Ver ediciones digitales
Compartir

Tres propuestas de la Cepal para la integración económica en LatAm

Por: Financiero 07 Feb 2021

Transcurridas seis décadas desde las primeras iniciativas de integración económica, se observan importantes logros, pero también grandes desafíos, dice la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su reciente informe: “Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe”. El principal logro es la liberalización del comercio de bienes, ya que el grueso del intercambio entre los países sudamericanos, así como el que tiene lugar entre Centroamérica y México, está exento de aranceles.


Tres propuestas de la Cepal para la integración económica en LatAm
El organismo adscrito a la ONU resumió la situación de la región durante la pandemia de la COVID-19

Rethse Terán

Transcurridas seis décadas desde las primeras iniciativas de integración económica, se observan importantes logros, pero también grandes desafíos, dice la  Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en su reciente informe: “Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe”. El principal logro es la liberalización del comercio de bienes, ya que el grueso del intercambio entre los países sudamericanos, así como el que tiene lugar entre Centroamérica y México, está exento de aranceles. 

Pese a que se han dado pasos importantes, la participación del comercio intrarregional en las exportaciones totales de América Latina y el Caribe muestra una tendencia descendente desde 2014. En 2019 alcanzó un 14%, el mismo nivel que registraba a inicios de los años noventa, y se proyecta que en 2020 disminuyó al 12%.

La principal división en el espacio económico regional es la que existe entre México, Centroamérica y el Caribe, por una parte, y América del Sur, por la otra. El primer grupo de países, según la Cepal, mantiene una estrecha vinculación con la economía estadounidense. En contraste, Suramérica tiene menor relación económica con Estados Unidos, y una creciente vinculación con China, su principal socio comercial desde 2015. 

Además, históricamente los países de la región se han negado a ceder competencias nacionales en pro de algún tipo de soberanía mancomunada. Así mismo, los países latinoamericanos frecuentemente responden a dificultades internas mediante medidas unilaterales que obstaculizan el comercio intrarregional.

Los logros ya descritos no han sido suficientes para evitar un preocupante proceso de desintegración comercial de la región. Uno de los mayores y más urgentes desafíos para LatAm y el Caribe, según la Cepal, es revertir este proceso. Como ejemplo de ello, el organismo cita el caso de Brasil y México, las cuales a pesar de su tamaño y su sofisticación productiva, aún no poseen un acuerdo comercial entre ellas.

En este escenario, la Cepal propone tres líneas de trabajo que contribuirían a fortalecer la integración regional, apuntando a la recuperación post pandemia y en pro de elevar la competitividad de América Latina y el Caribe: la convergencia en facilitación del comercio, la mejora de la infraestructura regional de transporte y logística, y la cooperación en materia digital. 

Facilitar el comercio
La facilidad comercial es probablemente el tema en torno al cual existen menos divergencias entre países de la región, dice la Cepal. Es reconocido entre las economías latinoamericanas que es vital agilizar los procedimientos transfronterizos para participar en cadenas de valor, dentro y fuera de la región, así como para lograr la internacionalización de las PYMEs.

El organismo afirma que existe una comprensión cada vez mayor que el impacto positivo de la facilitación del comercio es multiplicado cuando se traspasan las fronteras, y se convierten en iniciativas regionales. La Cepal afirma que “es crucial acelerar los trabajos ya en curso para alcanzar un acuerdo de reconocimiento mutuo entre los mecanismos nacionales de Operador Económico Autorizado de los países miembros de la Alianza del Pacífico y del MERCOSUR, al cual podrían sumarse otros países de la región”. 

Otra oportunidad abierta por la crisis sanitaria de la COVID-19 radica en la digitalización de los trámites del comercio. Los países de la región, opina la Cepal, deberían considerar hacer permanentes las medidas implementadas a raíz de la pandemia, como la aceptación de certificados electrónicos, y la menor realización de inspecciones físicas. 

Por otra parte, la crisis vivida en 2020 resalta la necesidad de definir protocolos de bioseguridad para futuras pandemias o episodios disruptivos, para evitar las descoordinaciones y las medidas unilaterales.

Una nueva infraestructura regional 

Las carencias en cuanto a la infraestructura no sólo repercuten negativamente en las exportaciones, sino que impiden una mejor distribución espacial de las ganancias derivadas del comercio y la inversión. Mejoras en la infraestructura regional reduciría, por ejemplo, los costos asociados al traslado de productos, permitiendo que la producción de zonas rurales alcanzara mercados con precios más competitivos.

La Cepal insiste en que la resiliencia de las obras de infraestructura debe ser un punto prioritario. Estándares mínimos de eficiencia y sostenibilidad deben ser establecidos, además de tener en cuenta la adaptación al cambio climático.

Además de las obras físicas, el organismo considera importante fortalecer la facilitación del comercio mediante regulaciones que permitan reducir costes y tiempos invertidos, tanto en comercio exterior, como en la distribución a través de medios de transporte más eficientes.

Avanzar en materia digital: infraestructura y regulaciones

Pese a que la revolución digital influye en todos los planos de la vida social y económica, los países de LatAm carecen de un marco institucional para discutir políticas, estándares y normas sobre cooperación en esta materia. En este contexto, dice la Cepal, la Agenda Digital para América Latina y el Caribe (eLAC 2020) surge de la Sexta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información de América Latina y el Caribe. 

Dicha agenda trajo acuerdos como el fomento a la elaboración e implementación de planes de banda ancha, el impulso a la incorporación y desarrollo de habilidades digitales, y la coordinación de acciones orientadas a garantizar la privacidad personal, además del fomento a el uso de tecnologías digitales en las empresas, en especial las PYMEs.

En paralelo a la integración económica regional, se requiere una mayor articulación de las subregiones de Latinoamérica en materia digital. En este sentido, la Cepal ha propuesto una agenda de trabajo en las siguientes áreas: infraestructuras digitales, incluidas las redes de alta velocidad 5G, para garantizar el acceso universal a Internet de banda ancha; la protección de datos y seguridad digital; políticas de competencia y regulación, e impuestos digitales.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?