Ver ediciones digitales
Compartir

Empresas

Transformar 1 millón de fincas en Centroamérica, la meta de Sustainable Harvest International

Por: Financiero 04 Abr 2021

Transformar un millón de fincas para 2030, en eso consiste el plan de acción ampliada de Sustainable Harvest International (SHI), una organización sin fines de lucro, que trabaja de forma constante con comunidades de Centroamérica para luchar contra la pobreza, el hambre y la deforestación.


Transformar 1 millón de fincas en Centroamérica, la meta de Sustainable Harvest International

El plan social pretende aumentar la productividad agrícola con prácticas ecológicas que beneficien al planeta y sus habitantes

Redacción El Financiero

Transformar un millón de fincas para 2030, en eso consiste el plan de acción ampliada de Sustainable Harvest International (SHI), una organización sin fines de lucro, que trabaja de forma constante con comunidades de Centroamérica para luchar contra la pobreza, el hambre y la deforestación.     

La iniciativa “Transformación de un millón de fincas”, es un plan de ampliación de la acción de esta ONG que aprovecha 24 años de experiencia en asistencia técnica en el campo, a través de la cual han trabajado con poco más de 3.000 pequeños agricultores.

La idea es liderar el camino hacia el éxito entre las 500 millones de fincas de pequeña escala que alimentan a la mayor parte de la población mundial con escasos recursos, explica la fundadora de SHI, Florence Reed. 

Según Reed, “a la mayoría de los 500 millones de pequeños agricultores del mundo nunca se les han ofrecido alternativas a las prácticas agrícolas que aumentan considerablemente el cambio climático, degradan el suelo, perturban los sistemas hídricos, disminuyen la biodiversidad y socavan la seguridad alimentaria a largo plazo. Este plan les ofrece esas alternativas, para ayudarles y ayudarnos”.

SHI ha establecido una visión de ampliación para ayudar a un millón de fincas para 2030 a realizar la transición a prácticas orgánicas regenerativas, lo cual revierte la degradación de 3 millones de hectáreas de tierra y logrando la seguridad alimentaria para 5 millones de personas, incluidos 3 millones de niños.  

Alcanzar este objetivo supondrá muchos otros beneficios, como la plantación de 1.000 millones de árboles, la reducción de la deforestación, la estabilización del clima, la reducción de la pobreza, la protección de las fuentes de agua y la disminución de la presión de la migración.  

Los miembros de la Junta Directiva y el personal, con la ayuda de un consejo asesor formado por expertos agrícolas y empresarios de renombre mundial, han elaborado recientemente un plan para alcanzar esa elevada visión.

“El hambre ha vuelto a aumentar desde 2015, y la mayoría de los 821 millones de hambrientos del mundo, incluidos 49,5 millones de niños, que sufren desnutrición aguda, viven en zonas rurales. La degradación del suelo y la deforestación son en gran parte culpables; y lo que es peor, estas condiciones son demasiado frecuentes en las regiones y comunidades que tienen menos recursos para modificarlas”, señala Elliott Powell, director ejecutivo de SHI. 

Powell está convencido de que lo que se necesita es un nuevo conocimiento de las prácticas regenerativas – asistencia técnica – que también puede complementar el conocimiento íntimo de los agricultores de sus entornos locales. “Proporcionando esa asistencia técnica es cómo podemos alimentar mejor al mundo y mantener el planeta sano”, concluye el director de la ONG nacida en 1997.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?