Ver ediciones digitales
Compartir

Empresas

Licencias para operar canales de radio y televisión en Panamá

Por: Financiero 14 Feb 2021

Tanto la radio como la televisión han ocupado un sector importante el desarrollo económico y han aportado un valor cultural y recreativo a la sociedad. Las primeras emisiones radiales en Panamá surgieron en el año 1904 en la ciudad de Colón, la cual era propiedad de los Estados Unidos, sin embargo, la radio dominada por los panameños surgió hace más de 70 años con la apertura de Radio Experimental en 1933, desde este momento se empieza a escribir la historia radial en el istmo.


Licencias para operar canales de radio y televisión en Panamá
Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

Tanto la radio como la televisión han ocupado un sector importante el desarrollo económico y han aportado un valor cultural y recreativo a la sociedad.  Las primeras emisiones radiales en Panamá surgieron en el año 1904 en la ciudad de Colón, la cual era propiedad de los Estados Unidos, sin embargo, la radio dominada por los panameños surgió hace más de 70 años con la apertura de Radio Experimental en 1933, desde este momento se empieza a escribir la historia radial en el istmo. 

La televisión también empezó a transmitirse en Panamá por medio de los estadounidenses a través del canal llamado “Armed Forces TV Station” (Channel 8), cuya programación se encontraba totalmente en inglés, este canal cerró su ciclo el 31 de diciembre de 1999 con la reversión del canal a manos panameñas, pero el primer canal de televisión dominado por los locales fue RPC televisión, de la mano de los hermanos Carlos y Fernando Eleta, quienes invirtieron en este proyecto desde la década de 1960. 

Desde entonces, se tiene una visión importante de estos medios de comunicación,  que tienen un poder importante en las masas por la cantidad de personas a quienes llega. 

El Estado es el dueño de las frecuencias de Radio y Televisión, por lo cual para operar en este negocio se debe hacer una solicitud formal a la entidad delegada correspondiente, en este caso la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP), que tiene la tarea de evaluar los requisitos formales para otorgar las licencias y aprobarlas. 

La Ley 24 del 30 de Junio de 1999 “Por la cual se regulan los servicios públicos de radio y televisión” establece los parámetros para el otorgamiento de licencias, la cual descansa sobre el principio de “promover y proteger la inversión privada en el sector, así como la competencia leal y libre entre los concesionarios, y mejorar la calidad de cada uno de los servicios”, cada concesionario debe pagar por el otorgamiento de la licencia y un canon mensual el cual se basa en el tipo de licencia, pues la propia Ley habla de dos tipos, la licencia tipo A y tipo B. 

La licencia tipo A son los servicios de radio y televisión para cuya operación y explotación se requiere de asignación por parte de la ASEP de frecuencias principales para la transmisión de las mismas, estas licencias se otorgan mediante procedimiento de licitación pública a la empresa que ofrezca el precio más alto.

La Ley señala que se establecerá un programa bianual de convocatorias a licitación pública para la asignación de las frecuencias principales disponibles en el espectro radioeléctrico, hecho esto, y mediante resolución motivada, la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos adjudicará definitivamente la licitación a la persona que ofrezca el precio más alto por el derecho a la concesión. Ejecutoriada la resolución de adjudicación se otorgará la correspondiente concesión.

Se podrá dar el inicio de operaciones de una estación de radio o televisión a la fecha consignada en su concesión en donde el concesionario estará obligado a iniciar y continuar por treinta (30) días calendario consecutivos sus transmisiones al aire con un mínimo de horas establecidas en su concesión y con una cobertura de por lo menos el veinticinco por ciento (25%) del área geográfica de cobertura permisible.

Las licencias tipo B son los servicios de radio y televisión para cuya operación y explotación no se requiere de asignación de frecuencias principales (a diferencia de la licencia tipo A) por parte de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), también están incluidas en este tipo de licencias aquellos concesionarios de servicios públicos de radio o televisión que requieran de la asignación de frecuencias para la transmisión con fines exclusivamente educativos, culturales, científicos, de asistencia médica o ambiental, de información meteorológica o de tránsito vehicular, según lo determine mediante resolución la ASEP. 

Este fiscalizará la programación correspondiente para comprobar que dichos servicios se limitan efectivamente a dichos propósitos. Estas concesiones serán de transferencia restringida a terceros que se comprometan expresamente a utilizar las frecuencias con los mismos fines y no con fines de lucro, bajo la pena de perder la concesión. 

A diferencia de la licencia tipo A, las de tipo B se otorgan sin el proceso de licitación pública a todo aquel interesado que la solicite siempre que cumpla con la debida presentación de los formularios correspondientes, dentro de los periodos anuales que establece la ASEP, y cumpla con los requisitos de solvencia y capacidad financiera y capacidad y experiencia técnica y administrativa, que contempla la Ley. 

Todos estos requisitos son aplicados ya sea que se solicita la concesión del servicio tanto de estación de radio AM/FM como de canal de televisión abierta, pagada u otro, en ambos tipos de licencias, las concesiones sobre estos servicios tienen una vigencia de veinticinco años (25) y se prorrogarán automáticamente por períodos adicionales y consecutivos de veinticinco años cada uno, siempre que el concesionario se encuentre cumpliendo los requisitos y obligaciones que establezcan la Ley. 

En cuanto a los concesionarios de televisión por cable se establece la obligación de transmitir a título gratuito los canales de televisión locales, las sesiones del pleno de la asamblea entre otras, los canales locales serán transmitidos por cable con el mismo número con el cual les fue otorgada la concesión. Las licencias tipo A y B son otorgadas por parte de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) por un periodo de veinticinco (25) años previa aprobación mediante licitación pública (en el caso de las licencias tipo A) y las de tipo B mediante solicitud, ambas deben cumplir con lo establecido en la Ley 24 del 30 de Junio de 1999, los inicios de la radio y televisión panameña se remontan a la época del 30’ y del 60 respectivamente, antes de esto, existieron de ellas por parte de la armada de los Estados Unidos cuando ocupaban territorio local, este negocio logra aportar importantes sumas en impuestos y derechos de concesiones al Estado, lo cual hace que se mantenga como un pilar fundamental de la economía panameña.