Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Receta para enredos financieros
Comparte
Compartir

Vida y sociedad

Un ABC de finanzas personales

Por: Financiero 08 Nov 2020

Con muchas escuelas todavía cerradas debido a la COVID-19, padres e hijos han pasado juntos más tiempo del habitual, lo que es tanto una bendición como una cruz para esos padres que hacen malabares con el homeschooling, la guardería y el trabajo simultáneamente. Sin embargo, también presenta una rara oportunidad para que éstos añadan algún complemento al plan de estudios de este año: Las lecciones de finanzas, expone Mark Reyes, un planificador financiero certificado con casi una década de experiencia en la industria.


Un ABC de finanzas personales
Un experto brinda sus consejos para aprovechar la pandemia y enseñar a nuestros hijos lecciones de finanzas útiles

Con muchas escuelas todavía cerradas debido a la COVID-19, padres e hijos han pasado juntos más tiempo del habitual, lo que es tanto una bendición como una cruz para esos padres que hacen malabares con el homeschooling, la guardería y el trabajo simultáneamente. Sin embargo, también presenta una rara oportunidad para que éstos añadan algún complemento al plan de estudios de este año: Las lecciones de finanzas, expone Mark Reyes, un planificador financiero certificado con casi una década de experiencia en la industria.

Muchos niños no aprenden los fundamentos de las finanzas personales, como el ahorro y el presupuesto, hasta que se inician en la vida laboral o viven por su cuenta, y las habilidades más matizadas, como la inversión, no suelen aprenderse a fondo. Esto es parte del porqué los estadounidenses recurren a sus ahorros antes de jubilarse, y acumulan un promedio de 6.800 dólares en deudas de tarjetas de crédito, expone Reyes en un artículo de la revista estadounidense Fast Company.

“A pesar de ser una parte esencial de la vida diaria de todos, los conocimientos financieros no se enseñan en la escuela, una brecha que estamos tratando de cerrar en Albert (una empresa de servicios financieros), donde soy planificador financiero certificado y ofrezco asesoría a los veinteañeros que están tomando el control de sus finanzas”, cuenta el defensor de la educación financiera.

“Como voluntario de la organización sin fines de lucro Financial Beginnings, he visto de primera mano que incluso las pequeñas lecciones pueden llegar muy lejos con el tiempo y desarrollar una mentalidad financiera astuta que los hijos mantienen a lo largo de la vida. Ya sea que actualmente esté educando a sus hijos pequeños en casa, o que se encuentre allí con su hijo en edad universitaria, considere emplear este tiempo como una oportunidad para pulir sus habilidades en materia de finanzas”, agrega Reyes.

Aquí están sus consejos:

.

Para niños pequeños: hacer
que lo básico sea interesante

Para los niños muy pequeños (desde el jardín de infancia hasta el segundo grado), hay que enfocarse en presentarles dos conceptos fundamentales: qué es el dinero y por qué es importante.

Esencialmente, necesitamos dinero para pagar cosas como sus juguetes, su ropa y su casa. Intente hacer una exposición con monedas, billetes de dólar y tarjetas de crédito, y pídale a sus hijos que le expliquen en qué son iguales y en qué se diferencian.

Considere la posibilidad de contrastar el dinero real con el falso, por ejemplo, el del juego Monopolio, y explique por qué asignamos valor a uno y no al otro. Con los niños de esta edad, la clave es mantener la diversión y reducir al mínimo la complejidad. Use libros y juegos para colorear, o muéstreles objetos de la vida real que encajen en las lecciones y ayuden a pintar un cuadro. Estas técnicas harán que su hijo se entretenga y se involucre.

Con los niños mayores de la escuela primaria en los grados tercero a quinto, podrá ampliar este conocimiento básico y llevarlo un paso más allá.

Explíqueles que todo en el mundo tiene un valor diferente, y cómo esto se traduce en cuánto cuestan las cosas (por ejemplo, el costo de un juguete versus el del portátil que usan ahora en la escuela).

Discuta por qué la gente tiene trabajo y qué hace su familia para ganar dinero. Haga que sea una conversación bidireccional preguntando a sus hijos sobre el tipo de trabajo que quieren cuando sean mayores, o pida sugerencias sobre las tareas extra que podrían hacer en casa para empezar a ganar su propio dinero.

También he descubierto que vincular los conceptos financieros con pasatiempos o intereses familiares, como hablar de cómo utilizan el dinero en su videojuego favorito, les dará vida y les ayudará a continuar.

Para niños mayores: seguir con
los consejos útiles para el futuro

El dinero se vuelve más relevante para sus hijos de secundaria y preparatoria, así que empiece a complementar estas lecciones aplicándolas en la vida real. Deles experiencia práctica con el dinero, proporcionando una pequeña asignación a cambio de hacer actividades en la casa.

Ayúdeles a establecer un presupuesto animándoles a destinar una parte de esa asignación a diferentes fondos de ahorro, que les permita emplearla en ese objeto de gran valor en el que no pueden dejar de pensar. Muéstreles cómo se hace incrementar el dinero.

Muchos niños consiguen su primer trabajo “real” a esta edad, ya sea en un restaurante o embolsando víveres después de la escuela, por lo que practicar buenos hábitos de ahorro es aún más importante. Ganarán un salario por primera vez, y la tentación de gastar será alta.

Recuérdeles que reserven una parte de cada sueldo para sus ahorros, lo que también puede ser una buena oportunidad para iniciarlos en la banca. Muéstreles cómo abrir una cuenta corriente y de ahorros, cómo mantener una tarjeta de débito sin sobregirar su cuenta, y por qué las cuentas deben ser monitoreadas regularmente.

Para los niños en edad universitaria y más allá, no se puede sobrestimar la importancia de brindar una orientación financiera práctica cuando comienzan a transitar la vida por su cuenta. Incluso si no están en el campus, ya han entrado en el mundo de la edad adulta.

Si aún no tienen una tarjeta de crédito, ayúdelos a solicitar una con tasas bajas. Explique el valor de ganar crédito mientras se es joven, pero haciéndolo de manera responsable, pagando el saldo completo cada mes y no sobrepasando el límite máximo de la tarjeta.

Cuando sus hijos se incorporen a la fuerza laboral, asegúrese de que estén informados sobre las nuevas responsabilidades financieras que surgirán, como, por ejemplo, la forma de pagar sus impuestos o la importancia de contribuir al plan de jubilación patrocinado por el empleador (algo que los millennials no priorizan).

Aunque no se sienta un experto, probablemente sepa más de lo que cree gracias a sus experiencias de vida, ya sea comprando una casa o pagando finalmente su deuda estudiantil. Lo más importante es comenzar a tener con sus hijos, conversaciones sobre el dinero y compartirles su sabiduría financiera, además de seguir aprendiendo y creciendo con ellos, aconseja Reyes, quien también trabaja como voluntario para enseñar bienestar financiero en Los Ángeles.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?