Ver ediciones digitales
Compartir

Tenga un 2021 diferente, con unas finanzas personales bien organizadas (Última parte)

Por: Financiero 17 Ene 2021

La semana pasada vimos cómo planear nuestro futuro respecto a los ingresos y las reservas para afrontar imprevistos. Para finalizar, fijemos ahora la atención en los ahorros, así como en la planificación de los gastos que tenemos que hacer y aquellos que deseamos hacer.


Tenga un 2021 diferente, con unas finanzas personales bien organizadas (Última parte)
Tras haber vivido un año para nunca olvidar, es hora de pasar la página y apuntar a un futuro diferente. Para lograrlo, es fundamental “poner la casa en orden”.
Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

La semana pasada vimos cómo planear nuestro futuro respecto a los ingresos y las reservas para afrontar imprevistos. Para finalizar, fijemos ahora la atención en los ahorros, así como en la planificación de los gastos que tenemos que hacer y aquellos que deseamos hacer. 

Estos últimos son los que tienen más posibilidad de cambiar, especialmente cuando los totalizamos y vemos que es preferible priorizar nuestras metas de vida. Pasemos a estas partes del presupuesto y cómo hacerlas encajar con nuestros planes: 

Ahorros

La porción de sus ingresos que destine a los ahorros deberá ser tal que balancee la rapidez con la que quiere alcanzar sus metas financieras con los gastos que le traen satisfacciones en la vida. No es fácil ahorrar, ya que nuestro cerebro está inclinado a favorecer las decisiones que nos traen satisfacciones inmediatas, en detrimento de aquellas cosas que podríamos obtener en el futuro. 

Muchos aconsejan ahorrar el 10% del ingreso; sin embargo, eso puede ser más en la medida que sepa mantener a raya sus gastos y necesidades, mientras incrementa sus ingresos. 

Se suele pensar que a mayor ingreso, mayores serán los ahorros que se pueden hacer. Sin embargo, no pocas personas, en la medida que ganan más, aumentan sus gastos proporcionalmente. Ello debe servir de evidencia: los ahorros que logre apartar cada mes dependen mucho de su enfoque en las metas. 

Existen muchos consejos de cómo lograr ahorrar, pero ahora quiero mencionar tres en particular: 

  • Cuando reciba ingresos, guarde la porción que se ha propuesto ahorrar. Tal como sugieren algunos autores, piense de esta forma: “le estoy pagando primero al yo del futuro, el que obtendrá mis metas, que dependen de lo que haga hoy para cumplirlas”. Automatice el ahorro mediante planes. En ciertos países y contextos, ese ahorro automático es premiado con rebajas en los impuestos.
  • Cualquier dinero extra envíelo, al menos en parte, a sus ahorros. Esto puede provenir de un aumento de sueldo, un bono, un reintegro del seguro, y hasta el compromiso de pago mensual que se libera cuando se termina de pagar una deuda. 
  • Comprométase con las decisiones beneficiosas, para aprovechar lo que se conoce como Mecanismos de Compromiso, como cuentas o instrumentos que no le permiten retirar fondos sino tras un tiempo. Estudios han encontrado que las personas que ahorran mediante una cuenta con restricciones de retiro logran acumular casi el doble que quienes tenían el dinero disponible. 

Obligaciones

Según sienta urgencia de acomodar sus finanzas, o qué tan rápido adopte estas nuevas formas de administrarse, irá cambiando su forma de ver ciertas obligaciones. A veces es cuestión de desafiar paradigmas, como prescindir del gasto de teléfono fijo, o de televisión por cable, que hace años eran servicios intocables pero ahora son frecuentemente dejados atrás. 

  • Una medida útil para identificar por dónde comenzar a limitar los gastos es clasificarlos, según qué tanta importancia (satisfacción) realmente le dan, y que tan grandes y más fáciles de reducir son. Luego de haber estado obligado a avanzar con menos ingresos por culpa de la pandemia, puede cuestionar ciertos gastos que antes parecían intocables.
  • Con respecto a los deseos: si no limita sus egresos, crecerán hasta consumir todos sus ingresos, reservas, y hasta hacer que se endeude. Sea firme con la idea de no permitirse gastar lo que no tiene espacio en su presupuesto. Es, precisamente, entre los gastos discrecionales donde se encuentran las conductas compulsivas que suelen causar crisis financieras a las personas. 
  • No se confunda; el hecho de que puede esforzarse y alcanzar cualquier cosa no quiere decir que deba ir por todo aquello que se le ocurra. Es cuestión de ser selectivo en cuanto a cuáles deseos realizar y cuáles no. 
  • Una cosa más respecto a las obligaciones: puede incluir entre ellas no sólo la educación de los hijos, sino la suya también. Tal como las demás inversiones, al mejorar sus conocimientos puede generar más ingresos y reducir gastos.

Vaya paso a paso, revisando cada uno. Este proceso de ajuste de gastos se va perfeccionando con el tiempo, en la medida que va convenciéndose a sí mismo que sí es posible alcanzar sus metas. Es común ver entre quienes aplican estas técnicas que el primer mes logran identificar y poner en práctica unos ahorros significativos, y ya para el tercer mes duplican esos ahorros.

Hay mucho más por hacer en esto de alcanzar un mayor orden en sus finanzas. El libro Compás financiero personal ahonda en más detalles para lograr organizar mejor su dinero, le invito a leerlo y cambiar así su vida para mejor. Está disponible en Amazon y en Apple Book Store. Sea con él, con otro libro o fuente de buenas ideas o hasta su sentido común y prudencia, propóngase tener un mejor futuro financiero y estará dando el primer paso hacia poner los números a su favor. 

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?