Ver ediciones digitales
Compartir

Tecnología

Colaboración entre rivales

Por: Financiero 13 Abr 2020

La adversidad ha logrado un viejo anhelo tecnológico: la interoperabilidad Apple y Google revelaron el pasado viernes que están trabajando conjuntamente en dos proyectos para […]


Colaboración entre rivales

La adversidad ha logrado un viejo anhelo tecnológico: la interoperabilidad

Apple y Google revelaron el pasado viernes que están trabajando conjuntamente en dos proyectos para usar datos de movilidad de las personas en la lucha contra la pandemia de Covid-19: en el primero, ambas compañías sacarán en mayo una serie de interfaces de programación de aplicaciones (API) compatibles tanto con Android como con iOS. Y en el segundo, Apple y Google crearán una plataforma que permita el seguimiento de las interacciones entre individuos mediante el uso de tecnología Bluetooth -presente en la gran mayoría de teléfonos móviles- y que debería constituir una solución más “robusta” que la conseguida con las API.

La idea es aprovechar la ubicuidad de los sistemas operativos para móviles de Apple con iOS y Google con Android para recabar y poner a disposición de las autoridades sanitarias en el mundo datos de movilidad y de contactos entre individuos que permitan hacer un mejor seguimiento y predicciones de las infecciones de Covid-19.

Las nuevas API -que saldrán en mayo- permitirán una comunicación fluida entre Android e iOS con la idea de que las aplicaciones oficiales que creen las distintas autoridades sanitarias puedan descargarse tanto en iOS como en Android, recabando información sin importar el lenguaje informático de cada dispositivo.

Por su parte, la plataforma basada en Bluetooth -que saldrá “en los próximos meses”- logrará que, si una persona entra en contacto con otra que da positivo antes o después de la interacción, pueda recibir de manera inmediata un aviso en su teléfono y someterse a una cuarentena para determinar si se produjo infección.

Privacidad

Ambas firmas aseguraron que esta recolección de datos se producirá de forma voluntaria, puesto que será el usuario quien deberá elegir su participación en el proyecto, y que “la privacidad, la transparencia y el consentimiento serán de la mayor importancia en este esfuerzo” contra la Covid-19. Según las compañías, no se registrarían datos de ubicación GPS ni información personal. Los registros de las identificaciones digitales involucradas se almacenarían en servidores de computadoras remotas, pero las compañías dicen que no se podrían usar para desenmascarar la verdadera identidad de un individuo específico. Además, el proceso de correspondencia de contactos se llevaría a cabo en los teléfonos en lugar de hacerlo de forma centralizada en servidores.

Las compañías tecnológicas también se comprometieron a publicar abiertamente “información sobre el trabajo” que están llevando a cabo para que terceros puedan fiscalizarlo.

Cambio de paradigma

Muchas veces las crisis logran avances que las voluntades individuales no buscan en épocas normales. Así, dos empresas que habían mantenido una feroz competencia entre ellas, precisamente forzando las incompatibilidades entre sus productos, pasan ahora a colaborar en garantizar el bien común de la interoperabilidad. Una noticia que podría ser el inicio de un cambio global de paradigma empresarial: de la competitividad hacia la colaboración.

Ambas compañías son responsables de los sistemas operativos en el 99% de los smartphones del planeta. La solución que ahora ofrecerán es potencialmente radical. Con la colaboración de los gobiernos, podrían mandar las apps de los países que deseen utilizar el protocolo común a todos los móviles mediante una simple actualización.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?