Ver ediciones digitales
Compartir

Management

¿Sabe si está frente a una burbuja económica?

Por: Financiero 11 Oct 2020

En el camino del bienestar financiero, aparecen una y otra vez trampas en las que podemos caer si no estamos atentos. Esos peligros nos pueden generar pérdidas de dinero, de tiempo o ambas.


¿Sabe si está frente a una burbuja económica?
Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

En el camino del bienestar financiero, aparecen una y otra vez trampas en las que podemos caer si no estamos atentos. Esos peligros nos pueden generar pérdidas de dinero, de tiempo o ambas. 

La cultura financiera incluye aprender a reconocer estas tretas, y cómo reaccionar ante ellas. Uno de los peligros más graves que existen para nuestra economía familiar son las burbujas económicas. 

Las burbujas son situaciones de mercado en las cuales un bien experimenta un incremento absurdo de su precio, que se sustenta en una percepción que surge entre muchas personas, quienes consideran que la compra del bien permitirá alcanzar ganancias importantes. 

Las analogías con las burbujas de jabón van más allá de que los precios se inflen sin nada más que los sustenten que el aire que les dan forma, en este caso, la simple creencia de la gente de que el bien vale mucho. La similitud ocurre también con su explosión, cuando repentinamente, las masas se dan cuenta del error en el que están y comienzan a vender muy rápidamente, ocasionando una caída del precio a niveles mínimos, con lo que se materializa el gran daño económico a todos los que compraron antes a montos mucho más altos. 

La historia nos ilustra diversas situaciones en las que las masas, a veces engañadas pero muchas veces guiadas por avaricia y la falla de comportamiento de rebaño, que considera válidos unos precios absurdos, sin que aparezcan (casi) cuestionamientos hasta que la burbuja explota.

Burbujas económicas en la historia

La más icónica burbuja en la historia es la de los tulipanes en la rica Holanda del siglo 17, la cual llevó a la crisis a ese reino durante muchos años luego que explotara. 

Se pagaban grandes sumas para hacerse de los bulbos de esas hermosas flores -exóticas para el momento-, llegando a niveles de locura en los tres años antes de 1637, durante los cuales los precios en promedio se habían inflado 60 veces su tamaño inicial. En el pico de su cotización, se llegó a pagar por un bulbo el equivalente a 10 años del trabajo de un artesano. 

Tras acabarse la locura, los precios fueron menos de una centésima parte de ello. Y el pueblo holandés consiguió una lección imborrable, que les llevó luego a cambiar, tomando el camino hacia su fama de frugalidad. 

Durante el siglo 18 ocurrieron dos grandes burbujas simultáneas, causadas por el fervor de las promesas de riqueza de los nuevos territorios en América. Ello ocurrió con las acciones en compañías que recibían monopolios de explotación de grandes áreas, como lo eran los territorios de España en América, que originó la burbuja de la Compañía de los Mares del Sur, o toda la cuenca del río Misisipi, desde el sur de Canadá hasta Nueva Orleans, a la fecha bajo el dominio francés, por la llamada Compañía de las Indias. 

Los precios de sus acciones llegaron a multiplicarse por 20 durante las correspondientes burbujas. 

El siglo 19 y la Revolución Industrial trajeron euforia sobre el potencial de ciertos negocios e inventos. Con los ferrocarriles en el Reino Unido ocurrió otra gran especulación, que llevó a una alta inversión en nuevas líneas férreas, y precios de acciones de las empresas promotoras que se triplicaron en poco tiempo, a pesar que muchas de ellas siquiera lograban arrancar los proyectos. 

En los últimos 100 años han ocurrido varias burbujas, que terminaron en grandes crisis, como la Gran Depresión de los años 30 que tuvo consecuencias mundiales, la crisis japonesa de los años 90 de la que aún ese país no se recupera del todo, o la de fin de siglo, con la que se llamó la Burbuja de las “.com”.

No es fácil identificar las burbujas económicas con certeza

Ni la inteligencia nos blinda: el mismísimo Isaac Newton perdió el equivalente a más de 300 millones de dólares por la burbuja de la Compañía de los Mares del Sur, tras lo cual aseveró que era capaz de predecir el movimiento de los astros pero no las locuras humanas. 

La disponibilidad de información tampoco es garantía de detectarlas, ya que en las últimas burbujas vividas se disponía de todo el poder del internet y más. Aún con toda la data disponible, se perdieron fortunas en situaciones que, luego de reventar, se podían explicar fácilmente. 

Aunque sea difícil identificar burbujas, igual debemos estar atentos, para darnos cuenta cuándo la suma de características en torno a una oportunidad de inversión debe hacernos reaccionar con más precaución. 

Indicios de que se aproxima una burbuja

Los factores comunes de las burbujas son señales que nos pueden alertar su presencia, evitándonos el llegar a ser parte de la locura y sus miserias finales. Las principales condiciones asociadas a las burbujas en los mercados son:

Precios que crecen, sin fundamentos basados en un valor razonable sino en creencias de posibles ganancias futuras imaginarias, especialmente con bienes o tecnologías muy novedosas.

Participación de las masas, incluyendo quienes no tienen los conocimientos ni los medios suficientes como para tomar decisiones de inversión bien razonadas. 

Condiciones fáciles para el crédito, que brindan el dinero para las compras sin freno y muchas veces incluso con apalancamiento (deuda) y el efecto de instrumentos derivados, si existen para el mercado en cuestión.

La riqueza rápida que la burbuja le genera a algunos permea a otras esferas, por lo que se suelen ver altos precios en los bienes inmuebles, obras de arte y en general en bienes suntuosos. 

No necesariamente las burbujas son mundiales o amplias, a veces ocurren pequeñas burbujas (en cuanto a impacto) pero que igual destruyen valor y traen miseria a sus víctimas. ¿Estaremos viendo alguna burbuja ahora?

Las cosas suceden. Pero no tiene por qué pillarnos desprevenidos y descarrilar nuestros planes financieros y de vida. Varios capítulos del libro Compás Financiero Personal están dedicados a desvelar los riesgos que nos acechan financieramente hablando y a plantear las medidas que podemos tomar para lidiar exitosamente con ellos. Con cultura financiera y algo de atención podemos mantener los números a nuestro favor.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?