinfectarlo ligeramente, y luego ponerlo en una funda. No lo empapes”.

7. Estás humedeciendo el tapabocas

Lava el tapabocas quirúrgico y ponlo a secar en un espacio que te permita colocar otros a la derecha.

“Una vez que el tapabocas se humedece, se vuelve menos efectivo y debe cambiarse por uno seco”, dice Abernathy. Evita tocar el tapabocas con la lengua. “Tocar el tapabocas con la lengua lo hace más húmedo y más poroso”, aconseja Lugo. “Lo que quieres es que el tapabocas se mantenga seco”.

8. Te lo estás quitando mal

Cuando termines de usar el tapabocas del día, hay una posibilidad de que te contamines al quitártelo. Las bacterias de este podrían llegar a tus manos, y entonces se propagarían.

Lávate las manos antes de quitarte el tapabocas. Quítatelo desenganchándolo de las orejas primero y luego deséchalo (si es de un solo uso) o guárdalo en un lugar específico.

9. Estás usando la medida equivocada

Si el tapabocas que usas no te ajusta, no es tan efectivo. Si es demasiado pequeño, dejas la nariz o la barbilla expuestas. Las partículas de virus pueden entrar por las aberturas laterales, si están demasiado holgadas. ¡El tapabocas debería ajustarse a tu cara! Esto también aplica a los tapabocas para niños.

10. Lo estás lavando mal

Si usas un tapabocas de tela, no lavarlo bien es lo mismo que usar uno contaminado. Activa la lavadora con agua caliente, usando tu detergente habitual, debería ser suficiente para lavarlo. Una vez lavado, este debe secarse completamente, en un tendedero o secadora.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?