Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Inteligencia emocional en 3 platos

Por: Financiero 21 Jun 2020

Guía rápida para una evaluación honesta de tus fortalezas y debilidades ¿Qué es lo que hace que alguien sea genial en su trabajo? Tener conocimiento, […]


Inteligencia emocional en 3 platos

Guía rápida para una evaluación honesta de tus fortalezas y debilidades

¿Qué es lo que hace que alguien sea genial en su trabajo? Tener conocimiento, inteligencia y visión, sin duda. Pero lo que realmente distingue a los líderes más exitosos del mundo es la inteligencia emocional, o la habilidad de identificar y controlar las emociones (propias y ajenas), dice Daniel Goleman, psicólogo y autor de best-sellers como “Emotional Intelligence” y “Social Intelligence”.

Las empresas hoy en día miran cada vez más a través del lente de la inteligencia emocional a la hora de contratar, promocionar y hacer crecer a sus empleados. Años de estudio demuestran que, cuanta más inteligencia emocional tiene alguien, mejor es su desempeño, dice Goleman en un artículo de su autoría publicado en CNBC Make It.

“La mayoría de la gente no se da cuenta de que dominar la inteligencia emocional no es algo natural”. Muchos acortan su desarrollo profesional asumiendo que la inteligencia emocional se trata de ser dulce y agradable. Dice el experto que, después de pasar 25 años escribiendo libros y alimentando la investigación sobre este tema, ha descubierto que la inteligencia emocional se compone de 3 competencias básicas.

A continuación te describimos estas 3 competencias con las que Goleman te invita a hacer una evaluación honesta de tus fortalezas y debilidades para identificar mejor dónde hay espacio para crecer.

  1. Autoconciencia
    La autoconciencia es la capacidad de conectar con tus propias emociones. Te permite saber lo que sientes y por qué, así como la forma en que esos sentimientos ayudan o afectan a lo que estás tratando de hacer.

¿Tienes la competencia básica de la autoconciencia?
¿Entiendes tus propias fortalezas y limitantes?; ¿actúas desde la competencia y sabes cuándo confiar en algún otro miembro del equipo?. ¿También tienes claridad sobre tus valores y sentido de propósito, lo que te permite ser más decisivo a la hora de establecer los pasos a seguir?.

Para desarrollar esta habilidad: cada momento es una oportunidad para practicarla. Una de las claves más importantes es reconocer tus debilidades. Si estás luchando con algo en el trabajo, por ejemplo, sé honesto sobre las habilidades que necesitas para trabajarlas y tener éxito.

También debes ser consciente de las situaciones y eventos de tu vida. Durante los momentos de frustración, identifica la raíz y la causa de tu frustración. Piensa en cualquier señal que se asocie con lo que sientes en ese momento.

  1. Autocontrol
    El autocontrol es la capacidad de mantener las emociones e impulsos perjudiciales bajo dominio. Esta es una habilidad poderosa que deben tener los líderes, especialmente durante una crisis — ya que las personas acudirán a ellos para tranquilizarse, y si estos están tranquilos, ellas también podrán estarlo.

¿Qué competencias básicas del autocontrol tienes?


Autocontrol emocional: Permaneces tranquilo bajo presión y te recuperas rápidamente de las molestias. Sabes cómo equilibrar tus sentimientos por el bien de ti mismo y de los demás, o por el bien de un determinado objetivo, misión o visión.

Adaptabilidad: Esto se muestra como flexibilidad ante el cambio y la incertidumbre. Eres capaz de encontrar nuevas formas de afrontar los retos de rápida transformación y puedes encontrar un equilibrio cuando tienes múltiples requerimientos a la vez.

Orientación al logro: Te esfuerzas por alcanzar o superar un estándar de excelencia. Aprecias sinceramente el feedback sobre tu desempeño, y buscas constantemente nuevas formas de hacer mejor las cosas.

Perspectiva positiva: Ves lo bueno en la gente, las situaciones y los eventos. Se trata de una competencia increíblemente valiosa, ya que puede aumentar la resiliencia y sentar las bases para la innovación y la oportunidad.

Para desarrollar estas habilidades: En los momentos de angustia, no debes entrar en pánico. Respira profundamente y revisa tus emociones. En lugar de arremeter contra la gente, hazles saber lo que está mal y ofréceles algunas soluciones.

Acepta que siempre habrá cambios y desafíos repentinos en la vida. Intenta comprender el contexto de la situación dada y adapta tu estrategia o prioridades en función de lo que sea más importante en ese momento.

  1. Conciencia social
    La conciencia social indica precisión en la lectura e interpretación de las emociones de otras personas, a menudo a través de señales no verbales. Los líderes con conciencia social son capaces de relacionarse con muchos y diferentes tipos de personas, escuchar atentamente y comunicarse de manera efectiva.

¿Qué competencias básicas de conciencia social tienes?
Empatía: Prestas toda tu atención a la otra persona y te tomas el tiempo para comprender lo que dice y cómo se siente. Siempre intentas ponerte en el lugar de los demás y de forma significativa.

Conciencia organizativa: Lees fácilmente las corrientes y dinámicas emocionales dentro de un grupo u organización. A veces incluso, puedes predecir cómo alguien de tu equipo o los líderes de una empresa, con la que haces negocios, pudieran reaccionar ante ciertas situaciones, lo que te permite abordarlas de manera estratégica.

Para desarrollar estas habilidades: Ante todo, la conciencia social requiere una buena disposición para escuchar. No hables encima de otra persona ni intentes apropiarte de la agenda. Haz preguntas e invita a otros a hacer lo mismo.

Cuestionar tus prejuicios y descubrir los aspectos comunes, también es clave. Practica poniéndote en el lugar de los demás. Cuando esto ocurre, solemos ser más sensibles a lo que esa persona está experimentando y es menos probable provocarla, juzgarla o intimidarla.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?