Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
La mentalidad de los grandes
Comparte
Compartir

Soluciones panameñas en tiempos de pandemia

Por: Financiero 14 Jun 2021

Panamá ha sido referencia en LatAm y el Caribe en el uso de datos para manejar la pandemia de la COVID-19, jugando un papel acelerador en el desarrollo de nuevas tecnologías en la región a partir del año pasado. Desde que se detectó el primer caso de la enfermedad, en marzo de 2020, Panamá desarrolló distintas plataformas para dar respuestas a las necesidades en educación, salud y asistencia social que produjo la emergencia sanitaria.


Soluciones panameñas en tiempos de pandemia
Mediante diversas herramientas tecnológicas, Panamá pudo administrar mejor la emergencia sanitaria de la COVID-19

Redacción El Financiero

Panamá ha sido referencia en LatAm y el Caribe en el uso de datos para manejar la pandemia de la COVID-19, jugando un papel acelerador en el desarrollo de nuevas tecnologías en la región a partir del año pasado. Desde que se detectó el primer caso de la enfermedad, en marzo de 2020, Panamá desarrolló distintas plataformas para dar respuestas a las necesidades en educación, salud y asistencia social que produjo la emergencia sanitaria.

“Hemos podido mantener a Panamá en la vanguardia y se ha convertido en un referente en nuestra región de cómo usando los datos podemos lograr identificar a las personas y llevarles el sustento”, afirmó Luis Oliva, director de la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental (AIG), en entrevista con la agencia EFE.

“Hemos dado pasos importantes en cuanto al avance tecnológico, que realmente es el inicio a otro tipo de Gobierno, más abierto y transparente, y menos burocrático”, agregó el funcionario, quien también admitió que uno de los grandes retos es la falta de infraestructuras, ya que parte de la población panameña no tiene acceso o tiene dificultades para conectarse a internet.

Soluciones tecnológicas en tiempos de pandemia
Para apoyar en la trazabilidad de los casos, la AIG creó a ROSA y PACO, dos bots de Whatsapp que responden dudas sobre el coronavirus, agendan citas para hisopados y, ahora, asisten en la vacunación.

Con ellos, Panamá fue “uno de los primeros países del mundo en desarrollar un bot de Whatsapp para identificar casos de covid, que detrás tenía un algoritmo que clasificaba los casos”, señaló Luis Oliva. ROSA, usado por casi un millón de panameños, se convirtió en el principal aliado, ya que es un canal para consultar diversos temas relacionados a la COVID-19.

Entre el pasado junio y agosto, la etapa más dura del confinamiento en Panamá, PACO era usado como una “herramienta” para “identificar las personas COVID positivo que estaban en la calle e identificar que por la labor que realizaban estaban fuera de casa con un salvoconducto”.

Por otra parte, Panamá fue uno de los primeros países de la región en utilizar el pasaporte digital impulsado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), herramienta tecnológica para garantizar viajes seguros, en el contexto de la pandemia.

Gracias al proceso de vacunación digital de Panamá, los panameños o residentes tienen la información de la vacuna administrada en una plataforma, la cual crea un código QR, que cambia de color según las dosis recibidas.

Los vacunados en Panamá pueden viajar con esta información en su cédula y para los extranjeros se ha habilitado una opción para solicitar la tarjeta de vacunación digital.

Panamá como HUB tecnológico

“Al escuchar el objetivo de convertir Panamá en un hub digital, probablemente pasa por la mente ver grandes empresas tecnológicas abriendo oficinas en el país, sin embargo, es más que eso”, así inicia Janice Becerra, quien es miembro Fundador de la Cámara de Comercio Digital y Blockchain de Panamá, un artículo firmado
por ella y publicado en La Estrella de Panamá.

La especialista explica que ciertamente convertir a Panamá en un hub tecnológico es un proceso que involucra múltiples escenarios. La educación en desarrollos tecnológicos y la alfabetización digital es uno de los retos pendientes para alcanzar esta meta, que también necesita del incentivo del ecosistema con seguridad jurídica. Esto, además del apoyo a las empresas que están dando el salto a la digitalización, así como apoyo a las empresas nativas digitales es fundamental, dice Becerra.

“Pensemos en tener unicornios digitales que conquisten mercados extranjeros y promuevan una imagen del país distinta a la ya conocida en otras latitudes”, a raíz de esto la instalación de empresas foráneas vendrá por defecto explica Becerra, quien argumenta que en este punto ya el país tendría la experiencia en el desarrollo tecnológico y el talento necesario para ello.

“Debemos tener un norte unificado. Hoy vemos diversos actores, tanto en lo público como en lo privado, impulsando políticas que parecen contrarrestarse. Por un lado, hay actores buscando dar la imagen de un país atractivo, pensando en estrategias para impulsar un hub digital, y, por otro lado, hay otros actores con discursos de enfoque negativo y que podrían conllevar a desacelerar un ecosistema que aún no ha salido de su cuna, manifestando dichas posiciones a través de plataformas digitales (irónicamente). ¿Hemos cuantificado los beneficios directos, indirectos, tangibles e intangibles, de los recursos digitales gratuitos? ¿Cuántos pudieron alimentarse en pandemia por tener un Whatsapp de negocios, un Instagram para promoción de sus productos, o un Linkedin para buscar trabajo o promover servicios, sin requerir siquiera invertir para publicidad? ¿Cuántos ciudadanos y empresas conocen las opciones en el mercado, o cómo beneficiarse de las alternativas digitales?”, cuestiona Becerra.

Para hacer el cambio necesario, reitera, es vital una revolución educativa en la materia, la cual no está limitada a estudiantes. En este proceso deben implementarse los usos más básicos de la tecnología, hasta las capacitaciones más complejas según aplique el caso, además deben extenderse al sector productivo, donde en la mayoría de los casos los renglones tradicionales no ven siquiera que existe una necesidad, y perciben esto como una amenaza, argumenta.

Lo mismo debe ocurrir en el sector público, porque tiene en sus hombros el establecimiento de políticas públicas adecuadas, que pueden promover o afectar el escalamiento; y por supuesto, a los ciudadanos.

Hasta que esto pase, convertir a Panamá en un HUB financiero será una meta por alcanzar.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?