Ver ediciones digitales
Compartir

Economía

LOS RÉCORDS DE WALL STREET

Por: Financiero 18 Feb 2020

Jose Antonio Montenegro / desde wallstreet.com Ni el impacto de la incertidumbre y preocupación que ya supone el Coronavirus, ni el escenario político doméstico de […]


LOS RÉCORDS DE WALL STREET

Jose Antonio Montenegro / desde wallstreet.com

Ni el impacto de la incertidumbre y preocupación que ya supone el Coronavirus, ni el escenario político doméstico de fondo, -que va del “impeachment” de Trump, a las más que evidentes quiebras del “estado de derecho” en el país más poderoso del mundo-, pasando por tensiones geopolíticas como la que tuvimos con Irán al empezar este 2020. Nada absolutamente nada, ha conseguido parar el ascenso de estas bolsas de valores, cuyos principales índices superan records semana a semana.

Y ciertamente, ese ascenso puede tener aun mucho recorrido hacia adelante, porque se acumulan suficientes razones para sostenerlo. Aunque eso no quiera decir que podamos ver alguna corrección seria, y sin tardar demasiado. Pero volviendo a los argumentos que impulsan el rally en Wall Street. Partamos de entrada, de que la economía estadounidense, pese a entrar ya en su año numero once de crecimiento continuado, -que ha ido de la mano de un mercado “bull” que justo cumple el mismo aniversario el próximo mes de marzo-, puede perfectamente seguir así hacia adelante.

¿Por qué?, bueno, pues de entrada y precisamente porque ha sido un crecimiento moderado, -del entorno del 2% anual-, que se ha producido con una escalonada mejora del empleo, hasta llegar a una situación de estabilización, y sin tensiones de inflación, que además tienen toda la pinta de que pueden aguantar.

Con ese panorama, que protagoniza un consumidor que supone más de dos tercios del PIB, y que sigue consumiendo a buen ritmo, como digo, todo puede darse la vuelta en un momento dado, por supuesto, pero no es probable.

Tiene este mercado, además de ese telón tranquilo de fondo de la economía real, la ayuda, -digamos que garantizada-, de la Federal Reserve de Jerome Powell. Ya saben en 2019 la Fed dejo de subir los tipos de interés, e interrumpió aquello que llamamos proceso de “normalización monetaria”, post-crisis, para ir justo en dirección contraria. La Fed en el arranque de 2019, decidió que la debilidad de la economía global, aconsejaba como precaución, terminar de momento con la “normalización monetaria”, y volver a “ayudar” a la economía y los mercados con dinero barato.

Y en línea con esa decisión bajo los tipos de interés tres veces durante el año. Después de esas subidas y ya en año electoral, la Fed preferiría tener un 2020 sin movimientos de tipos ni arriba, ni abajo. Pero el mercado esta satisfecho, porque lo cierto es que Jerome Powell esta comprando todos los meses unos 100.000 millones de dólares en bonos de corto plazo, que supuestamente son una compra técnica relacionada con el tema de los “repos”, pero que ciertamente también es una forma evidente de QE, es decir de ayudar con liquidez al sistema.

Y más aun, en la comparecencia semestral que el Presidente de la Fed hace ante el Congreso para explicar su visión de la economía del país y las políticas monetarias que esta poniendo en marcha, -comparecencia que ha tenido lugar esta pasada semana-, Powell ha sido muy explicito al explicar, que hoy por hoy no cree que la economía necesite ayuda monetaria, pero que si hiciese falta aunque los tipos de interés estén bajos, y haya poco margen de maniobra con ese tema, siempre se puede aumentar más la liquidez, vía QE, con la compra de bonos a largo plazo. Es ciertamente otra razón para que el mercado duerma bien y haga records.

Está por otro lado el “llamado efecto santuario”, un beneficio que reciben los mercados estadounidenses en tiempos de economías globales revueltas. Cuando el mundo, ya sea por conflictos bélicos, por epidemias, o por cualquier otra razón de preocupación geopolítica se vuelve más incierto, los mercados estadounidenses, son el mejor refugio para el dinero internacional, y más aun en este momento, en que los tipos de interés aquí son bajos, pero más altos que en otras economía de parecido nivel de desarrollo como Japón o la Union Europea. Sin contar además la siempre envidiable vitalidad de las empresas estadounidenses de la nueva economía, las Microsoft, Apple, Google, Amazon, Tesla… que son cada día más, la locomotora económica del mundo que viene, y en el que los inversores quieren tener una parte.

Lo dicho, tiempos revueltos en este arranque de 2020, sobre todo por la crisis del Coronavirus, que hay que esperar que comience a ceder. Pero definitivamente “momentum” para las bolsas estadounidenses, que como decía al empezar, aunque no estén exentas de tener algún susto que otro, están hoy por hoy viviendo un excelente primer trimestre. Feliz Semana.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?