Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Los contratos futuros
Comparte
Compartir

Empresas

Los Swaps

Por: Financiero 22 Nov 2020

Siguiendo en la línea de contratos financieros, esta semana quiero hablarles del Swap, el cual puede resultar un poco difícil de entender, pero trataremos de ser lo más explícitos posible para lograr su comprensión.


Los Swaps
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Siguiendo en la línea de contratos financieros, esta semana quiero hablarles del Swap, el cual puede resultar un poco difícil de entender, pero trataremos de ser lo más explícitos posible para lograr su comprensión. 

Empecemos hablando un poco de su historia, este contrato financiero nació en los años 70 en Reino Unido. La notoriedad del swap fue alcanzada gracias a la operación que el Banco Mundial y la compañía norteamericana IBM realizaron en 1981, mediante el banco Salomon Brothers. En dicho acuerdo, la firma tecnológica IBM buscaba una mayor financiación en dólares a cambio de divisas de países europeos, concretamente francos y marcos suizos. Por su parte, el Banco Mundial buscaba la obtención de financiación en dichas divisas. 

Siendo así, el swap se trata de un intercambio financiero, a través del cual una de las partes se compromete a pagar con una cierta periodicidad una serie de flujos monetarios a cambio de recibir otra serie de flujos de la otra parte. Estos flujos responden normalmente a un pago de intereses sobre el nominal del Swap. 

Los swaps se negocian bilateralmente por cada una de las partes en mercados over the counter (es decir, no se negocian en mercados organizados). Este hecho hace que el contrato finalmente acordado sea más útil, flexible y ajustado para las necesidades iniciales que se perseguían con el acuerdo por cada una de las partes.

El Swap, al ser una operación OTC se debe documentar por medio de un contrato marco de operaciones financieras o modelo ISDA, documento elaborado por la “International Swap and Derivatives Association, INC:”, unla asociación internacional que estudia, discute, analiza y propone procedimientos, normativa y praxis en general para la mejor regulación de estos mercados. 

Se firman una única vez por entidad financiera, posteriormente y para cada una de las operaciones que se cierren entre el cliente y la entidad financiera, se firma un acuerdo singular o confirmación, el cual contiene las características puntuales y específicas de cada operación concreta de Swap contratada. 

Todas las confirmaciones firmadas entre la entidad financiera y el cliente están legalmente amparadas en el contrato marco de operaciones financieras o ISDA ya mencionado.

En cuanto a su uso y objetivo, son productos utilizados tanto para especulación como para cubrirse la exposición a un riesgo. Además, en el caso de los swaps de tipo de interés, al no existir intercambio nominal permiten tomar posiciones apalancadas. 

Tipos de Swaps 

Los tipos de swaps más conocidos son los de tipos de interés y los tipos de divisa.

  • Los swaps de tipos de interés: Consiste en el pago de intereses periódicos fijos por una de las partes a cambio de recibir intereses periódicos variables por la otra parte referenciados a un índice determinado, como puede ser el EURIBOR Eonia (ambos utilizados en la zona euro) o Libor (Londres). No existe intercambio de principal ni riesgo ni divisa, en cambio sí existe riesgo de tipo de interés ya que el activo subyacente es un depósito.
  • Swaps de tipos de cambio: Consiste en el intercambio de flujos periódicos fijos por una de las partes en una divisa a cambio de recibir los intereses periódicos variables por la otra parte en una divisa diferentes, como puede ser recibir los intereses generados en el dólar contra el euro. Existe intercambio de principal al inicio y a vencimiento del contrato, riesgo divisa y riesgo de tipo de interés.

Si bien el Swap es un contrato autónomo no vinculado a otra relación previa (por ejemplo, a un préstamo hipotecario), puede resultar interesante para aquellos titulares de un préstamo hipotecario que quieran compensar el aumento de la cuota a abonar como consecuencia de futuras subidas del índice de referencia pactado. 

En este caso el Swap funcionaría de la siguiente forma: si el tipo de interés pactado se encuentra por encima del índice de referencia, será la entidad financiera la que deba de abonar al contratante el importe que corresponda por la cobertura de los tipos de interés, mientras que lo contrario ocurrirá en caso de que el índice de referencia esté por debajo del tipo de interés fijado en el Swap. 

Utilidad de un swap 

Centrándonos en las utilidades de un swap, puedo señalar tres motivos por los que un inversor podría tener interés en entrar en un Swap, así tenemos: 

  • Cobertura frente al riesgo de tipo de interés. 
  • Especulación: como en toda inversión participaremos en un swap si nuestra predicción es lo que recibiremos en el futuro nos supondrá un mayor valor de lo que tenemos que entregar. 
  • Cambiar nuestros bienes o recursos futuros: puede ser de nuestro interés intercambiar bienes que nuestro negocio genera por otros que necesitamos para las actividades cotidianas del mismo. 

El mercado de Swaps ha crecido en los últimos años, debido principalmente a la creciente globalización de los mercados, haciéndose necesario el uso de un instrumento que unificara las ventajas y desventajas de aquellos. 

Además, la promoción y el uso que le dieron los bancos centrales, principalmente el Banco Mundial, ayudó a implementarlo de forma relativamente rápida entre las diferentes figuras participantes en los mercados financieros.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?