Ver ediciones digitales
Compartir

Los pilares de la “buena vida”

Por: Financiero 05 Jul 2021

El libro “¿Cuánto es suficiente?” explora los cuestionamientos de por qué los occidentales trabajan tanto y llevan vidas que giran en torno al dinero. El texto está inspirado en un ensayo escrito por el economista John Maynard Keynes en el que éste proyectaba que para 2030 sólo se requeriría laborar tres horas diarias, unas 15 horas a la semana.


Los pilares de la “buena vida”
Una obra busca replantear el objetivo de las políticas económicas, poniendo a la felicidad como prioridad

Redacción El Financiero

El libro “¿Cuánto es suficiente?” explora los cuestionamientos de por qué los occidentales trabajan tanto y llevan vidas que giran en torno al dinero. El texto está inspirado en un ensayo escrito por el economista John Maynard Keynes en el que éste proyectaba que para 2030 sólo se requeriría laborar tres horas diarias, unas 15 horas a la semana.

La obra fue escrita por Robert Skidelsky, biógrafo de Keynes, y por su hijo Edward, quien es filósofo. Los Skidelsky desarrollaron un concepto de “buena vida”, y trataron de explicar por qué el capitalismo, a pesar de tener las claves para obtenerla, no tiene ese objetivo como prioridad. Los autores presentan los elementos que, en su opinión, deberían estar presentes en toda economía que tenga el fin de lograr este estado ideal.

La “buena vida” como objetivo
Los autores argumentan que la finalidad del libro es persuadir que es posible conocer, aspirar y vivir una “buena vida”. Es decir, alcanzar la felicidad y entenderla no como una sucesión de satisfacciones temporales y subjetivas, sino como un conjunto más o menos estable de condiciones objetivas, medibles y alcanzables.

Además, presentan argumentos contra la insaciabilidad económica: ese deseo de acumular más y más dinero. Y en el plano general, presentan al capitalismo como un arma de doble filo, que si bien ha mejorado extraordinariamente las condiciones de vida, también ha exaltado rasgos humanos negativos, como la codicia y la envidia.

A pesar de que se ha alcanzado la abundancia material (sólo en algunos países, y no uniformemente), los hábitos inculcados por el capitalismo impiden disfrutarla. El crecimiento económico, según los Skidelsky, debería ser un efecto colateral, y no el objetivo de la vida o del sistema económico.

Pilares de la buena vida
Para los autores, son siete los elementos de una buena vida: salud, seguridad, respeto, personalidad, armonía con la naturaleza, amistad y ocio. Además de una crítica al sistema de creencias occidental, y un llamado a rescatar principios filosóficos y de vida en desuso, los Skidelsky sugieren también que es el Estado el que debe crear las condiciones materiales para que todos puedan gozar de una buena vida.

Como se mencionó anteriormente, los autores apuntan que una política no es sensata cuando se traza como objetivo el crecimiento económico en sí mismo, excepto en momentos históricos específicos. Ante políticas de gobernanza que, a su juicio, no persiguen resultados sociales deseables, sugieren aplicar medidas paternalistas y benevolentes.

Más en detalle, su propuesta para organizar la economía en beneficio de las necesidades básicas se apoya en acciones como: garantizar la suficiencia de bienes y servicios, disminuir el tiempo de trabajo, reducir las desigualdades de ingresos y riqueza, establecer una renta básica universal, hacer prevalecer lo local frente a lo centralizado y globalizado, establecer una educación orientada a una vida plena, y disminuir el consumo y el libre comercio.

Sin embargo, estas propuestas no vienen acompañadas de un análisis económico que demuestre que son viables, y algunas se justifican sólo en términos filosóficos o de fe religiosa. Una crítica a la obra de los Skidelsky puede partir desde el argumento de que, para resolver problemas económicos presentes, en la práctica suele hacer falta más.

Críticas a “trabajar de 9 a 12”
“Los Skidelsky tienen razón al afirmar que, dado que los bienes y servicios pueden producirse con mucha menos mano de obra que en 1930, podríamos vivir ahora como entonces trabajando muchas menos horas. Queremos vivir mejor que entonces. Pero, ¿qué haríamos con nuestro nuevo ocio?”, se preguntó Richard A. Posner en una reseña del libro escrita para el New York Times.

Posner argumenta que la mayoría de la gente se aburriría de no contar con recursos suficientes para practicar actividades de ocio variadas y emocionantes, más allá de la introspección o el ocio pasivo. “Con todos trabajando sólo 20 horas a la semana, pocas de estas oportunidades (de realizar actividades emocionantes) se materializarían, porque quienes trabajaran tan poco no podrían costearlas. Además, las actividades de ocio no tendrían personal suficiente”, agregó.

Posner también enumera las consecuencias sociales de trabajar menos. La productividad, a su juicio, se reduciría, pues los trabajadores adquirirían habilidades a un ritmo más lento. El mantenimiento del orden, la seguridad nacional y los servicios sociales estarían en entredicho si policías, bomberos, soldados y paramédicos trabajaran sólo 20 horas a la semana.

Otro aspecto a considerar es que el ensayo de Keynes, que a su vez inspiró el libro de los Sidelsky, es eminentemente inglés: la aspiración de la clase alta británica era no trabajar en absoluto. A su vez, esgrime diferencias culturales pues “los estadounidenses valoran el ocio pero es un ocio caro, por lo que tienen que trabajar mucho para pagarlo. Como resultado, disponen de menos tiempo de ocio, comparado con el que tendrían si su forma de ocio preferida fuera tumbarse en una hamaca, pero en definitiva obtienen mucho más placer”.

La ocupación del tiempo libre, para Posner, representa un obstáculo para materializar las propuestas de los Skidelsky. Opina que “no se discute cómo se puede esperar que la gente, con sus ingresos reducidos a la mitad, ocupe un tiempo libre mucho mayor. Si se le pide a alguien que trabaje la mitad de tiempo por la mitad de sueldo, se debería tener mejores respuestas a esta pregunta: ¿Qué haré con mi nuevo ocio?”.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?