Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Lenta reactivación de Panamá
Comparte
Compartir

Economía

Reserva Federal: aluvión de medidas

Por: Financiero 01 Jun 2020

EEUU maniobra para mantener su economía fuerade la depresión Redacción El Financiero (con información de Bloomberg) Se espera que la versión de la estrategia de […]


Reserva Federal: aluvión de medidas

EEUU maniobra para mantener su economía fuera
de la depresión

Redacción El Financiero (con información de Bloomberg)

Se espera que la versión de la estrategia de la Reserva Federal, conocida como control de la curva de rentabilidad, implique limitar la rentabilidad de los bonos del gobierno con un vencimiento elegido – comprando todo lo que sea necesario. Para los bancos centrales que ya han reducido a cero los tipos de interés a corto plazo, es una forma de indicar que se mantendrán bajos durante un período prolongado, al tiempo que también ayudan a fijar los costos de los préstamos a largo plazo.

Japón ha estado haciendo esto durante años, y Australia adoptó la idea en marzo cuando el coronavirus hizo su aparición. La Reserva Federal, que ha respondido a la pandemia comprando bonos del Tesoro en grandes cantidades y concediendo créditos a empresas y gobiernos locales, puede que no esté preparada para hacer lo mismo en este momento. Los estados del país están saliendo tentativamente del cierre, y los responsables de las políticas querrán ver primero cómo se recupera la actividad económica.

Pero con el desempleo en niveles no vistos desde los años 30, y con el Congreso paralizado por otra ronda de estímulos presupuestarios, los funcionarios de la Reserva Federal han estado advirtiendo públicamente que probablemente sea necesario tomar más medidas. Están dando otro vistazo a sus propias herramientas, en una revisión de políticas que debe concluir este año. Y la idea de limitar los rendimientos del Tesoro sigue surgiendo.

El gobernador de la Reserva Federal Lael Brainard es un partidario. El vicepresidente Richard Clarida dijo en un webcast la semana pasada que los responsables de las políticas de la Reserva Federal probablemente recibirán un informe sobre cómo lo han hecho otros bancos centrales.

“Esperamos el control de la curva de rentabilidad para finales de año”, dijo Priya Misra, jefa de estrategia de tasas globales de TD Securities en Nueva York. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y sus colegas, pintan un panorama sombrío de las perspectivas económicas a corto plazo, y necesitarán una estrategia para hacer frente a eso, dijo. “No pueden mantener una perspectiva económica negativa sin suavizar más la política monetaria”.

Líneas difusas

Otros países han probado con tipos de interés negativos, y algunos inversores apuestan a que los banqueros centrales de Estados Unidos también seguirán esa vía. Sin embargo, en octubre, los funcionarios de la Reserva Federal rechazaron unánimemente la idea. Y Clarida dijo que “nada de lo que ha pasado desde entonces ha hecho que cambie de opinión”.

La Reserva Federal ya está comprando billones de dólares de la deuda gubernamental este año, mientras que los Estados Unidos pide prestado en volúmenes récord para luchar contra la crisis del virus. Esa combinación, que hace eco en el mundo desarrollado, está difuminando lo que en el papel se supone que son líneas divisorias agudas entre la banca central y la política presupuestaria.

El control de la curva de rentabilidad, otro ejemplo de esa mezcla poco convencional, implicaría un cambio táctico por parte de la Reserva Federal. En lugar de anunciar un volumen preestablecido de compras del Tesoro, como lo ha hecho en el marco de los programas de flexibilización cuantitativa, compraría (o posiblemente vendería) la deuda en el volumen necesario para mantener la rentabilidad elegida.

La limitación de los costos de la deuda para el gobierno, según el argumento, beneficiará también a otros prestatarios de la economía porque esos índices son puntos de referencia en industrias clave como la de la vivienda. Los funcionarios de la Reserva Federal que están a favor de la estrategia también la ven como una forma de poner un signo de exclamación a sus intenciones de mantener bajo el tipo de interés a corto plazo, durante un período de tiempo.

Japón, que fue pionero en el control de la curva de rentabilidad en 2016, eligió fijar los índices a 10 años en cero. Cuando Australia adoptó la idea en marzo, se declaró en favor de la deuda a 3 años y una rentabilidad objetiva del 0.25%. Es más probable que los Estados Unidos sigan el ejemplo de Australia y se enfoquen en el extremo corto de la curva, dicen los inversionistas.

Eso podría significar vencimientos de dos o tres años, dijo Tiffany Wilding, economista de Pimco, a Bloomberg TV. Mansoor Mohi-uddin, un macroestratega senior de NatWest Markets en Singapur, predice que sean de entre dos y cinco años.

“Ello permitiría que la rentabilidad a largo plazo se mueva por encima de esos objetivos y mantenga la curva ascendente, lo que a su vez permite a las instituciones financieras generar beneficios”, dijo Mohi-uddin.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?