Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Alternativa Positiva

Por: Financiero 25 Feb 2020

Por Carlos Amezcua C. Gerente de Aprendizajey Desarrollo de Copa Airlines 8 tips para dar feedback Dar feedback puede parecer algo sencillo. Se trata de […]


Alternativa Positiva

Por Carlos Amezcua C. Gerente de Aprendizaje
y Desarrollo de Copa Airlines

8 tips para dar feedback


Dar feedback puede parecer algo sencillo. Se trata de dar nuestra opinión o nuestras impresiones sobre algún trabajo o comportamiento concreto, de responder a una determinada actuación o situación. Pero cuando hablamos de dar feedback en el trabajo, la cuestión se complica.

El motivo es que en este contexto debemos tratar de mantener un complicado equilibrio entre la sinceridad y la positividad, teniendo en cuenta que la esencia del feedback es intercambiar la información necesaria para saber qué se debe cambiar y qué no, así que en el trabajo siempre será preferible orientar la información hacia una respuesta positiva.

El feedback positivo en el trabajo consiste en emitir una respuesta sobre una determinada acción, tarea o comportamiento, y que con esta respuesta estemos afirmándola, aceptándola o aprobándola.

Desgraciadamente, lo más habitual hoy en día es que solo decidamos emitir un feedback en el trabajo cuando éste es negativo, con el objetivo de cambiar o corregir algo. No obstante, aunque este feedback es a veces necesario, el positivo aporta muchos más beneficios.

En primer lugar, mejoramos las relaciones laborales con los compañeros de trabajo, porque estaremos contribuyendo a aumentar la confianza mutua.

Asimismo, y como normalmente quien emite el feedback suele ser un jefe o superior, al hacerlo de forma positiva se estará motivando al trabajador.

También puede ser utilizado para desarrollar las habilidades blandas en el trabajo del empleado y para ayudarle a definir y mejorar sus debilidades.

Sin embargo, no debemos confundir el feedback positivo con el elogio gratuito. Por este motivo, y porque existen una serie de técnicas para hacerlo de forma efectiva, te contamos cómo dar una buena retroalimentación o feedback en el entorno laboral.

Centrándonos en ese supuesto concreto, si tienes personal a tu cargo, es importante que sepas cómo dar un buen feedback o una buena retroalimentación en el trabajo.

Para lograrlo sigue estos consejos:

  1. Ten claros los objetivos
    Nadie da un feedback sin un objetivo. En este sentido, plantéate qué quieres conseguir emitiendo ese feedback y adapta su contenido en consecuencia.
  2. Planifica y programa la conversación, la reunión o el mensaje
    Es importante que tu interlocutor no se sienta sorprendido al escuchar lo que tienes que decirle. Por eso, por ejemplo, organiza una reunión de trabajo para que vaya preparado. También es importante que tú sepas exactamente qué vas a decirle y cómo vas a hacerlo.
  3. Escoge el mejor momento y lugar
    En función de lo que quieras transmitir, será necesario reunirte con la persona en cuestión o simplemente cruzar un par de correos electrónicos. Por otra parte, si crees que la persona en cuestión puede estar ocupada o demasiado agobiada con sus tareas, pospón el encuentro.
  4. Cíñete a la realidad
    En muchas ocasiones se tiende a interpretar hechos o situaciones, pero en estos casos es mejor ceñirse a hechos concretos, a la realidad. De lo contrario, el encuentro podría derivar en una discusión.
  5. Menciona los hechos, no las características personales
    Esto lo entenderás mejor con un ejemplo: di “debías llegar a las 8:00 y hoy has llegado a las 9:00”, en lugar de “siempre tardas demasiado en llegar”.
  6. Sé concreto
    La frase del punto anterior nos sirve para explicar este consejo, ya que es mejor evitar las generalidades del tipo “siempre”, “algunas veces”, “a menudo”, etc.
  7. Si tienes algo negativo que comunicar, acompáñalo de cuestiones positivas
    Es posible que no todo lo que tengas que decir sea positivo, pero si vas a comentar algún aspecto negativo, procura suavizarlo con otros comentarios agradables.
  8. Escucha con atención
    Recuerda que, aunque la iniciativa sea tuya, la conversación es de dos. Escucha lo que tenga que decirte la otra persona y toma nota de sus impresiones.

Nunca olvides que los grandes logros requieren de tiempo y paciencia. Es cuestión de practicar y practicar hasta convertirlo en hábito.
Recuerda existe más de una posible solución para toda situación, lo importante es elegir la alternativa positiva.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?