Ver ediciones digitales
Compartir

Economía

COVID-19 impacta la salud y la economía del Caribe

Por: Financiero 16 Mar 2020

La amenaza de una recesión mundial va en aumento a medida que el COVID-19 se propaga rápidamente dentro de Asia, Europa, los Estados Unidos y […]


COVID-19 impacta la salud y la economía del Caribe

La amenaza de una recesión mundial va en aumento a medida que el COVID-19 se propaga rápidamente dentro de Asia, Europa, los Estados Unidos y la región Caribeña, incluyendo San Martín, San Bartolomé, la República Dominicana, Martinica, Costa Rica, Jamaica, Venezuela, entre otros países.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo esta semana: “Ahora que el virus se ha afianzado en tantos países, la amenaza de una pandemia se ha hecho muy real”.

Jamaica ha registrado sus primeros casos del nuevo coronavirus (COVID-19). El Ministro de Salud y Bienestar, doctor Christopher Tufton, dijo: “La paciente es una mujer jamaiquina que había viajado desde el Reino Unido donde hay casos de COVID-19”, quien está aislada en el Hospital Universitario de las Indias Occidentales en Kingston, según explica una nota de Caribbean News Global.


“Llegó a la isla el pasado 4 de marzo, se presentó al sistema de salud pública el 9 de marzo y ha estado aislada desde entonces”, añadió, “Basándose en el historial de viajes y los síntomas de la paciente, los profesionales de la salud sospecharon de COVID-19”. Se recogió una muestra clínica y se envió al Centro Nacional de Influenza, donde las pruebas de laboratorio confirmaron el diagnóstico.

“Seguimos patrullando los cruces fronterizos irregulares. La sensibilización del personal clave en todos los aeropuertos y puertos marítimos está en curso. Hemos designado cuatro instalaciones para la cuarentena y otras serán identificadas. Estamos finalizando la adaptación de las instalaciones de aislamiento en cada uno de los hospitales públicos de la isla”, añadió.

“Cuando se llega a 100 países y se alcanzan los 100.000 casos, es hora de dar un paso atrás y pensar que hace dos semanas eran 30 países”, dijo el Dr. Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS.
En su discurso ante el parlamento sobre el COVID-19, el pasado 10 de marzo, el primer ministro de Santa Lucía Allen Chastanet dijo: “Como gobierno, sabemos que nuestra población es particularmente vulnerable, en parte debido al gran número de personas con diabetes e hipertensión y otras enfermedades crónicas que son susceptibles al coronavirus. También hemos reconocido que actualmente no hay suficiente espacio disponible para apoyar un brote importante en Santa Lucía. Por lo tanto, hemos hecho algunos esfuerzos iniciales y comprometido importantes recursos financieros que ya han sido destacados por el Ministerio de Salud”.

El Primer Ministro Chastanet dijo que los cálculos preliminares muestran que han renunciado a aproximadamente 18.721 pasajeros de cruceros que visitan sus costas. Estas son las decisiones difíciles que han tenido que tomar, pero en beneficio de sus ciudadanos.

“Mientras nos preparamos para nuestro presupuesto de 2020-2021, también estamos monitoreando lo que sucede en el escenario mundial. La caída económica de los últimos días en el mercado bursátil mundial; que es el resultado de la continua propagación del coronavirus, así como la guerra del precio del petróleo que se ha desatado ahora entre Rusia y Arabia Saudita. Esto ha creado ansiedad económica. Por lo tanto, estamos dialogando con el Banco Central, el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo del Caribe (BDC) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre qué medidas y mecanismos podemos poner en marcha para mantener la confianza de la comunidad empresarial. Se ha programado una conferencia telefónica conjunta con el FMI y la región para el lunes (16 de marzo) de la próxima semana”, dijo.

Según el primer ministro, el gobierno de Santa Lucía ha retrasado la presentación del presupuesto [2019/ 2020] “hasta que tengamos una visión completa de las implicaciones económicas a fin de que nuestras cifras puedan ajustarse a la nueva normalidad”.

Continuó: “La buena noticia es que los principales programas de inversión de capital del gobierno – el aeropuerto, St. Jude, el cuartel general de la policía, la recuperación de carreteras, nuestros proyectos de CDP y las mejoras en nuestro sector de la salud – continuarán y ayudarán a amortiguar algunos de los impactos negativos. Nuestro gobierno ha tomado el enfoque de ver la situación del coronavirus como si fuera un huracán. Por eso hemos movilizado al Comité Asesor de Gestión de Emergencias Nacionales (NEMAC)”.

“Al tratar el coronavirus como un inminente huracán, estamos actuando con el entendimiento de que se avecina un evento potencialmente catastrófico. Al igual que un huracán, hay incertidumbre: podría golpearnos, o podría no hacerlo. ¿Cuándo nos va a golpear y cuán fuerte va a ser?; son aspectos que no podemos predecir con ningún nivel de certeza”.

“Si logramos propagar la información, practicar una buena higiene y cambiar efectivamente nuestros comportamientos, entonces ésta es de hecho la vacuna: frenar o eliminar la capacidad del virus para propagarse. Repito: No necesitamos el pánico, necesitamos la preparación”, concluyó el primer ministro.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?