Ver ediciones digitales
Compartir

Marco legal de inversiones entre Panamá y Estados Unidos

Por: Financiero 07 Dic 2020

Históricamente las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos de América han tenido una trascendencia permanente. La construcción del Canal de Panamá dió paso a una serie de tratados que regulaban las condiciones en la franja canalera y las áreas que comprendían dicho territorio.


Marco legal de inversiones entre Panamá y Estados Unidos
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Históricamente las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos de América han tenido una trascendencia permanente. La construcción del Canal de Panamá dió paso a una serie de tratados que regulaban las condiciones en la franja canalera y las áreas que comprendían dicho territorio.

Una de las primeras leyes que promulgó la República de Panamá para atraer inversión extranjera fue la Ley 32 de 1927, que crea el régimen de las sociedades anónimas, firmada por el entonces presidente Rodolfo Chiari.

Durante la administración de Chiari, en un esfuerzo por revitalizar la joven economía panameña, promulga esta ley apuntando hacia los grandes inversionistas estadounidenses para atraerlos y lograr posicionar a Panamá entre los líderes de la región.  

En el contexto empresarial, la inversión es el acto mediante el cual se usan ciertos bienes con el ánimo de obtener ingresos o rentas a lo largo del tiempo

La inversión se refiere al empleo de un capital en algún tipo de actividad económica o negocio, con el objetivo de incrementarlo. Dicho de otra manera, consiste en renunciar a un consumo actual y cierto, a cambio de obtener unos beneficios futuros y distribuidos en el tiempo. 

Las medidas que ha tomado Panamá  en nuestros tiempos para atraer la inversiones americanas han sido diversas, entre ellas reducción de aranceles para la importación, modificación de las estructuras jurídicas, ampliación de la capacidad de tránsito de naves, visas migratorias de rápida aprobación como inversionistas (con residencia permanente), rutas aéreas directas con diversas ciudades americanas, entre otras.

Actualmente en el país residen miles de empresarios americanos, quienes invierten principalmente en los sectores de bienes raíces, hotelería y turismo, logística, fintech, infraestructura, etc.. Los frutos de los esfuerzos nacionales se han visto reflejados en los aportes del sector empresarial al PIB local. 

Entre el paquete de leyes que se han aprobado recientemente para atraer no solo inversiones americanas, sino mundiales, tenemos: 

La Ley de empresas multinacionales (enfocada en atraer empresas para establecerse en áreas específicas).

La Ley EMMA de empresas manufactureras (para empresas dedicadas a este sector).

La Ley de Asociación Público Privada (para negocios entre el Estado y empresas privadas).

La Ley 54 de 1998 (que dicta medidas para la estabilidad jurídica de las inversiones).

La Ley de inversión en reforestación, Ley de titulo de islas y concesiones, Ley de inversión en el área de casco viejo, entre otras, todas estas buscan el interés de los inversores no importa el área empresarial, ya que se observa una diversidad de normas que buscan acaparar todos estos sectores.

Enfocados

Desde el boom de la construcción que se registró alrededor del año 2004 en adelante, el gobierno se ha enfocado en incrementar los paquetes fiscales de inversión para lograr competir con otros países de la región e incrementar los aportes empresariales de ciudadanos americanos, especialmente aquellos pensionados, quienes buscan un clima de tranquilidad y estabilidad económica realizando importantes inversiones en diversos sectores. 

Las inversiones extranjeras en los Estados Unidos son reguladas jurídica y fiscalmente (salvo pocas excepciones) por la misma normativa aplicable a las inversiones de las personas físicas o jurídicas nacionales estadounidenses.

Por esto, el capital y la inversión extranjera están sometidos a las mismas regulaciones y condiciones que el capital y la inversión nacional estadounidense. 

No obstante, el inversor extranjero que llega a los Estados Unidos se encuentra con un esquema de gobierno y un sistema legal que difiere en muchos casos del de su país de origen, y que se caracteriza por ser un esquema de gobierno basado en el Federalismo y un sistema legal basado en el Derecho Común (Common Law).

Por su parte, podemos destacar algunas leyes que buscan proteger los intereses de los inversionistas, recientemente el Departamento del Tesoro publicó las regulaciones finales sobre las inversiones que se hagan en el país por personas extranjeras y transacciones que involucren bienes inmuebles, esto, por motivos de seguridad nacional.

La regulación se desprende de la Ley de modernización de la revisión del riesgo de inversiones extranjeras, aprobada en 2018, cuyo objetivo fue establecer medidas “para abordar cualquier preocupación de seguridad nacional que surja de transacciones con personas extranjeras” como se establece en su parte motiva. 

La Ley amplía las facultades del presidente de los Estados Unidos y del comité de inversión extranjera en los Estados Unidos (CFIUS por sus siglas en inglés), un organismo institucional creado en 1975 que revisa transacciones para bloquear acuerdos. 

Con su nuevo rol, ahora el comité podrá conocer sobre inversión en tecnología e infraestructura para telecomunicaciones, cuando antes intervenía solo para impedir adquisiciones de empresas nacionales por extranjeros, al encontrar conflicto competencial.  

La regulación final detalla cómo la administración define la sede principal del negocio de los inversionistas, dato que se usa en los tribunales federales para ubicar la gerencia de actividades de la compañía. 

Dentro de las disposiciones sobre la inversión extranjera, se determina que las empresas serán sometidas a estos procesos de revisión al cumplir con supuestos como: por fusión o adquisición, al llevar compañías nacionales a control extranjero, y por “inversión no controlada”, cuando extranjeros tengan derechos o participación en decisiones en materia de tecnología, infraestructura y datos personales sensibles, algo que la norma define como asuntos críticos. 

En materia migratoria, la Administración Federal regula y administra el USCIS (servicio  de ciudadanía e inmigración de los Estados Unidos), en donde toda persona física extranjera, que al haber realizado una inversión en los Estados Unidos, quiera viajar con frecuencia a los Estados Unidos para supervisar esa inversión; o en el caso de que esa persona desee permanecer en los Estados Unidos por un periodo superior al que otorga el Programa de Exención de Visados o los Visados Negocios B1, Visados de Turismo B2 o Visado Negocios/Turismo (B1/B2); o si esa persona pretende desarrollar actividades de supervisión o dirección de la inversión, mediante su presencia física continua en los Estados Unidos y que sus actividades le sean retribuidas en Estados Unidos en concepto de trabajo, entonces será necesario que obtenga del USCIS un Visado de Inversión, Visado de Trabajo o Permiso de Residencia específico para esos fines. 

Desde los inicios de la República, Panamá ha buscado la manera de mantener relaciones económicas con los Estados Unidos con el objetivo de atraer importantes inversiones que se traduzcan en aportes al PIB local, ambos países ofrecen un régimen de inversión empresarial especial enfocado en el régimen fiscal, migratorio y corporativo.