Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Invertir serenamente
Comparte
Compartir

Tecnología

¿Qué pasará con Silicon Valley?

Por: Financiero 04 Oct 2020

En los últimos 20 años, Silicon Valley se ha beneficiado de una alineación única de ventajas. La primacía estadounidense, la ubicuidad del capital barato, la llegada del teléfono inteligente (entre otras innovaciones tecnológicas ampliamente adoptadas) y, quizás lo más significativo, un entorno regulatorio benigno; todos esos factores han conspirado para crear una concentración histórica de riqueza y poder.


¿Qué pasará con Silicon Valley?
El modelo de publicidad microdirigida será cada vez más atacado y se debilitará

En los últimos 20 años, Silicon Valley se ha beneficiado de una alineación única de ventajas. La primacía estadounidense, la ubicuidad del capital barato, la llegada del teléfono inteligente (entre otras innovaciones tecnológicas ampliamente adoptadas) y, quizás lo más significativo, un entorno regulatorio benigno; todos esos factores han conspirado para crear una concentración histórica de riqueza y poder.

Los titanes del Valle y sus herederos han sido libres de vagar por delante de los legisladores, los perros guardianes y los códigos fiscales. Sin embargo, eso podría acabar pronto, pues a pesar de que muchas empresas de tecnología pública vieron que sus valoraciones se dispararon durante el confinamiento y que la pandemia de COVID-19 ha acelerado la adopción masiva del comercio electrónico, pagos en línea, telemedicina y videoconferencias, hay indicios de que la edad dorada para las empresas de internet puede estar llegando a su fin, propone un artículo de Harvard Business Review.

¿Por qué cambian las reglas del juego?

Hay cuatro fuerzas motrices detrás de esto. En primer lugar, el dominio casi total de los grandes gigantes tecnológicos -Facebook, Amazon, Alphabet (Google), Apple y Microsoft,- se ha vuelto sofocante. Estas empresas no solo aspiran a los mejores talentos, sino que han crecido a tal tamaño y se han expandido a mercados adyacentes hasta tal punto que les falta oxígeno.

Las empresas más pequeñas que compiten en los mercados de Big Tech corren el riesgo de convertirse en un objetivo de pleno poder financiero de uno de los gigantes que pretende aplastar o comprar posibles competidores antes de que crezcan más allá de un determinado tamaño. Esta hegemonía impacta la innovación y centraliza la asignación de capital.

En segundo lugar, los inversores, tanto privados como institucionales, están calibrando su enfoque. Están endureciendo los requisitos de financiación adicional para reflejar que ahora se considera clave el hecho de que exista un camino claro hacia la rentabilidad, y no solo el crecimiento exponencial o “escalado de blitz scaling”.

En tercer lugar, los reguladores, los medios de comunicación y el público en general están ahora mucho más familiarizados con algunos inconveniente de la tecnología y las múltiples maneras en que se han roto las promesas hechas a los consumidores.

Violaciones masivas de privacidad, manipulación de los votantes, desinformación, arreglos de trabajo más precarios,  hacen que la industria tecnológica reciba un escrutinio mucho más crítico.

En cuarto lugar, de manera similar, el estado de ánimo público ha cambiado decididamente y las expectativas de que la tecnología sea responsable de su impacto en la sociedad han crecido. A medida que los gigantes tecnológicos han alcanzado límites máximos de mercado equivalentes a las economías nacionales medianas, también han crecido las expectativas y las obligaciones morales.

¿Cómo se verán los modelos de negocio tecnológico del futuro?

Prosperar en la próxima era de la tecnología probablemente implicará el cumplimiento de un conjunto diferente de objetivos. Si bien decirlo es una especie de tabú en el Valle (y en la carretera de Sand Hill en particular) , es muy probable que la nueva era de la tecnología vea un crecimiento más lento, pero más sostenible y una rentabilidad reducida.

Todos estos cambios en la financiación, la regulación y el sentimiento público probablemente alterarán aspectos clave de los modelos de negocio actuales de escala  y generarán disrupción en las fuentes de ingresos existentes.

El modelo de publicidad microdirigida será cada vez más atacado y se debilitará: Debido a la creciente preocupación en torno a la invasión de la privacidad, la difusión de teorías de conspiración y la manipulación de votantes, las empresas se están alejando del enfoque de microfocalización utilizado por Twitter, Facebook y Google/Youtube.

 El valor de este modelo ha sido impugnado, y escándalos relacionados con el discurso de odio, violaciones de privacidad, violaciones de datos y más, han florecido. Las plataformas de publicidad basadas en la web probablemente limitarán la microsegmentación a un subconjunto muy estrecho de categorías y anunciantes, mientras avanzan hacia algún tipo de modelo «freemium», más aceptable para reguladores y usuarios.

Las empresas que se centren en el «capitalismo consciente» y la tecnología empática tendrán una ventaja: En una época en la que los consumidores exigen estándares éticos más altos de todas las marcas, se espera cada vez más que las principales empresas tecnológicas ejerzan su poder con una responsabilidad mucho mayor y sean responsables por reguladores, usuarios, juntas direcciones/inversores, e incluso su propio personal para hacer las compensaciones correctas.

Curiosamente, este cambiante panorama crea una oportunidad única para las empresas heredadas, no solo para que pivote digitalmente, sino para convertirse en las Plataformas 3.0. Las empresas heredadas tienen una gran ventaja en que saben cómo operar en el mundo físico, tienen equipos de marketing, que saben cómo construir y sostener marcas y, sobre todo, saben cómo operar de manera rentable en múltiples territorios dentro de la ley. No será fácil — la mayoría de ellos fracasará — pero los que tengan éxito serán recompensados abundantemente.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?