Ver ediciones digitales
Compartir

Oportunidades empresariales en Estados Unidos

Por: Financiero 14 Jun 2021

Estados Unidos sigue siendo la principal potencia económica mundial, y a la vez, el mayor centro financiero internacional, y el tercer país más poblado del mundo. Según el informe Doing Business 2020, elaborado por el Banco Mundial, Estados Unidos está en el sexto lugar, entre 190 países, por la calidad de su entorno empresarial (dos lugares más arriba que en la medición de 2019).


Oportunidades empresariales en Estados Unidos
La economía estadounidense se apoya en la innovación, el talento humano y la competitividad para ofrecer oportunidades de inversión

Rehtse Terán

Estados Unidos sigue siendo la principal potencia económica mundial, y a la vez, el mayor centro financiero internacional, y el tercer país más poblado del mundo. Según el informe Doing Business 2020, elaborado por el Banco Mundial, Estados Unidos está en el sexto lugar, entre 190 países, por la calidad de su entorno empresarial (dos lugares más arriba que en la medición de 2019).

Además, otros factores contribuyen a las oportunidades empresariales en la nación norteamericana, a saber: su gran dimensión territorial, la elevada capacidad de compra del ciudadano promedio, el perfil consumista de la población, una infraestructura desarrollada y un sector de servicios que destaca.

Iniciar un negocio o empresa en Estados Unidos representa grandes oportunidades económicas, ya que el país tiene un mercado con mucha demanda y muy diverso, lo cual permite que cualquier producto o servicio gane adeptos. Además, operar en territorio estadounidense e integrarse a su mercado competitivo y a su sinergia empresarial provee prestigio e imagen a cualquier compañía.

Incentivos para establecerse
Las políticas de impuestos en Estados Unidos ofrecen una amplia libertad de gestión a los inversores extranjeros. Tanto el gobierno federal como los estatales ofrecen incentivos a los inversores, como créditos subvencionados a largo plazo, y exenciones.

Esto tiene el fin de alentar la creación de nuevos negocios en el territorio; los estados suelen pugnar para ofrecer los mejores servicios y ventajas posibles. Las empresas extranjeras pueden beneficiarse de incentivos y ayudas otorgada por tres agencias federales, las cuales son:

• La Administración de Desarrollo Económico (EDA, Economic Development Administration) ofrece préstamos a largo plazo, con un interés preferente para los proyectos de creación y de la ampliación de actividades que generen empleo.

• La Administración de Pequeñas y Medianas Empresas (SBA, Small Business Administration) ofrece avales para los créditos contratados por las Pequeñas y Medianas Empresas; puede financiar plantas de construcción, o la compra de materiales a mediano y largo plazo.

• La Oficina de Desarrollo Rural (dependiente del Ministerio de Agricultura estadounidense, USDA) puede avalar hasta el 90% de los créditos o préstamos concedidos a empresas que generen empleo en zonas rurales.

Manufactura: innovación y desarrollo
El sector secundario y la manufactura en Estados Unidos sobresale por la implementación de nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, sistemas de aprendizaje automático, internet de las cosas, robótica, entre otros. El país da prioridad a la investigación y el desarrollo aplicados al sector industrial y productivo.

Recientemente, el gobierno de Joe Biden anunció una ley de de estímulo industrial y tecnológico, la “Innovation and Competition Act of 2021”, que busca responder al desafío de China mediante inversiones masivas que, en el futuro, garanticen la supremacía industrial estadounidense.

La ley estipula inversiones por el orden de los 52 mil millones de dólares para apoyar la manufactura local de chips semiconductores, 81 mil millones de dólares en fondos para la Fundación Nacional de Ciencia entre 2022 y 2026 (duplicando los presupuestos previos), y 17 mil millones de dólares destinados a la investigación y desarrollo del suministro energético en áreas tecnológicas clave.

A la par que desde el gobierno se planea ese significativo e inédito estímulo, las empresas agrupadas en la Asociación Nacional de Manufactureros (NAM) analizan rediseñar todos sus procesos de cadenas de suministro, tras la pandemia de la COVID-19, según una encuesta de dicha asociación.

La logística de la economía más grande
Ocupar el primer lugar entre las economías más grandes del mundo hace que Estados Unidos concentre el 26% del consumo total mundial. La nación norteamericana es el país más importador del mundo, y el segundo mayor exportador. Por tanto, el transporte marítimo desde y hacia Estados Unidos es una pieza clave de su economía.

