Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

Tecnología

Google, Amazon y Apple se unen para el desarrollo de un estándar para el hogar conectado

Por: Financiero 23 Dic 2019

Google se unió a otras compañías tecnológicas como Apple y Amazon y se integra en una nueva iniciativa que busca desarrollar un estándar para las […]


Google, Amazon y Apple se unen para el desarrollo  de un estándar para el hogar conectado

Google se unió a otras compañías tecnológicas como Apple y Amazon y se integra en una nueva iniciativa que busca desarrollar un estándar para las comunicaciones de los dispositivos del hogar conectado basado en el Protocolo de Internet (IP).

La compañía de Mountain View anunció su incorporación al nuevo grupo de trabajo independiente ‘Connected Home over IP’, que gestiona la Alianza Zigbee, y que se ocupará de dispositivos domésticos inteligentes con control remoto como termostatos, cámaras, cerraduras, luces, interruptores y otros sensores.

El objetivo de esta iniciativa es unir las tecnologías existentes en el mercado para “desarrollar un nuevo estándar de conectividad abierto basado en el Protocolo de Internet”, evitando la confusión de los usuarios por el uso de diferentes ecosistemas como los de Google, Apple y Amazon, como ha explicado Google en un comunicado.

El Protocolo de Internet, que Google utiliza en dispositivos del hogar inteligente desde el termostato Nest de 2011, permite comunicaciones de extremo a extremo, privadas y seguras entre dispositivos inteligente, aplicaciones móviles y servicios en la nube.

Como parte de su participación, Google aportará a la iniciativa sus dos tecnologías de código abierto para el hogar conectado Weave y Thread, basadas en IP y que se han integrado en millones de hogares en todo el mundo.

Weave es un protocolo de aplicaciones que funciona en varios tipos de redes como WiFi, Bluetooth de baja energía, la red móvil o Thread, la otra solución proporcionada por Google. Esta tecnología permite que los dispositivos interactúen entre ellos desde diferentes redes.

El establecimiento de un estándar común beneficia a los desarrolladores, según Google, ya que “simplifica el desarrollo de productos y reduce los costes”, así como para los usuarios, ya que los dispositivos del hogar conectado serán compatibles con varias plataformas como el Asistente de Google, Alexa de Amazon o Siri de Apple. Esto implica que las personas podrán utilizar las plataformas que elijan para controlar sus dispositivos.