Ver ediciones digitales
Compartir

Sácale provecho a las ventas en social media

Por: Financiero 07 Jun 2021

Las redes sociales son un importante canal que permite promocionar productos o concretar ventas. El marketing en redes es esencial para las ventas electrónicas, sobre todo considerando la cantidad de personas que utilizan las redes a diario.


Sácale provecho a las ventas en social media
Whatsapp, Facebook e Instagram tienen funcionalidades para colocar productos a través de tiendas virtuales

Redacción El Financiero

Las redes sociales son un importante canal que permite promocionar productos o concretar ventas. El marketing en redes es esencial para las ventas electrónicas, sobre todo considerando la cantidad de personas que utilizan las redes a diario.

A finales del año pasado, por ejemplo, se calculaba que 500 millones de usuarios de Instagram usaban la plataforma a diario; el 50% de ellos es seguidor de al menos un negocio, tienda o emprendimiento.

Por estas y otras razones, las redes sociales son parte fundamental de cualquier estrategia de marketing. Pero más allá de eso, también pueden servir, directamente, para realizar ventas a través de ellas. 

Estas son algunas de las posibilidades que ofrecen.

Cuentas empresariales de Whatsapp
Whatsapp Business es una versión de la aplicación de mensajería más popular del mundo, concebida específicamente para empresas y negocios de cualquier tamaño. Mediante ella, es posible optimizar las comunicaciones con clientes recurrentes o potenciales a quienes se les puedan ofrecer nuestros servicios o productos.

Tras registrarse, verificar el número e introducir datos de nuestra empresa, se puede configurar mensajes rápidos y respuestas automatizadas, los cuales serán el primer contacto de los usuarios con nuestra empresa. Por ello, sean mensajes de ausencia (fuera del horario laboral), de bienvenida o respuestas rápidas, es importante que sean amenos y provean información útil a quienes escriben

Otra función útil es la de crear catálogos para los productos en venta. Cada artículo añadido debe ir acompañado de su foto, una descripción, su precio (aunque es opcional, se recomienda agregarlo), y enlaces para comprar.

Cabe resaltar que es posible agregar un botón de acceso directo, o enlaces, para historias, landing pages, ADS, emails y diferentes tipos de publicidad online. De esta forma, su negocio estará disponible para que los potenciales compradores escriban directamente para solicitar información, o hacer pedidos.

Facebook Shops
En la red social Facebook es posible crear tiendas virtuales, las cuales están disponibles para páginas de empresas. Los primeros pasos incluyen aceptar términos y condiciones, vincular una cuenta bancaria, proveer un número de identidad fiscal, y poseer los productos que se ofertarán.

Luego, es posible personalizar el aspecto de la tienda con plantillas y otro tipo de herramientas, para identificar a la marca. A partir de ahí, se pueden ir agregando nuevos productos, y organizarlos en un catálogo, o en colecciones y categorías.

En el momento en que un cliente haga un pedido, Facebook enviará una notificación. Una vez se concrete la compra, el producto debe ser enviado durante los próximos tres días hábiles; se recomienda utilizar empresas de encomienda que garanticen el seguimiento de los paquetes, y confirmen cuando éstos hayan sido entregados.

En cuanto a los métodos de cobro, se puede utilizar la cuenta bancaria vinculada, y también otros procesadores de pagos como Paypal, teniendo presente que usarlos acarreará el cobro de un porcentaje por cada transferencia. Facebook Shop, por su parte, no cobra comisiones por las ventas realizadas, lo que se traduce en mayores ganancias para los vendedores que lo usen.

Instagram Shops
Una Instagram Shop permite integrar un catálogo de productos en un perfil de Instagram, para así promocionarlos a los usuarios de esa red social a través de posts, historias, en la pestaña Explorar, y en la pestaña “Shop”, disponible en el perfil.

Para abrir una Instagram Shop, es necesario tener una en Facebook. Esto se debe a que Instagram obtiene la información de los productos desde esa red social. Tras unos ajustes, y en algunos casos un tiempo de espera para su aprobación, el Instagram Shop estará lista.

Los productos pueden ser etiquetados en los posts, igual a como si se etiquetaran cuentas personales. Esto agregaría un ícono a la imagen, y cuando los usuarios clickeen en la foto, podrán visualizar los precios de los productos y ver la descripción de los mismos.

Una de las ventajas es que las Instagram Shops reducen las distancias digitales. Al haber tanta competencia, es difícil atraer la atención de los posibles clientes, y hacer que dejen sus redes sociales para que visiten una tienda online. La solución, entonces, es llevarles la información directo a Instagram.

Por otro lado, permite promover los productos directamente, integrando el contenido de Instagram con el de la tienda, sin tener que pedirle a los usuarios que vayan al link de la bio (Instagram sólo permite agregar un link clickeable, localizado en el perfil). Ahora se pueden promocionar productos y brindar información desde posts o historias.

Además, es posible exponer los productos a usuarios con altas intenciones de compra. Cuando etiquetas un producto en un post, ese post se incluirá en la pestaña Shopping Explore. Al mejorar el engagement, a través de prácticas como la optimización de hashtags, esta visibilización puede mejorar. Con esto, estarás exponiendo tus productos al público objetivo, pues esos posts estarán personalizados y basados en los intereses de los usuarios.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?