Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Invertir serenamente

Por: Financiero 20 Sep 2020

El objetivo de invertir es poner nuestro dinero, nuestro capital, a trabajar para nosotros, de modo de poder disfrutar de los frutos en el futuro.


Invertir serenamente
Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero / Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

El objetivo de invertir es poner nuestro dinero, nuestro capital, a trabajar para nosotros, de modo de poder disfrutar de los frutos en el futuro.

Dado que su dinero es su responsabilidad y de nadie más, tiene el encargo de buscarle buenos usos, donde usted comprenda claramente que su capital será, bien y frecuentemente, remunerado, en condiciones de seguridad adecuadas, y con beneficios adicionales por mantenerlo ahí, tal como ventajas con los impuestos o la posibilidad de que aumente de valor con el tiempo.

Sea que ya ha hecho inversiones, o que quiere llegar a hacerlas, hay formas buenas y otras no tanto de hacerlo.

¿Qué tipo de inversionista soy?

Para comenzar a invertir, resulta útil hacernos un análisis que permita poner en contraste lo que queremos y lo que estamos dispuestos a tolerar al hacerlo. Ese estudio es mejor que sea imparcial, para evitar los engaños que a veces nos hacemos a nosotros mismos. Con la ayuda de buenos asesores de inversión independientes y de una mejor cultura financiera, podemos lograrlo.

Sin embargo, lo más importante para conseguir un resultado correcto, es conocernos, conocer lo que son y lo que no son las finanzas y querer conocer el camino más adecuado para alcanzar lo que queremos. En otras palabras, se trata principalmente de conocer nuestro perfil como inversionistas, para luego entender cuáles estrategias de inversión son compatibles con nuestras condiciones.

No todos somos iguales, por ello tampoco pueden ser iguales nuestras inversiones. Antes de invertir, debemos conocer nuestros objetivos, condiciones de vida y, sobre todo, nuestra tolerancia al riesgo que implica invertir para que, con base en ello, apuntemos a los instrumentos más idóneos para lograr lo que queremos y cómo lo queremos alcanzar.

La definición de su perfil permitirá decidir mejor cuales inversiones que le conviene hacer. Afortunadamente existe una gran variedad de opciones, adecuadas para usted, sea cual sea su perfil.

Existen numerosos métodos diseñados para asociar su personalidad con perfiles de inversionistas estándares; mediante cuestionarios que hacen más fácil asociar sus preferencias con instrumentos y estrategias de inversión compatibles. Periódicamente, debe reevaluar su perfil, ya que con cambios importantes en su vida y sus metas, su perfil podrá mutar, con lo que en consecuencia, debería ajustar su cartera .

¿Cómo invertir sanamente?

Si cree que invertir es una buena manera de sentir adrenalina, por favor no invierta y busque esas emociones en otras cosas de la vida como volar parapente, bucear o jugar en el casino, donde al menos puede esperar algún entremés o trago “gratis” mientras deja que las probabilidades jueguen en su contra.

Aunque existan personas que se llamen a sí mismos inversionistas, porque compran y venden títulos valores cada día, haciéndolo así son más unos apostadores temerarios que verdaderos inversionistas. Las inversiones son un instrumento para alcanzar sus metas, no para causarle dolores de cabeza.

No hace falta correr más riesgos de lo mínimo necesario para alcanzar buenas rentabilidades -de hecho muchos de los que se arriesgan terminan, a la larga, ganando menos de quienes siguen una ruta moderada y estable, algo que ha sido demostrado en múltiples estudios-.

No crea en inversiones de asombrosa rentabilidad, son raras excepciones dentro de un mar de trampas y malas opciones.

Cuando tenga inversiones recuerde lo siguiente, llamado el test del sueño: si las preocupaciones sobre tus inversiones financieras no le dejan dormir con tranquilidad, es probable que deba bajarle el riesgo a su cartera. Pero también puede ser que el problema sea otro, como que está demasiado pendiente de los vaivenes diarios de los mercados, distrayendo su atención de donde debería estar: en su trabajo, en los negocios que dependen de su esfuerzo y en disfrutar la vida.

¿Cómo abordar las inversiones?

Al invertir, vale la pena adoptar una estrategia de inversión clara y constante, que haya demostrado atributos para llevarnos a donde queremos, sin caracterizarse por sobresaltos innecesarios. Existe mucha experiencia y estudios acerca de cuáles estrategias implican más riesgos de lo necesario, y cuáles han probado dar mejores resultados a la larga.

Las estrategias van dando pautas sobre cómo invertir en cada etapa del camino, algo que deberíamos seguir serena y disciplinadamente, incluso cuando pasemos por periodos extraordinarios, positivos o negativos, en los cuales podemos estar tentados a desviarnos de la estrategia.

Una visión de mediano y largo plazo es la más adecuada para alcanzar nuestras metas de vida, e influye mucho en la conformación de la estrategia. Una estrategia de inversión definida para usted indicará, sobre todo, los tipos de inversiones a mantener y sus proporciones, con lineamientos de cómo irán variando en la medida que pase el tiempo y esté más cerca de  sus metas.

Una cosa más. Nuestras inversiones son blanco de ataques de quienes quieren hacerse con ellas. Tomar algunas medidas de protección patrimonial oportunas respecto a cómo hacer y mantener las inversiones, pueden ayudar mucho a evitar problemas, mecanismos y recursos que reducirán los principales riesgos legales que puede llegar a enfrentar.

¿Qué tipos de inversiones me convienen?

Manejar inversiones profesionalmente implica mucha preparación y dedicación. Por fortuna, existen inversiones mucho más simples de controlar que otras, que resultan convenientes para aquellos que no desean dedicar sus días a trabajar para su dinero, ni pasar angustias innecesarias por observar sus vaivenes del corto plazo.

Hay inversiones de diferentes tipos, que van desde negocios hasta instrumentos financieros. En sus propios negocios, si apunta al éxito es necesario poner buena parte de su patrimonio y mucho esfuerzo, por lo que debe escoger con cuidado cómo repartirá su tiempo y capacidad, de modo de hacerlo solo en negocios en los que entienda que puede tener ventajas, para los que tenga tiempo suficiente y que no descalabren su estabilidad económica al concentrar muchos recursos en una o pocas alternativas.

En las inversiones financieras el rol del inversionista puede ser pasivo, ya que pueden hacerse poniendo solamente el dinero y algo de atención, la necesaria para decidir en qué invertir, hacerlo disciplinadamente y vigilar periódicamente que todo esté en orden. Existen diversos instrumentos en los que puede encontrar varias de las características positivas que deberían tener sus inversiones: adecuada relación riesgo/rendimiento, horizonte de madurez de la inversión que sea compatible con sus metas personales, suficiente diversificación, menores costos por impuestos, bajos costos de gestión y que sean coherentes con sus valores personales, de modo de poner su dinero a trabajar en pro de usted y del mundo que quiere dejar a las generaciones futuras.

En ambos extremos, negocios propios o cartera de inversiones financieras, lo ideal es obtener resultados positivos sin necesidad de preocuparse, si no de ocuparse inteligentemente y mantener la serenidad al hacerlo. En el libro Compás Financiero Personal, encontrará muchos más detalles y un razonamiento más amplio de lo que significa convertirse en un buen inversionista.

Un buen inversionista mantiene siempre presente los preceptos que permiten invertir tranquilos, mientras dejan que el tiempo multiplique su capital. Existen muchas distracciones y elementos que pueden causar dudas, sin embargo, al tener claros los fundamentos de las finanzas, es más probable que ponga los números a su favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?