Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Un ‘simple truco’ puede ayudar a los millennials a jubilarse más rápido

Por: Financiero 02 Mar 2020

Cuando la mayoría de nosotros llega a la edad de jubilación, sentimos como si no tuviéramos suficiente dinero para vivir la vida que imaginamos. Nuestros […]


Un ‘simple truco’ puede ayudar a los millennials a jubilarse más rápido

Cuando la mayoría de nosotros llega a la edad de jubilación, sentimos como si no tuviéramos suficiente dinero para vivir la vida que imaginamos. Nuestros sentimientos no se equivocan: un análisis de 2019, del Instituto de Investigación de Beneficios para Empleados en EEUU, encontró que más del 40% de los hogares americanos en los que las personas a cargo tienen entre 30 y 60 años, están proyectados para quedarse sin dinero en la jubilación, asegura una nota de CNBC Make IT.

Las cifras son especialmente preocupantes cuando se trata de millennials (o de aquellos que actualmente tienen entre 24 y 39 años aproximadamente). Según un informe de 2018, del Instituto Nacional de Seguridad en la Jubilación en EEUU, el 67% no tiene nada ahorrado para la jubilación.

Sin embargo, hay una forma de arreglar el problema, dice Emily Balcetis, psicólogo social que ha estado investigando la percepción y la motivación durante 15 años, quien ha descubierto que, cuando se trata de desafíos financieros, estrechar el enfoque puede empujarte rápidamente, mentalmente al menos, a la línea de meta de la jubilación.

“El futuro parece tan lejano”


Una de las principales razones de la gran desconexión entre lo que necesitaremos y lo que acabaremos teniendo es que, muchos de nosotros, empezamos a dar prioridad a los ahorros para la jubilación demasiado tarde en la vida, asegura Balcetis quien es PhD y profesora asociada de psicología en la Universidad de Nueva York.

“Es una lástima, porque empezar antes, en lugar de recuperar el tiempo perdido después es, por lo general, una regla más lucrativa”, asegura.

Todo lo demás se mantiene constante, gracias al interés compuesto, un joven de 22 años que ahorra USD 100 al mes, entrará en la jubilación con una reserva de fondos más grande que alguien que pone cinco veces más cada mes, pero comienza a ahorrar 20 años después, explica la autora de más de 70 publicaciones científicas.

“Para entender mejor por qué los jóvenes reservan tan poco — o ningún ingreso — para la jubilación, hice una encuesta informal a los estudiantes que les daba clase un semestre. Aunque todos tenían trabajo, 55 de 60 dijeron que no cuando se les preguntó si estaban ahorrando para la jubilación”, revela la también conferencista.

Cuando se les preguntó con qué frecuencia piensan en la jubilación, las respuestas populares fueron “no a menudo” y “tal vez una o dos veces al año”. La razón principal puede resumirse en la respuesta de un estudiante: “El futuro parece tan lejano”.

La psicóloga quería ver si podía cambiar la perspectiva de los estudiantes — haciendo que vieran “su futuro yo retirado” como más cercano y relevante a la persona que son ahora, tal vez entonces el futuro mismo no pareciera tan distante.

“Tomé fotografías de sus rostros y, usando un software de imágenes, mezclé cada rostro con el de una celebridad de edad avanzada. Luego hice una animación para cada estudiante, representando la transición del yo actual al yo futuro. Después de repartir sus fotos, le pedí a cada estudiante que escribiera lo que esperaban que implicara un día típico de jubilación, y cómo les gustaría pasar su tiempo en ese momento de sus vidas. Luego pregunté: “¿Empezarías a ahorrar para la jubilación ahora? Todos dijeron que sí”.

Ver a su sucesor de ahorros


El proyecto se basó en un experimento real llevado a cabo en 2011, por el psicólogo social Hal Hershfield, que encontró una manera de presentar a los jóvenes a “su futuro yo”.

Los participantes se dividieron en dos grupos. Hershfield transformó las fotografías del primer grupo en una versión envejecida de lo que podrían ser dentro de 45 años. Después de tomarse un tiempo para analizar sus fotos, dijeron que querían reservar un promedio del 6,2% de su salario actual para la jubilación. El otro grupo, que sólo vio fotografías de su actual yo, reservó el 4,4%.

En un segundo estudio, Hershfield creó avatares envejecidos de estudiantes universitarios para que se vieran a sí mismos con 45 años de más, pero también para que interactuaran con otras personas en un entorno virtual.

Después de darles unos minutos para que tomaran la forma de sus futuros yo, Hershfield les dijo que se imaginaran recibiendo unos inesperados USD 1.000. “¿Cuánto de ese dinero usarías para abrir una cuenta corriente, comprar algo bonito para alguien especial, planear unas vacaciones extravagantes o invertir en un fondo de jubilación?” preguntó.

En comparación con un grupo de estudiantes que sólo vio un avatar que representaba a su yo actual, los que asumieron el papel de su yo envejecido, reservaron más del doble para la jubilación: un promedio de USD 172 de los 1.000 USD de ganancia inesperada.

“Nuestros ojos trabajan conjuntamente con nuestro cerebro. Estrechar el foco de nuestra atención visual, y ver nuestro futuro como parte del aquí y ahora, nos ayuda a tomar decisiones en el presente, que están más alineadas con las personas que deseamos llegar a ser. Eso es porque cuando nos centramos en el futuro, contraemos la distancia que separa ese objetivo lejano de la línea de salida en la que estamos ahora. Es un simple truco que puede realmente mejorar mucho tus probabilidades de éxito financiero”, dice la experta.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
NOTAS RELACIONADAS

No encontramos notas relacionadas.