Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Desempleo golpea a Brasil
Comparte
Compartir

Economía

Brasil podría deprimirse

Por: Financiero 20 Jul 2020

Una posible segunda ola de COVID-19 podría hundir su economía Redacción el Financiero (con información de Xinhua) Los efectos de una posible segunda ola de […]


Brasil podría deprimirse

Una posible segunda ola de COVID-19 podría hundir su economía

Redacción el Financiero (con información de Xinhua)

Los efectos de una posible segunda ola de brotes de COVID-19 en el mundo podrían hacer entrar a Brasil en una depresión económica sin que se logre una remontada en los años siguientes, en opinión de economistas consultados por Xinhua.

La previsión más optimista del Gobierno indica una contracción del 4,7% este año y un crecimiento del 3,2% en 2021. Por su parte, el mercado financiero estima un descenso del PIB este año del 6,1%, el Banco Mundial del 8%, y el Fondo Monetario Internacional (FMI), del 9,1%.

“Uno de los mayores riesgos que corre Brasil es el que haya una segunda ola de casos. Con las economías del resto del mundo reabriendo, las personas empiezan a relajarse, usan menos las máscaras y en unos meses, cuando llegue el invierno a Europa y Asia, empezamos a ver un fuerte rebrote, con las economías cerrando de nuevo”, alertó a Xinhua el economista Antonio Ramos, del Instituto Coppead de Río de Janeiro.

Ramos espera que los pequeños rebrotes que se ven en el mundo no pasen de repuntes aislados, porque, argumenta, en el caso que la situación empeore, puede haber una caída del PIB de hasta el 10%, cierto empeoramiento de la actividad económica a final de año, junto con síntomas de recesión y depresión.

El economista recordó que “la pandemia de la COVID-19 llegó a Brasil en un momento que ya era de dificultad económica. Encadenamos tres años en los que apenas llegamos a una expansión del 1,3 por ciento, y el último resultado consistente fue en 2013, con un crecimiento económico del 3 por ciento. Esto ya muestra que la economía no andaba bien, y con la pandemia, empeoró aún más”.

En este sentido, el economista André Nasif, de la Universidad Federal Fluminense (UFF) recordó que Brasil ya mantenía un crecimiento económico muy débil antes de la llegada de la pandemia.

“En mi opinión, Brasil tardará más en dejar atrás la recesión económica de lo que debería. Ha habido una serie de errores y mala administración de la crisis por parte del Gobierno, sin un mensaje claro de combate a la pandemia, que ha empeorado las cosas. Tenemos buenos ejemplos en países vecinos en América Latina de cómo atacar el problema y tener una recuperación más rápida”, explicó.

Nasif, además, dejó claro que la actividad económica no se normalizaría si el tema sanitario no se controla, pero, en su opinión, no han habido medidas drásticas de cuarentena ni de confinamiento, lo cual acabará perjudicando más la economía.

El economista de la UFF recordó que “otro problema que encontraremos es que el Gobierno federal ha tenido que ampliar fuertemente los gastos públicos para mitigar los efectos de la pandemia en la población, con lo que cuando todo pase, encontraremos un empeoramiento de las finanzas públicas, en un escenario de lenta retomada”.

“Brasil encadena desde hace años déficits primarios en las cuentas públicas y busca un ajuste fiscal que no llega, por varios motivos. Pero el país pasó a tener un alto endeudamiento para una economía que todavía es emergente y nunca tuvo la entera confianza de los inversores. Y ahora, los gastos del gobierno elevarán el endeudamiento, que está previsto que llegue a más del 98 por ciento del PIB a final de este año”, recordó Nasif.

El experto afirmó que el Gobierno necesitará el apoyo del Congreso para seguir aprobando medidas que den continuidad al ajuste de cuentas. “Sin la fiscalidad al día, Brasil prolongará este escenario de actividad muy deprimida, entrando probablemente en depresión”, concluyó.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?