Ver ediciones digitales
Compartir

Panamá fomenta una sociedad sin plásticos

Por: Financiero 06 Dic 2020

El martes pasado también fue sancionada la Ley 187, una norma que fomenta en la sociedad panameña la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso por materiales biodegradables.


Panamá fomenta una sociedad sin plásticos
La Ley 187 reemplaza la utilización del plástico de un solo uso de manera progresiva a partir del 2021 y hasta 2023

Redacción El Financiero (con información de EFE)

El martes pasado también fue sancionada la Ley 187, una norma que fomenta en la sociedad panameña la reducción y el reemplazo progresivo de los plásticos de un solo uso por materiales biodegradables.

“Haremos un cambio real y sustancioso. Panamá se convierte en un país pionero a escala regional al poder lograr (la reducción de plásticos de un solo uso) por medio de una ley” nacional, dijo el diputado independiente Edison Broce, proponente de la ley que allana el camino hacia una sociedad más sostenible.

La norma sancionada por el presidente Laurentino Cortizo, llega menos de dos años después de que otra ley prohibiera el uso de bolsas de polietileno en los comercios, lo que cambió drásticamente la cultura de compra en este país centroamericano de 4,2 millones de habitantes.

En el mundo hay ciudades que aplican normas municipales para erradicar los plásticos contaminantes, y Panamá da un paso más allá al aplicar una ley nacional que “promueve ideas concretas” para reducirlos y reemplazarlos, afirmó por su parte la gerente de Incidencia Política de la Fundación MarViva, Tania Arosemena.

Como su nombre lo indica, estos plásticos se utilizan una sola vez para luego ser desechados, no se reciclan y contaminan el ambiente, indicó la Presidencia de Panamá al destacar que la sanción de la Ley 187 de 2020 busca erradicarlos.

Lo que establece la Ley 187

Los hisopos para el oído, cobertores de lavandería, empaques de huevos, revolvedores desechables, varillas para sostener globos, palillos de dientes, cocktail y caramelos, carrizos (pajillas o pitillos), anillos para latas y plato, son los materiales plásticos que serán eliminados progresivamente entre 2021 y 2023 por orden de la Ley 187, que regirá desde julio de 2021.

La idea es que estos “materiales concretos a base de plástico desechable sean reemplazados por los mismos productos pero hechos con materiales biodegradables”, una medida “importantísima, incluso inédita” que no “deja cabida a” que sean sustituidos “por opciones que contengan plásticos”, explicó el diputado Broce.

La ley dicta que los materiales reemplazables deberán ser reutilizables, reciclables, biodegrabales o compostables, y prohíbe que se sustituyan por otros que sean de plástico degradable, oxodegradable, bioplástico o alguna categoría que contenga plástico, ya que sus efectos ambientales no variarían, especificó Arosemena.

“Sacamos del mercado residuos que hoy en día están contaminando y no se reciclan, como los carrizos porque su reciclaje es ínfimo”, declaró Broce.

Nuevas oportunidades de emprendimiento

La nueva ley, que mantiene el enfoque central en el equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental, dará la oportunidad a nuevos emprendimientos sostenibles, y a “reinventar” los negocios.

“Esto, definitivamente, crearía oportunidades de emprendimiento verdes, este es un momento de transición en el que debemos encontrar el balance entre lo económico, social y ambiental para lograr un desarrollo sostenible”, añadió Broce.

Con la llegada de la pandemia de la COVID-19 los recicladores del país cerraron, por lo que esta iniciativa es “un apoyo a todos” ellos que “se basa en las tres R: reducir, reutilizar y reciclar”, sostuvo el diputado.

Aunque uno de los mayores retos que mantiene Panamá es “conseguir los materiales de reemplazo”, explicó Arosemena, el país “tiene una gran oportunidad, gracias a su riqueza natural para el emprendimiento, ciencias y tecnología e innovación”.

“Esto nos pone un reto para ser creativos y reinventarnos”, y es una oportunidad para la región porque “la contaminación de plásticos no tiene fronteras”, dijo la ambientalista.

La Ley 187 ayudará a reducir los residuos, la contaminación de océanos y costas, los gases de efecto invernadero, y a evitar la ingesta de plásticos y muerte de fauna marina y aves.

También fomentará la educación y cultura ecológica, uno de los grandes retos para el país.

La norma “incluye un llamado al deber social del país con una responsabilidad con el medioambiente”, destacó Arosemena, al reconocer que “uno de los grandes retos es la sensibilización de la ciudadanía”, que ya se “puso a prueba con la prohibición de las bolsas” de polietileno

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?