Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
El impulso colombiano
Comparte
Compartir

Soluciones de vanguardia para el café colombiano

Por: Financiero 14 Mar 2021

Un proyecto llamado “Smart Agro” dirigido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, reunió a 30 estudiantes y sus padres, originarios de Tablón de Gómez, municipio perteneciente al departamento de Nariño; todos ellos miembros de la asociación cafetera Asoprocaffe. El objetivo: combatir los efectos del cambio climático y promover el uso eficiente de los recursos hídricos mediante dos conceptos de vanguardia: los macrodatos, y el internet de las cosas (IdC).


Soluciones de vanguardia para el café colombiano
Jóvenes del sur de Colombia lograron optimizar sus cultivos y contrarrestar los efectos del cambio climático mediante la tecnología

Redacción El Financiero

Un proyecto llamado “Smart Agro” dirigido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, reunió a 30 estudiantes y sus padres, originarios de Tablón de Gómez, municipio perteneciente al departamento de Nariño; todos ellos miembros de la asociación cafetera Asoprocaffe. El objetivo: combatir los efectos del cambio climático y promover el uso eficiente de los recursos hídricos mediante dos conceptos de vanguardia: los macrodatos, y el internet de las cosas (IdC).

Los jóvenes aprendieron los procesos de cosecha, filtración y preparación del café, para así inspirar a otros a dedicarse al sector cafetero. Al entender mejor el proceso de cultivo, empezaron a preocuparse cada vez más por los métodos actuales, y por las vulnerabilidades que enfrentarían por el cambio climático y las sequías.

Ventajas de los macrodatos
Mediante esta tecnología, y el IdC, se reúne y analiza información importante para aumentar los conocimientos sobre el terreno, y mejorar las actividades agrícolas. En el contexto de este proyecto, eso se tradujo en reunir datos más precisos sobre las precipitaciones y las condiciones meteorológicas, permitiendo optimizar la cantidad de agua suministrada a las plantas.

Para llevarlo a la realidad, Smart Agro, Telefónica-Movistar, Masser, y la FAO, instalaron una estación meteorológica y dos sondas de humedad, conectadas a través de tarjetas SIM. Todo el sistema de dispositivos recopila, en tiempo real, información sobre los niveles de humedad, precipitaciones, y el viento. Luego se hace un seguimiento de los datos, y se actualizan en la plataforma digital del proyecto Smart Agro.

Acompañados por el equipo de la FAO, y gracias al apoyo tecnológico de Telefónica, los estudiantes y miembros de Asoprocaffe analizan la información cada semana, elaborando predicciones sobre las condiciones meteorológicas futuras.

En los cultivos cafetaleros, el suelo debe mantener un nivel constante de humedad. Así que cuando Smart Agro muestra que los niveles de humedad son insuficientes (lo que puede pasar en época de sequía), pueden activarse el riego ya sea manual o por aspersión, para garantizar un suministro continuo de agua a las plantas.

Diego Gómez, Presidente de Asoprocaffe, dice que el proyecto ha dado resultados positivos, no sólo a los cafetos, sino en cuanto a la solidaridad comunitaria. “Ya hemos empezado a ver resultados y a entender la importancia de la tecnología y los jóvenes en la producción de café”.

“Ahora compartimos nuestro conocimiento”, continúa Gómez. “Los estudiantes nos enseñan cómo manejar la tecnología y las plataformas digitales y nosotros les instruimos acerca de los métodos de cultivo del café. Ha sido una alianza muy provechosa que también ha mejorado el sentido de comunidad”.

En total, 120 familias y 30 estudiantes están participando en el proyecto. Ya han visto la diferencia que supone el uso de la tecnología para garantizar los riegos continuos, y pueden comprobarlo de primera mano al ver la cantidad de granos de café, y su tamaño.

Un panorama prometedor
Gracias al proyecto Smart Agro, a la adopción de la tecnología, y a la participación de los jóvenes de la comunidad, Asoprocaffe ha fortalecido sus procesos de producción a la par que sus capacidades empresariales. Con el apoyo de la FAO y de una conocida marca colombiana, el café comercializado con el nombre de Janacatú ha podido comercializarse en el resto del país, y en otros destinos del mundo.

La experiencia vivida en el sur de Colombia es una muestra de cómo enfrentar los problemas con nuevas tecnologías; es imperativo aplicar soluciones innovadoras para mejorar el sector agrícola. La modernización de la agricultura no sólo es positiva para el medio ambiente, sino que estimula la participación en un objetivo atractivo para la juventud: reinventar los sistemas alimentarios en pro de un futuro sostenible.

Producción cafetalera aumentó en febrero
La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia informó que, en febrero de 2021, la producción de café totalizó 1.107.000 sacos de 60 kilos. Esta cifra representa un 11% más, frente al millón de sacos producidos en febrero de 2020. Las cifras conjuntas de enero y febrero de este año, unos 2,2 millones de sacos, representan una subida del 7% con respecto al mismo período de 2020.

En cuanto a las exportaciones también hubo buenas noticias, pues en febrero ascendieron a 1,3 millones de sacos, un 18% más que el mismo mes del año pasado. Desde 1993 no se registraba un febrero con cifras tan altas. Colombia es, actualmente, el mayor productor mundial de café arábigo suave lavado.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?