Ver ediciones digitales
Compartir

Ve a donde “no te corresponda”

Por: Financiero 19 Jul 2021

“Muévete a donde no te corresponda. Porque un día, sí te corresponderá estar allí. He comprendido que las personas nunca se sentirán realmente empoderadas – y nunca crecerán de verdad – si no se ven inmersas en situaciones incómodas y revelan que sí pertenecen allí”, asegura Jason Feifer, editor jefe de Entrepreneur.


Ve a donde “no te corresponda”
Para llegar a donde desees, empieza por ir a lugares donde no encajes

Jason Feifer – Entrepreneur

“Muévete a donde no te corresponda. Porque un día, sí te corresponderá estar allí. He comprendido que las personas nunca se sentirán realmente empoderadas – y nunca crecerán de verdad – si no se ven inmersas en situaciones incómodas y revelan que sí pertenecen allí”, asegura Jason Feifer, editor jefe de Entrepreneur.

La premisa anteriormente expuesta es algo que le recordaron gratamente a Feifer hace poco, cuando entrevistó a una estrella de la NBA a quien conoció tímidamente hace mucho tiempo. Esta es la historia expuesta en un artículo y traducida por El Financiero LatAm:

En 2010, yo me desempeñaba como editor junior en la revista Men’s Health. Una publicista me envió un correo electrónico para mi jefe, invitándolo a cenar con Chris Bosh. En ese momento, Chris acababa de dejar los Toronto Raptors y pasaba a formar parte de los Miami Heat. Yo era fan de los Heat desde la infancia. Así que, cuando lo compartí con mi jefe, le dije: “¡Si no puedes ir, me encantaría hacerlo!”.

“Ve”, dijo mi jefe. “Estaré ocupado esa noche”.

La publicista estaba contrariada. Yo era solo un chico, no el impresionante editor de una revista que ella esperaba tener. Pero ya ella estaba comprometida, no podía rescindir la invitación. Y yo asistí.

La cena fue en un lujoso restaurante de carnes en Manhattan. Estábamos Chris, un importante diseñador de modas, una destacada productora de televisión, Adrienne, la entonces prometida (y ahora esposa) de Chris, así como algunos de sus amigos, y yo.

Me sentía completamente fuera de lugar entre estas personas mucho más ricas y con más éxito, que hablaban de lugares que nunca había visto y de cosas que nunca podría costear. Pero conversé siempre que pude, y todos, incluido Chris, fueron amables y acogedores. Al final de la cena, todos acordamos seguir en contacto, aunque, por supuesto, nunca volví a saber de ellos.

Aun así, fue un momento cumbre en mi carrera. Sentí que me había colado tras una puerta secreta.

Trabajar para ser extraordinarios
Tiempo después, Chris ganó dos campeonatos en Miami, mientras que yo ascendí en el mundo editorial. La carrera de baloncesto de Chris terminó abruptamente en 2017 debido a coágulos sanguíneos que amenazaban su vida.

Hace poco le entrevisté sobre su vida después del baloncesto y empecé recordando la cena que tuvimos. Cuando se dio cuenta de que ahora soy redactor jefe de esta marca, exclamó: “Eso es genial, amigo. De redactor junior a jefe. Así es como se hace”.

“Para eso trabajamos, ¿no?” Le dije.

“Absolutamente”, afirmó. “No trabajamos para ser promedio”.

Eso es excepcionalmente cierto. Trabajamos para ser extraordinarios. Durante el proceso, nos sentiremos fuera de lugar, lucharemos por crecer, tomaremos decisiones difíciles y nos enfrentaremos a grandes reveses, como Chris, que tuvo que abandonar la carrera por la que había trabajado toda su vida.

Pero también por esto trabajamos: para forjar una base estable sobre la que podamos ser extraordinarios de una forma que nunca habríamos imaginado.

Tras dejar la NBA, Chris leyó muchos libros de autoayuda. Le sugirieron hacer lo que le gustaba, que es la música y la escritura.

“Simplemente seguí haciéndolo”, me contó. “¿Tenía sentido en ese momento? No. Era muy confuso. Pero seguí. Y siento que al hacer esas cosas, y mantenerme en ello, dio lugar a que todo empezara a materializarse”.

Al final, escribió un libro titulado Letters to a Young Athlete, que salió a la venta recientemente y es el motivo por el que estuve hablando con él.

Como yo en aquella cena de 2010, y como todos nosotros en algún momento, Chris está pasando por situaciones nuevas e incómodas. También sabe el propósito de ello: cuando trabajas lo suficiente, dejas de ser el niño en una mesa que no le corresponde.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?