Ver ediciones digitales
Compartir

Gobierno

Trump entre la censura y la violencia

Por: Financiero 11 Ene 2021

El miércoles 6 de enero fue un día en el que los estadounidenses tuvieron motivos para seguir muy de cerca las noticias. Temprano en la mañana se supo que los demócratas, controlarían el Senado de Estados Unidos cuando Raphael Warnock y Jon Ossoff derrotaron, respectivamente, a los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue.


Trump entre la censura y la violencia
El presidente saliente es acusado de “tratar de socavar” la democracia estadounidense.

Redacción El Financiero (con información de BBC, El País y Reuters)

El miércoles 6 de enero fue un día en el que los estadounidenses tuvieron motivos para seguir muy de cerca las noticias. Temprano en la mañana se supo que los demócratas, controlarían el Senado de Estados Unidos cuando Raphael Warnock y Jon Ossoff derrotaron, respectivamente, a los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue.

Esto es un hecho histórico, puesto que los demócratas no habían ganado la carrera por el Senado en Georgia en 20 años. Y tiene otra característica particular: Raphael Warnock, quien es afroamericano, logró energizar a los votantes negros en apoyo de los demócratas.

Ahora, el partido al que pertenece el presidente electo Joe Biden, controlan el Senado, lo cual les da más cancha para impulsar los cambios que desean en materia sanitaria y medioambiental.

Ese mismo día, los senadores estadounidenses asistían al proceso de confirmación de la victoria electoral del presidente electo Joe Biden, pero fueron interrumpidos de manera violenta. 

De forma paralela, poco antes del mediodía, miles de personas se reunieron en el parque de La Elipse, un espacio abierto entre la Casa Blanca y el Capitolio, para escuchar el discurso de Trump en un mitin llamado “Salva a Estados Unidos” (Save America).

Ahí, el presidente saliente, en un discurso de poco más de una hora, enumeró casos de supuestos fraudes electorales en varios estados -que no ha podido comprobar ante los tribunales- en la elección del pasado 3 de noviembre. En su mitin, una vez más exacerbó la confrontación política. 

“Vamos a caminar por la avenida Pensilvania… y vamos a ir al Capitolio y vamos a ir e intentar darles… a nuestros republicanos, los débiles… el tipo de orgullo y de audacia que necesitan para recuperar nuestro país”, dijo Trump.

“Caminaremos hasta el Capitolio y vitorearemos a nuestros valientes senadores y congresistas”, dijo Trump, incluyéndose en la marcha, en la que luego, sin embargo, no participó. “Caminaremos y estaré allí con ustedes”, repitió, aunque después del discurso volvió a la Casa Blanca.

Luego un grupo de sus simpatizantes, algunos de ellos con armas de fuego, blancas y molotov, asaltó al Capitolio de Washington. Esa irrupción violenta dejó seis muertos, entre ellos un policía.

Por palabras como estas Trump es acusado de haber avivado un acto de insurrección y de “tratar de socavar” la democracia estadounidense.

Las consecuencias 

A pesar de que faltan pocos días para que deje la presidencia, sus rivales políticos y algunos de sus aliados pidieron que sea destituido tras la violenta invasión del Capitolio, uno de los símbolos más importantes de la democracia estadounidense.

El senador demócrata Chuck Schumer dijo que debería ser destituido inmediatamente. Mientras que la presidenta de la Cámara de Representantes, la también demócrata Nancy Pelosi, dijo que aún podría ser objeto de un juicio político o impeachment, que podría ser presentado este lunes 11 de enero.

Los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes escribieron una carta al vicepresidente, Mike Pence, en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia. Le piden que invoque la Enmienda 25.

Sin embargo, ni el vicepresidente, Mike Pence, ni ningún otro miembro del gabinete lo han mencionado.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político -impeachment- o la enmienda número 25 de la Constitución.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando. El 20 de enero asume como presidente Joe Biden.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

Hasta ahora, lo único claro es que los adversarios de Trump presentarán este lunes 11 de enero la petición de que sea sometido por segunda vez en su mandato a un juicio político. El desenlace está por verse.

(*) En destaque

¿En qué consisten las dos vías principales por las que Trump podría ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EE.UU. con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

(*) En destaque

Suspendido de las redes sociales

Donald Trump usaba principalmente la red social twitter para manifestar sus opiniones e incluso convocar a sus seguidores a actos políticos.

“Donald Trump ama Twitter, su principal vía para transmitir mensajes. Le gusta el formato corto, su capacidad de llegar a decenas de millones de personas con pulsar una sola tecla y sin tener que pasar por los medios tradicionales”, analiza James Clayton, periodista experto en tecnología.

Sin embargo, 48 horas después del asalto al Capitolio Twitter suspendió definitivamente la cuenta de @realDonaldTrump. La red ya había suspendido la cuenta el miércoles 6 por 12 horas tras un video en el que Trump parecía justificar los actos de sus seguidores.

La red señaló dos tuits de este viernes del presidente que fueron considerados como “glorificación de la violencia” después de los sucesos del miércoles.

También Facebook e Instagram extenderán “de manera indefinida”, y al menos durante las próximas dos semanas, el bloqueo a las cuentas de Donald Trump, tras los graves incidentes en el Capitolio.

Tras los constantes bloqueos de las redes sociales más conocidas, muchos seguidores de Trump usaban la  red social Parler para organizarse. Esta red social es conocida por no moderar mensajes de odio o violencia. 

Sin embargo, recientemente Google suspendió de su Play Store a la aplicación de red social Parler, alegando que esta plataforma no ha tomado medidas adecuadas para prevenir la difusión de contenido que incita a la violencia. 

Por su parte, Apple Inc le ha dado un plazo de 24 horas para presentar un plan detallado de moderación de contenido, indicando que los usuarios usaron este servicio para coordinar el asalto al Capitolio estadounidense el pasado 6 de enero.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?