Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
¿En qué lugar invertir?
Comparte
Compartir

Manejar su propio estrés, la clave de los líderes productivos

Por: Financiero 10 May 2021

Manejar un intenso número de responsabilidades forma parte del liderazgo. Sin embargo, descuidar su salud solo perjudicará la toma de decisiones.


Manejar su propio estrés, la clave de los líderes productivos
Tomarse el tiempo para retirarse conscientemente del trabajo, y reducir la velocidad cada día, marca la diferencia

Redacción El Financiero

Manejar un intenso número de responsabilidades forma parte del liderazgo. Sin embargo, descuidar su salud solo perjudicará la toma de decisiones.

“Como líderes, manejar el estrés puede ser un reto. Con frecuencia nos vemos abrumados por el trabajo, realizando constantemente múltiples tareas al tiempo que intentamos mantener un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal”, argumenta Paul Donovan, fundador de The Change Company.

Por eso, dice Donovan, aprender a manejar este estrés es uno de los hábitos más poderosos que podemos alcanzar como líderes. 

Beneficios de controlar las emociones

“No solamente mejora nuestro bienestar mental general, sino que, además, mejora la productividad e infunde a nuestros compañeros la confianza de que podemos hacer nuestro trabajo de manera eficaz”, asegura el experto, quien es especialista en trabajar con equipos de ejecutivos senior.

“Muchos de nosotros experimentamos altos niveles de estrés con relativa frecuencia. De hecho, los estudios han demostrado que nuestra sociedad experimenta cada vez más estrés a medida que pasa el tiempo. A menudo se habla de una “epidemia de estrés”. Es un gran problema, especialmente cuando hablamos de hacer buen uso del poder”, apunta Donovan.

Cuando nos sentimos estresados, aumentan los niveles de cortisol en nuestro cuerpo. Esto nos lleva a ver las cosas ordinarias como una amenaza, por lo que estamos constantemente en alerta máxima, explica el especialista que ayuda a los equipos de trabajo a facilitar el diálogo y la toma de decisiones de máxima calidad.

Cuando esto ocurre, continúa, no utilizamos nuestro poder de forma tan eficaz como lo haríamos bajo otras circunstancias. De hecho, tendemos a empezar a sentirnos impotentes. “El estrés nos hace sentir débiles y acabamos perdiendo el juicio”.

Cómo afrontar el estrés como líder

Sentirnos muy estresados, suele ser una señal de que nos hemos exigido demasiado y no hemos intervenido lo suficientemente pronto para controlar la emoción, acota Donovan en un artículo de su autoría publicado en Fast Company. 

Esto no quiere decir que sea demasiado tarde para hacer algo al respecto, sin embargo, hay que evitar esperar a llegar a este punto para actuar, acota.

Técnicas como contar hasta 10 y respirar profundamente pueden ser útiles, pero a la mayoría de nosotros nos resulta difícil llevar a cabo estas acciones cuando nos encontramos en una situación extrema, dice el columnista en una nota traducida por El Financiero LatAm.

Donvan sugiere que ejerzamos más disciplina y control cuando nos sintamos estresados. Para lograrlo, debemos encontrar un tiempo cada día en el que nos retiremos conscientemente de nuestro trabajo y nos sentemos, pensemos, leamos, bajemos nuestro ritmo cardíaco, y nos relajemos.

“Si lo hacemos a diario, no estaremos intensificando nuestra frecuencia cardíaca ni acumulando nuestro estrés sucesivamente, lo cual nos lleva a agobiarnos”.

Estas actividades nos ayudan a reiniciarnos y ponernos a cero cada día durante un rato. Esta es una técnica fundamental. Algunas personas meditan o realizan un simple ejercicio de relajación, como recoger los platos, leer o hacer algunos estiramientos sencillos. 

“Hágalo aunque sea solo por cinco minutos, y descubrirá que esto empezará a marcar la diferencia y no llegará tan frecuentemente a ese elevado nivel de estrés”.

Manejar nuestro estrés es esencial cuando estamos en una posición de liderazgo; por eso tomar tiempo para retirarse conscientemente del trabajo y reducir la velocidad cada día, puede suponer una gran diferencia en la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los que nos rodean, concluye el experto.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?