Ver ediciones digitales
Compartir

Empresas

Las tasas de interés en Panamá

Por: Financiero 17 Ago 2020

Enfoque jurídico Darío González Martínez / Abogado corporativo La moneda de libre circulación oficial en Panamá es el dólar estadounidense, esto se estableció en 1904 […]


Las tasas de interés en Panamá

Enfoque jurídico

Darío González Martínez / Abogado corporativo

La moneda de libre circulación oficial en Panamá es el dólar estadounidense, esto se estableció en 1904 (inicios de la República), cuando la convención nacional de Panamá emite la Ley 84 del 28 de junio, la cual en su primer artículo decreta al balboa atado al dólar americano; es decir, que se rige bajo las mismas normas de dicha moneda. La plaza bancaria local contempla los escenarios viables para establecer las tasas de interés sobre los productos que ofrece.

Se define interés a la suma o sumas que, en cualquier forma o bajo cualquier nombre, se cobre o se pague por el uso del dinero. En tanto, la Ley bancaria panameña establece en su articulo 79 que los bancos podrán fijar libremente el monto de las tasas de interés activas y pasivas de sus operaciones, por lo que no le serán aplicables otras leyes, o normas que establezcan tasas mínimas de interés.

En función de esta norma se promueve la libre competencia entre los bancos que operan en el centro bancario, lo que se traduce en una mayor oferta hacia los clientes, quienes tendrán oportunidad de escoger al banco que mejor satisfaga sus necesidades.

En este sentido, los bancos determinan sus tasas de interés en función del riesgo que represente cada sector económico y cada operación, la demanda de la plaza y la política expansiva o no del banco en un sector en particular.
En consecuencia, se evita la regulación de las tasas de interés mediante el establecimiento de topes, ya que estos tienden – entre otros aspectos – a disminuir la oferta bancaria principalmente hacia los sectores de más bajos ingresos (contracción de crédito), fomenta la concentración de la cartera de crédito, ya que los bancos destinarán sus ingresos solo a los sectores de mayor beneficio y reducen la cartera de activos, ya que, ante una menor rentabilidad, se limita la capacidad para atraer depósitos y efectuar nuevas inversiones.

A pesar de todo esto, tenemos a la oficina de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) que establece los montos de interés para los bancos americanos. Ésta recientemente informó que debido a la pandemia mantuvieron las tasas de interés en el rango entre 0% y 0,25%, tal y como lo esperaba el mercado. Siendo así, esta oficina es la encargada de dictar una sola regulación para fijar las tasas de interés, teniendo los bancos que adherirse obligatoriamente a esta normativa y tener una competencia sana entre todos.

En el caso de Panamá, como ya revisamos, los bancos tienen la libre disposición de fijar las tasas de interés, esto significa que depende del criterio del banco se fijará una tasa que será aplicada a sus productos bancarios, el cliente debe hacer una investigación previa para escoger uno de los bancos que le ofrezca la tasa mas baja para su préstamo, hipoteca etc., sin perjuicio que dicha tasa sea incrementada en el camino, es decir, que la misma puede variar en el futuro y de igual manera estará obligado a cumplir con el pago de ese incremento.

Al respecto considero que se debe regular la manera de fijar una sola tasa de interés, ya que en ciertos escenarios observamos que la FED hace un anuncio, a través del cual se baja la tasa de interés, pero en Panamá se mantiene al alza, no se toma la referencia que establece quien imprime el dinero sino la percepción del mercado local.

En estos tiempos de pandemia el sector bancario ha informado sobre el incremento en sus depósitos, lo que consolida el principio de la libre imposición de tasas de intereses. El sistema se maneja otorgando créditos a aquellos empresarios con potencial de incrementar sus ganancias y puedan enfrentar sus pagos, pero también se puede establecer un solo monto tomando en consideración las condiciones del mercado para beneficiar a todos los empresarios y se animen a tomar productos bancarios que se transformen en inversiones que fomenten la economía y el empleo.

Los diversos productos bancarios tienen fijada la tasa de interés que establezca cada banco, los clientes son parte del acuerdo final con la institución para percibir un apoyo que sirva de sustento para aplicarlo a sus intensiones comerciales, estos principios han regido en la plaza por muchos años y se han ajustado a las políticas estatales.

En muchos casos la valoración de la FED marca una referencia que usan los bancos para aplicar sus propias tasas de intereses, pero finalmente tienen la libertad por Ley de fijar la propia.

La plaza panameña goza de confianza y solidez internacional para establecer sus políticas bancarias, las cuales deben seguir los principios de la legislación patria, considero que se deben ofrecer tasas atractivas dependiendo del perfil de cada cliente y su capacidad económica para enfrentar un crédito bancario: todo debe ajustarse para fomentar un clima de inversiones robusto y que siga llamando la atención a escala internacional.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?