Ver ediciones digitales
Compartir

Management

Perspectivas económicas y financieras para el año y la década

Por: Financiero 31 Ene 2021

La pandemia aún en curso ha forzado a los resistentes al cambio a adoptar nuevas formas de hacer vida. Lo que aún está por verse es cómo van a ir asentándose esos cambios, y cuales cosas del pasado se mantendrán, a pesar de todo.


Perspectivas económicas y financieras para el año y la década

Compás Financiero

Andrés Chiodi
Consultor Financiero
Profesor del IESA Panamá
@CompasFinancier

La pandemia aún en curso ha forzado a los resistentes al cambio a adoptar nuevas formas de hacer vida. Lo que aún está por verse es cómo van a ir asentándose esos cambios, y cuales cosas del pasado se mantendrán, a pesar de todo. 

No todo lo pasado está obsoleto. No hemos cambiado preferencias y necesidades en cada asunto que nos interesa como personas y como negocios, ni tampoco han cambiado todas las formas de satisfacerlas, al menos por ahora. 

¿Cuánto más podremos seguir creando riqueza con el trabajo que sabemos hacer, con los negocios tradicionales? ¿Qué tanto cambiarán las preferencias de la gente? ¿Cuáles serán los próximos negocios exitosos?

Negocios del pasado y del futuro
No podemos dar por muertas ciertas formas de ganarnos la vida, ya que seguimos siendo las mismas personas, con muchas inquietudes similares a antes de la pandemia. 

Muchos negocios podrán seguir creando riqueza en sectores y nichos que siguen sin cambiar mucho, en su esencia. Seguiremos deseando descansar y conocer al mundo, así que el sector turismo volverá a florecer, tarde o temprano y a pesar de los ajustes de bioseguridad. El cuidado de menores, mayores y discapacitados continuará siendo un campo de trabajo importante, por más que hayan nuevas soluciones que lo faciliten. 

Otros negocios, si bien apuntan a necesidades que se mantienen, verán muy transformado su modelo de negocio debido a la adopción de tecnologías. La educación especializada seguirá migrando del modelo de clases tradicional, hacia el aprendizaje virtual, a distancia y autogestionado, que es personalizado y masivo a la vez. Sin embargo, ciertas formas de enseñanza, como la de los primeros niveles, seguirán manteniendo sus condiciones anteriores. 

El suministro de energía enfrentará un consumo que va cambiando en preferencias y opciones a disposición, por lo que seguiremos viendo reacomodos en este sector como un todo, a pesar que la demanda global no hará sino crecer. Ni siquiera las fuentes alternativas actuales tienen garantizado su futuro, ya que el rendimiento económico y el impacto ambiental real serán cuestionados constantemente. 

Por mencionar ejemplos específicos, la demanda se ajustará según la próxima irrupción de mejores baterías, o la conciencia colectiva del impacto ecológico de las fuentes de electricidad “limpia”, como las centrales termoeléctricas basadas en combustibles fósiles, o las torres eólicas y paneles solares, cuya construcción deja una huella que no es insignificante. 

Inversiones del presente y de largo plazo

Aún a pesar de las secuelas económicas de la crisis actual y de los comportamientos casi inexplicables de los mercados de valores, existen perspectivas alentadoras acerca de cómo el mundo financiero irá acompañando la reconstrucción y transformación que viene. 

Sin embargo, como siempre, hay que estar atentos de las burbujas previas y futuras que pueden explotar, así como las consecuencias que traigan los nuevos y disparatados niveles de emisión de dinero, déficit fiscal, y deuda pública y privada. Los economistas están frente a unas condiciones generales muy diferentes que pueden dar pie a nuevos paradigmas y teorías, o la ratificación de otras.

Los cambios tecnológicos tienen siglos generando cambios en la forma de producir bienestar y riqueza. Pero las nuevas tecnologías tienen implícito, en su propio nombre, el cambio constante. Muchos inversionistas apelan al valor futuro de las acciones de empresas que han cambiado al mundo, dando valoraciones positivas a compañías que pudieran ser el próximo dinosaurio, tal como les pasó a otras muy disruptivas en su momento.

La confluencia de cambios en sectores que se han mantenido inmóviles dan condiciones para que surjan novedades trascendentales, como las que pueden venir en los campos de las Fintech, Healtech y Greentech.

Los inversionistas deberían cuestionarse qué tan diversificadas están sus carteras. Si invierten con objetivos de largo plazo, deberían ser humildes, y admitir que no hay manera de tener certeza sobre cuáles regiones, activos o sectores lograrán destacarse, más bien centrándose en invertir en negocios que trabajan día a día en crear valor para sus clientes. 

¿Cuánto tiempo seguiremos en un ambiente de tasas de interés históricamente bajas? ¿Veremos la implosión de las monedas fiduciarias, o simplemente aceptaremos que el valor del dinero es, a fin de cuentas, un acto de fe colectivo? ¿Qué tanto nos sorprenderá el futuro con nuevos protagonistas económicos? 

Sean cuales sean sus interrogantes, el mantener unas finanzas personales sanas serán una garantía de poner los números a su favor. 

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?