Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Mutar en tiempos de crisis
Comparte
Compartir

5 estrategias para crear un fondo de emergencia

Por: Financiero 05 Jul 2021

Tener una reserva para contratiempos aporta tranquilidad. Conoce algunos tips para hacerla crecer Redacción El Financiero Los fondos de emergencia son reservas monetarias que se […]


5 estrategias para crear un fondo de emergencia
Tener una reserva para contratiempos aporta tranquilidad. Conoce algunos tips para hacerla crecer

Redacción El Financiero

Los fondos de emergencia son reservas monetarias que se guardan para atender gastos no planeados, o emergencias financieras. En general, estos ahorros pueden usarse para cubrir facturas o pagos no planeados de cualquier tamaño, que no formen parte de los gastos rutinarios.

De no tener un fondo de emergencia, cualquier problema financiero podría afectar considerablemente la salud financiera, sobre todo si se ha de recurrir a tarjetas de crédito o préstamos para solventar los inconvenientes. En ese caso, el impacto podría ser más duradero, debido a la generación de deudas.

En esta ocasión, presentamos cinco estrategias para empezar a acrecentar un fondo de emergencia, tal como se aconseja en la web de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor de Estados Unidos. Simples pasos como administrar el flujo monetario o guardar una parte del reembolso de impuestos podrían ser las maneras más fáciles de empezar a fortalecer tu fondo.

Estrategia #1:
Crea el hábito del ahorro

Ahorrar cualquier monto es más fácil cuando puedes apartar dinero consistentemente; esta es una de las formas más fáciles de verlo crecer. Esta estrategia es particularmente útil para quienes tengan ingresos constantes, como salarios.

Si no tienes el hábito de ahorrar, puedes dar pequeños pasos para cultivarlo:
Ponte una meta que te ayude a mantener tu motivación. Crear un fondo de emergencia podría ser esa meta accesible que te ayude a mantenerse en el camino correcto, especialmente si estás apenas comenzando.

Busca cómo hacer contribuciones de manera continua. Fíjate un monto y apártalo cada día de pago. Si de vez en cuando puedes apartar un poco más, verás tus números crecer más rápido.

Revisa cómo va tu fondo. Bien sea alguna notificación automática que te diga el saldo de tu cuenta, o un registro por escrito, tener una forma de observar tus avances es motivador.

Celebra tus éxitos. Si has mantenido tu hábito, nunca pierdas la oportunidad de reconocer tus propios logros. Busca formas de premiarte, y tras alcanzar una meta, proponte otra.

Estrategia #2:
Administra tu flujo de caja

El flujo de efectivo es, en esencia, el tiempo en que el dinero entra (tus ingresos) y sale (tus costos y gastos). Si estos tiempos no están sincronizados, podrías terminar la semana o el mes corto de dinero; si llevas activamente el control, comenzarás a observar que puedes ajustar tus gastos y ahorros.

Por ejemplo; podrías negociar con tus acreedores (como el arrendador, compañías de servicios públicos o de tarjetas de crédito) el ajuste de las fechas de vencimiento de sus facturas, o podrías aprovechar las semanas en que tienes más dinero para guardar algo extra.

Este es un primer paso particularmente importante para administrar dinero, sin importar si vives de cheque en cheque, o si tienes la tendencia de gastar más de lo que tu presupuesto te permite.

Estrategia #3:
Aprovecha las oportunidades únicas de ahorrar

Puede que haya ciertas ocasiones durante el año en las cuales recibas una inyección extra de dinero. Para muchas personas, el reembolso de impuestos puede ser el cheque más grande que reciban en todo el año. Puede que también haya otras oportunidades, como alguna celebración o cumpleaños, en las cuales recibas regalos en metálico. Aunque sea tentador gastarlo, ahorrar todo o parte de ese dinero permitirá crear su fondo de emergencia rápidamente.

La estrategia, por tanto, es no contar con estos ingresos extraordinarios para cubrir gastos fijos, y más bien, asumir desde un principio en qué se ahorrarán todas o parte de estas entradas inesperadas.

Estrategia #4:
Ahorro automático

Ahorrar automáticamente es una de las maneras más fáciles de fortalecer el fondo de emergencias. Una manera común de hacerlo es estableciendo transferencias recurrentes a través de una cuenta corriente, de forma tal que el dinero se mueva de ésta hacia una cuenta de ahorros.

Además, es buena idea tener siempre presente el saldo de tu cuenta corriente, para evitar sobregiros y penalizaciones, en caso de no haber suficiente dinero en tu cuenta al momento de hacerse la transferencia automática. Esta estrategia es particularmente útil para personas con ingresos recurrentes. Si tu situación o ingresos cambian, no olvides hacer los ajustes correspondientes.

Estrategia #5:
Ahorra a través de tu empleador

Otra manera de ahorrar automáticamente es a través de tu empleador. Además de aquellas contribuciones hechas por el empleador para jubilación, podrías tener la opción de dividir tu paga hacia dos cuentas. Si eres de los que se siente tentado a gastar dinero apenas lo recibes, este es un método sencillo de apartar una suma sin tener que pensarlo dos veces.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?