Ver ediciones digitales
Compartir

Perfeccionista, es contigo

Por: Financiero 11 May 2020

Si bien tienes un problema, también tienes una fortaleza: la creatividad “El perfeccionismo es un pobre maestro pero un buen esclavo. Tiene desventajas si dejas […]


Perfeccionista, es contigo

Si bien tienes un problema, también tienes una fortaleza: la creatividad

“El perfeccionismo es un pobre maestro pero un buen esclavo. Tiene desventajas si dejas que se haga cargo de tu vida. Una de ellas es perder tiempo en decisiones relativamente poco importantes, enojarse excesivamente contigo mismo por pequeños errores y, al esperar que otros se ajusten a tus estándares, a veces haces la colaboración más difícil” dice Alice Boyes, PhD psicóloga clínica y escritora, en un artículo de su autoría publicado en la web de Harvard Business Review.

Boyes explica que el perfeccionismo no es del todo malo y que, incluso, a veces vale la pena. El perfeccionismo puede ayudar a las personas cuando crean estrategias cautelosas que evitan errores o cuando existen situaciones altamente competitivas en las que un pequeño margen en el desempeño hace la diferencia. Además, un beneficio no reconocido del perfeccionismo es que puede mejorar la creatividad.

Boyes explica cómo la creatividad juega a favor de los perfeccionistas. Aquí presentamos tres aspectos:

1.La curiosidad y la creatividad van de la mano
Las personas curiosas están fuertemente motivadas por la posibilidad de adquirir nuevos conocimientos. El querer entender todo les puede conducir a un conjunto de ideas e información mucho más diverso que un enfoque más estrecho.

Quienes son perfeccionistas, impulsados por un deseo de excelencia, disfrutan este beneficio, suelen tener una mentalidad de crecimiento, una creencia en su capacidad de mejorar a través del esfuerzo.

  1. Una solución innovadora
    De una manera general, a los perfeccionistas no les gusta hacer concesiones o conformarse con soluciones razonablemente buenas. Quieren un plan que marque todas sus casillas y trabajarán para lograrlo, incluyendo la creación de sus propias alternativas listas para usar.

    Los perfeccionistas a menudo llegan a soluciones sorprendentes y creativas porque todas las opciones estándar tienen algo en sus columnas negativas.
  2. La competitividad es un estímulo
    Cuando un perfeccionista ve a un colega acumulando logros que no lo son, tiende a molestarse. Este instinto competitivo empuja al perfeccionista no sólo a tratar de igualar los logros de su colega, sino a hacerlo lo antes posible. “No le gusta la sensación de estar detrás de nadie. Este sentido de urgencia puede llevarlos a idear rutas creativas para ponerse al día”, comenta Boyes.

La reacción es similar cuando los perfeccionistas se dan cuenta de que han pasado por alto o no han cumplido los plazos. Son más propensos a apresurarse para hacer el trabajo y ese esfuerzo extra, junto con la adrenalina, pueden impulsar su creatividad.

¿Te identificas?

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?