Ver ediciones digitales
Compartir

WhatsApp da un paso atrás

Por: Financiero 24 Ene 2021

La nueva política de privacidad se dio a conocer con un anuncio de Facebook de octubre de 2020, en el que la compañía presentó nuevas funciones para las cuentas comerciales de la plataforma; desde pequeñas empresas vinculadas a WhatsApp Business, hasta medianas y grandes empresas que utilizan las API de la compañía. El cambio está motivado por la intención de Facebook de monetizar WhatsApp, la cual fue adquirida en 2014, y nunca ha sido rentable.


WhatsApp da un paso atrás
Tras las reacciones negativas de sus usuarios, fue suspendida la actualización en la política de privacidad hasta el 15 de mayo

Redacción El Financiero

La nueva política de privacidad se dio a conocer con un anuncio de Facebook de octubre de 2020, en el que la compañía presentó nuevas funciones para las cuentas comerciales de la plataforma; desde pequeñas empresas vinculadas a WhatsApp Business, hasta medianas y grandes empresas que utilizan las API de la compañía. El cambio está motivado por la intención de Facebook de monetizar WhatsApp, la cual fue adquirida en 2014, y nunca ha sido rentable.

A través de estas nuevas funciones, las empresas podrán externalizar el almacenamiento y manejo de los mensajes intercambiados con los clientes. Facebook, u otras compañías expertas, pueden encargarse de ello. Esto aún no está sucediendo – la nueva política de privacidad vino a regular este inédito escenario, cambiando algunas garantías relacionadas con las apps, destaca una nota publicada por el portal brasileo LABS.

Uno de los mayores cambios es el cifrado de extremo a extremo. Continuará igual en grupos y conversaciones privadas, pero dejará de existir en conversaciones con cuentas empresariales que hayan contratado a una compañía para almacenar y manejar mensajes. Además, el contenido de estas conversaciones podrá ser utilizado por las compañías para hacer publicidad en otras plataformas de Facebook, como Instagram. Todo esto fue explicado en un post de Facebook.

Un historial de promesas incumplidas

Este cambio conlleva considerables consecuencias, como el disgusto de los usuarios. Sin embargo, otro punto de la nueva política de privacidad resonó más: el uso de los datos de WhatsApp para orientar los anuncios, y para personalizar la experiencia del usuario en Instagram, Messenger y el propio Facebook.

Mucha gente quedó atónita. De hecho, es sorprendente, teniendo en cuenta el volumen de datos de WhatsApp que Facebook ya utiliza para mejorar sus algoritmos. La compañía ya extrae datos de los sitios web visitados, así como de otras aplicaciones. Ello es hecho a través de su SDK, un tipo de código que facilita el uso de recursos como, por ejemplo, el propio inicio de sesión de Facebook en las aplicaciones.

Para muchos usuarios, la transferencia de datos de WhatsApp a Facebook empezó en 2016. En aquel momento, Facebook rompió su promesa y advirtió que cruzaría los datos de WhatsApp con sus otros servicios. Los usuarios que no quisieran esto podían negarse. Pero todos los que no dijeron no, o crearon más adelante una cuenta de WhatsApp, acabaron teniendo sus datos cruzados con otras plataformas de Facebook, sin poder elegir.

Esta opción no se ofreció esta vez. Facebook aseguró en una declaración enviada a PCMag, que respetará la elección de los usuarios que dijeron no a compartir sus datos en 2016. La política de privacidad tiene valor legal; sin embargo, una declaración para un sitio web, no. Por lo tanto, depende de cada usuario confiar en una compañía con un historial de trampas y promesas rotas.

En la Unión Europea, donde se multó a Facebook por un total de 110 millones de euros en 2019, por haber mentido sobre el intercambio de datos personales de WhatsApp, los datos de la aplicación no serán cruzados. Pero a pesar de esto, los usuarios europeos han informado que recibieron la misma advertencia sobre el cambio.  Y lo que molestó a los usuarios de todo el mundo fue el ultimátum dado: “debe aceptar las actualizaciones para continuar con el uso de WhatsApp”.

El cifrado de extremo a extremo ya no sería obligatorio

A diferencia de lo que Facebook ha pregonado, la nueva política de privacidad parece ser en realidad peor que la anterior. De acuerdo con el nuevo texto, se recogerán más datos, como el nivel de carga de la batería, el operador de telefonía móvil, la calidad de la señal de Internet, y la identificación de Facebook, Messenger e Instagram. Además, se registrarán también los datos de localización, incluso cuando el usuario no utilice funciones relacionadas. Ninguno de estos elementos formaba parte de la anterior política de privacidad.

No obstante, el peor detalle de la nueva política de privacidad se refiere a la relación con las compañías, ya que permitirá una mayor captación de los anuncios en Facebook e Instagram. Este quizás es el efecto más perjudicial: una excepción oficial al cifrado de extremo a extremo, estandarizado y obligatorio hasta ahora. A continuación, citamos el texto:

“Cuando escriba un mensaje a una empresa en WhatsApp, tenga en cuenta que el contenido que comparta puede ser visible para varias personas de esa empresa. Además, algunas podrían estar trabajando con proveedores de servicios externos (entre los que posiblemente se incluya Facebook) para ayudarles a gestionar sus comunicaciones con sus clientes. Por ejemplo, una empresa puede dar a dichos proveedores de servicios externos, acceso a sus comunicaciones para enviarlas, almacenarlas, leerlas, manejarlas, o procesarlas de alguna manera para esta. A fin de comprender cómo procesa una empresa su información, incluida la forma en que podría compartirla con terceros o con Facebook, debe revisar la política de privacidad de dicha empresa, o bien ponerse en contacto con ella directamente”.

Los usuarios de WhatsApp que están preocupados – ya sea por el volumen de datos compartidos con otras aplicaciones de Facebook, o por la nueva política de privacidad – están en lo cierto.

Al final, estos cambios en la política de privacidad de WhatsApp se convirtieron en la mejor publicidad para rivales como Telegram y Signal. Pavel Durov, fundador de Telegram, afirmó que la demanda de la aplicación ha aumentado como nunca antes, con 25 millones de nuevos usuarios, totalizando 500 millones. Signal tuvo que lidiar con problemas debido al alto volumen de descargas en los últimos días.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?