Ver ediciones digitales
Compartir

Por qué Brasil se puede convertir en una “fábrica” de variantes superpotentes

Por: Financiero 07 Mar 2021

El escenario actual en Brasil, que combina el inicio de la vacunación con la transmisión incontrolada de la COVID-19, puede convertir al país en una ”fábrica” de variantes potencialmente capaces de escapar a la eficacia de las vacunas por completo.


Por qué Brasil se puede convertir en una “fábrica” de variantes superpotentes
La eficacia de las vacunas puede peligrar si hay un contacto masivo entre población vacunada e infectados por la variante de Manaos, según los expertos.

Redacción El Financiero (con información de BBC)

El escenario actual en Brasil, que combina el inicio de la vacunación con la transmisión incontrolada de la COVID-19, puede convertir al país en una ”fábrica” de variantes potencialmente capaces de escapar a la eficacia de las vacunas por completo.

Esta es la evaluación de un grupo de científicos británicos directamente involucrados en algunas de las principales investigaciones sobre las mutaciones del coronavirus.

Investigadores del Imperial College de Londres y de la Universidad de Leicester sostienen que los confinamientos y otras medidas de contención son especialmente necesarios durante la vacunación de la población.

“Guerra de vacunas”: por qué Italia bloqueó la exportación de dosis a Australia

Explican que es precisamente el contacto entre vacunados y variantes lo que propicia la aparición de mutaciones “superpotentes”, capaces de burlar totalmente la acción de la inmunización

Y, en Brasil, hay una combinación explosiva para que esto ocurra: la vacunación todavía marcha a un ritmo lento, existe la variante con la mutación E484k (que evita los anticuerpos) y hay altas tasas de infección.

La variante de Manaos y las vacunas

El mayor peligro está en el contacto de la variante de Manaos, apodada P.1, con personas recién vacunadas, explica el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Al entrar en la célula humana y encontrarse con una cantidad aún pequeña de anticuerpos de la vacuna, la variante, al replicarse, puede promover mutaciones más resistentes a esos anticuerpos, advierte.

“Si te vacunas un lunes, no estás inmediatamente protegido. Los anticuerpos de la vacuna tardan unas semanas en aparecer y aún se puede contraer el virus original o la variante P.1”, explica Tang.

“Si esos anticuerpos de la vacuna surgen mientras se produce la infección y está extendiéndose por el cuerpo, el virus puede replicarse de forma que evada los anticuerpos en un proceso de selección natural”.

Este desarrollo forma parte del proceso de evolución del virus, que trata de adaptarse a la “adversidad”.

Una persona vacunada, pero infectada, puede transmitir ese virus mutado si no hay medidas de control, como cuarentenas y cierre de negocios y espacios de ocio.

El riesgo de que esto ocurra sería menor si la variante de Manaos no se extendiera por el país y si los contagios estuvieran bajo control.

Esto se debe a que la posibilidad de que el virus original pueda adherirse en grandes cantidades a las células de una persona vacunada es pequeña, ya que la inmunización es lo que pretende evitar, precisamente.

Pero la mutación E484k, presente en la variante de Manaos, afecta exactamente al principal punto de unión entre el virus y las células, haciendo más efectivo el “acoplamiento” y reduciendo la eficacia de los llamados anticuerpos neutralizantes.

Las investigaciones preliminares indican una eficacia reducida de la vacuna 

Oxford-AstraZeneca contra las variantes cargadas con la mutación E484K, y el Instituto Butatan está investigando su impacto en el porcentaje de protección que ofrece la CoronaVac.

“Si hay una transmisión incontrolada del virus, es decir, en un entorno sin normas de distancia social, sin confinamiento ni uso de mascarillas, las personas susceptibles de contagiarse se mezclarán con las vacunadas”.

“Sin barreras, el virus puede transmitirse entre poblaciones, generando potencialmente variantes que escapen a la vacuna”, le explica Tang a BBC News Brasil.

Brasil vacunó a cerca del 3% de la población y todavía negocia para adquirir suficientes vacunas y atender a todos los habitantes. En algunos puestos de salud, los ancianos tuvieron que hacer colas.

“Y ocurrirá especialmente si se produce una situación de epidemia importante en un país con un éxito de vacunación moderado”.

“Así se alcanza el equilibrio perfecto entre inmunes e infectados. Y cuando esas poblaciones se mezclan, existe el riesgo de que surja una nueva variante resistente a la vacuna”, le cuenta el experto a BBC News Brasil.

“Desde el punto de vista científico, el cierre de las fronteras y la aplicación de cuarentenas domiciliarias son eficaces para reducir las infecciones”.

“Y la reducción de las infecciones tiene sus ventajas. Se disminuye el riesgo de que surjan variantes, se gana tiempo para que la campaña de vacunación avance y para que la investigación encuentre vacunas adaptadas a las variantes que existen en la actualidad”, asevera el profesor Peter Baker.

La variante de Manaos puede ser dominante

Además, los expertos advierten de que, si no se toman medidas de control, la variante de Manaos puede acabar sustituyendo al virus original y volverse prevalente en todo el país.

La P.1 ya circula en al menos 10 estados brasileños, además de ser responsable de casi todos los contagios actuales en la capital de Amazonas.

“Sin medidas de control, la P1 se convertirá rápidamente en el virus dominante y generará importantes oleadas epidémicas”, analiza Charlie Whittaker, investigador del Imperial College de Londres.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?