El Puerto de Los Ángeles es la principal puerta de entrada para el comercio internacional, y es el más activo del hemisferio occidental. Otros puertos de importancia son el de Seattle, Houston, Miami, y Nueva York.

Por su parte, el transporte terrestre juega un rol fundamental en la economía estadounidense, ya que el 70% o más de la carga movilizada a lo largo de su geografía se moviliza en camiones. La Asociación Americana de Camiones (ATA, por sus siglas en inglés) proyecta que habrá un crecimiento anual del 3,4% en los volúmenes de carga, hasta el 2023. En total, la logística mueve unos 16 mil millones de dólares al año.

Este desarrollo fue impulsado por los sistemas de autopistas interestatales y la gran actividad productora, y de importación y exportación. Por todo esto, el transporte terrestre es una alternativa muy atractiva para invertir, que incluso abre la posibilidad a optar por visas de inversionistas para no residentes.

El transporte aéreo es el medio más usado por los viajeros, contribuye con 779 mil millones de dólares al Producto Interno Bruto estadounidense (un 4,2% del total del PIB), y provee trabajos directos e indirectos a unas 6,5 millones de personas. El panorama de la industria aeronáutica estadounidense fue hecho público por un estudio elaborado por la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) en el año 2019.

Mano de obra, calificada y en demanda
Estados Unidos posee una mano de obra altamente calificada, con altos niveles de productividad, innovación y flexibilidad. Esto viene como resultado de la calidad de su educación universitaria, su permanente inversión en I+D, y la gran competitividad de su ámbito empresarial. Otro incentivo de este apartado es su fuerte protección a la Propiedad Intelectual, y su tradicional actitud a las personas, culturas e ideas.

El Departamento del Trabajo estadounidense recientemente indicó que el número de vacantes laborales sin cubrir alcanzó un récord de 9,286 millones de puestos de trabajo. La economía estadounidense constantemente necesita mano de obra, en todos los sectores productivos.

La reapertura económica en Estados Unidos, gracias a la vacunación masiva contra la COVID-19, hizo que la cifra de puestos laborales sin cubrir prácticamente se duplicara con respecto a los 4,63 millones de empleos registrados en abril de 2020. El mayor aumento de empleos se evidenció en sectores como la hotelería y los servicios gastronómicos, con un aumento de 349.000 puestos de trabajo. En la industria de la manufactura hubo un incremento de 78.000.

En mayo, continúa el Departamento del Trabajo, la economía estadounidense creó 559.000 puestos de trabajo, y la tasa de desempleo se redujo al 5,8%. Aunque la creación de empleos fue menor de la esperada, destaca la recuperación tras los despidos masivos motivados por la pandemia. En Estados Unidos aún hay 3,8 millones de desempleados. Es la primera vez que la tasa de paro baja del 6% desde el inicio de la pandemia, cuando pasó del 3,5% en febrero de 2020 al 14,8% en abril de ese año.

Un país de inmigrantes
Se estima que 43 millones de personas en Estados Unidos, un 13% de la población, nacieron en otro país. De ese grupo, 11 millones están en situación irregular; casi la mitad provienen de México, y un 15%, de otros países de Centroamérica. Sin embargo, 13 millones de personas de ese grupo tienen papeles en regla, y 20 millones ya han obtenido la nacionalidad. A eso hay que sumar otros 39 millones de migrantes de segunda generación, que conforman un 12% de la población total.

Estados Unidos, desde sus orígenes, ha sido un país de inmigrantes. Gran parte de su desarrollo económico se debe a la mano de obra de millones de personas que entraban, año tras año, a la nación norteamericana. Cada año fiscal, aproximadamente 140,000 visas de inmigración por trabajo están disponibles para aplicantes que califiquen a las condiciones de la ley de inmigración de los Estados Unidos. Las visas de inmigración por trabajo están divididas en cinco categorías.

Los inmigrantes en Estados Unidos están desigualmente repartidos, ya que más de la mitad se concentran en pocos estados. En California, el estado más poblado y rico del país, uno de cada cuatro habitantes ha nacido en otra nación. Los otros tres estados con más población inmigrante son también otras “locomotoras económicas” del país: Texas, Nueva York y Florida. Allí, la población inmigrante supera el 10%, mientras que en otros 43 estados, no llega al 3%.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?