Ver ediciones digitales
Comparte
Compartir

La banca repiensa sus propósitos en LatAm

Por: Adriana Cuicas 03 Jun 2021

Luis Alberto Sierra El impacto que la pandemia de la COVID-19 ha tenido en el sector económico y en especial en la banca en América […]


La banca repiensa sus propósitos en LatAm
La banca repiensa sus propósitos en LatAm 0

Luis Alberto Sierra

El impacto que la pandemia de la COVID-19 ha tenido en el sector económico y en especial en la banca en América Latina ha llevado a los bancos de la región a un nuevo análisis sobre la necesidad de repensar sus propósitos.

La relevancia de este plan fue compartida por expertos vinculados al sector durante la reciente presentación del encuentro no presencial Decode Banca 2021, que tendrá lugar hoy jueves 3 de junio.

La actividad es organizada por Pragma, organización experta en transformación digital con presencia en Perú, Panamá, Colombia, Guatemala, República Dominicana y Argentina.

Gregorio Patiño, vicepresidente de Nuevos Negocios en Pragma, considera que “el gran reto de las entidades financieras, este año y los venideros, consiste en adaptar sus conversaciones a los nuevos parámetros de la virtualidad y del usuario omnicanal”.

En un comunicado la organización reconoció la existencia de una mayor conciencia en el desarrollo de iniciativas digitales en Latinoamérica, pero que para acelerar el proceso es necesario sin embargo establecer mecanismos de comunicación entre los entes reguladores y los principales actores del sector, si bien no en todos los países la regulación y los procesos avanzan al mismo ritmo y son parte de una gran tarea por trabajar.

Necesidad de conexión

Sergio Yepes, vicepresidente de Negocios Ágiles en Pragma, aseguró que en estos momentos en que la gente quiere ir menos a una oficina, por el costo al trasladarse y los riesgos como la pandemia, los bancos están frente a la necesidad de cambiar.

“Los bancos se están modernizando y los clientes están esperando unos bancos más cercanos, que haya una conexión emocional con el cliente final”, sostuvo.

Subrayó que “transformación digital requiere todos estos cambios, para poder hacer ajustes en los modelos de negocios, satisfacer realmente a los clientes y poder ser organizaciones sostenibles en el tiempo, con alto impacto en la sociedad”.

Paolo Azurdia, subgerente de la oficina ágil de proyectos de la oficina link del Banco Industrial de Guatemala, consideró relevante en este momento entender cómo incorporar iniciativas que permitan a los bancos estar en la mano de los clientes, o en el celular.

“Pero no sólo es cuestión de tecnología, necesitamos rediseñar nuestra manera de trabajar, nuestro flujo de valor, y crear las competencias en nuestros usuarios”, afirmó.

Reto mayúsculo

Yepes mencionó que hay además un 47% de la población en América Latina no bancarizada.

Dora Mejía, directora de tecnología de Banistmo Panamá, reconoció que existe aún el reto de poder llegar a otros sectores y con conocimiento.

Consideró importante poder entender las dinámicas que se mueven en diferentes contextos para poder llegar con diferentes soluciones, y más a la medida.

Azurdia consideró otro reto el marco regulatorio y tener presente que los bancos tienen clientes de diferentes generaciones, por lo que cobra relevancia la educación financiera, dependiendo del acceso a la tecnología.

Los expertos señalaron la importancia del cambio ante la necesidad de una cercanía que contribuya para que los bancos sean instrumentos de la recuperación pos-COVID-19.

Reconocieron que bajo la sombrilla de la transformación digital se desprende otro desafío: conocer al cliente para evitar la suplantación.

Señalaron que al virtualizar las interacciones, es necesario encontrar mecanismos que permitan mantener la misma seguridad y oferta de valor independientemente del canal, sea virtual o presencial.

Agregaron que al final, la necesidad sigue siendo la misma: interactuar con los clientes por medio de la tecnología para facilitar las transacciones. De ahí que simplificar los trámites y valorar el tiempo del usuario debe ser la razón principal de cualquier iniciativa del sector financiero, sin importar de qué país se trate.