Ver ediciones digitales
Compartir

Lecciones de la pandemia: Tener un plan B, C, D, y E

Por: Financiero 11 Abr 2021

“Antes de la pandemia, prácticamente no trabajaba a distancia; mi equipo en Okta siempre prosperó con la energía de la oficina y la interacción en persona. Y aunque pensaba que me había acostumbrado a ver a la gente solo en Zoom o en canales de Slack (soy ingeniero de profesión y tiendo a ser introvertido), me di cuenta de lo mucho que extrañaba el trabajo en persona, tras ver a algunos miembros del equipo (con mascarilla, al aire libre, y luego de dar negativo en las pruebas de COVID-19) durante el rodaje de un documental relacionado con nuestro evento anual “Oktane”, hace unas semanas”.


Lecciones de la pandemia: Tener un plan B, C, D, y E
Todd McKinnon, CEO de Okta, reflexiona sobre lo que ha aprendido tras un año de dirigir a su equipo de forma remota

Redacción El Financiero

“Antes de la pandemia, prácticamente no trabajaba a distancia; mi equipo en Okta siempre prosperó con la energía de la oficina y la interacción en persona. Y aunque pensaba que me había acostumbrado a ver a la gente solo en Zoom o en canales de Slack (soy ingeniero de profesión y tiendo a ser introvertido), me di cuenta de lo mucho que extrañaba el trabajo en persona, tras ver a algunos miembros del equipo (con mascarilla, al aire libre, y luego de dar negativo en las pruebas de COVID-19) durante el rodaje de un documental relacionado con nuestro evento anual “Oktane”, hace unas semanas”.

De esta manera, el CEO y cofundador de la empresa tecnológica Okta, Todd McKinnon, inicia un artículo escrito para Fast Company, el cual fue traducido por El Financiero LatAm. En él recoge reflexiones sobre lo que significó trabajar remotamente durante el año pasado, y sobre los posibles desafíos que conllevarían volver a las oficinas para trabajar de forma presencial.

McKinnon continúa contando: “fue la mejor sensación de reencuentro, y ese día juntos me hizo pensar más en lo que estaremos dispuestos a traer de vuelta y en lo que hemos aprendido sobre cómo trabajar. Ya estamos a punto de cumplir un año de haber empezado a trabajar a distancia durante una pandemia que ha cambiado nuestras vidas personales y profesionales para siempre. Esto es lo que me llevo conmigo incluso una vez que las oficinas vuelvan a abrir”. 

Aquí hay algunas reflexiones sobre el cambio de dinámicas tras un año de pandemia:

Adoptar la mentalidad de “estamos juntos en esto” 

Este último año, más que nunca, he tenido que respaldarme en otros líderes. Solo se puede superar una crisis acudiendo a los compañeros para trabajar en temas comunes y recibir apoyo. Desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19, me he mantenido en contacto frecuente con otros CEOs a través de un canal compartido de Slack, para hacer frente a los desafíos del trabajo a distancia y a la manera de comunicar las actualizaciones críticas a los empleados. Pienso que este canal se volverá aún más activo a medida que avancemos en los planes de regreso a la oficina y en la vida post-vacuna.

Ahora busco más consejos, pero también dedico tiempo para compartirlos cuando puedo, y para responder a las preguntas de los empleados. Ayuda el hecho de que ya tuviéramos, antes de que surgiera la pandemia, una cadencia establecida de reuniones de todo el grupo, así como un foro para el envío de comentarios anónimos de ellos. Si es posible, cree ese ritmo semanal para que los empleados tengan la oportunidad de plantear sus problemas desde el principio. 

Mantener un enfoque que dé prioridad a la agilidad

Sin una actitud abierta al cambio, nunca habríamos superado este último año. Por ejemplo, aprendimos que es posible cambiar los eventos presenciales por eventos virtuales exitosos. Hicimos que funcionara para nuestros dos principales eventos de 2020 (¡y en menos de 30 días!)- pero lograrlo es posible sólo si somos ágiles, y no dejamos que los contratiempos nos desanimen.

En el marco de nuestro evento anual de Oktane en abril de 2020, no solo creamos un plan de respaldo; contábamos también con un plan B, C, D, y E, y con los constantes cambios de planes, llegamos al plan E. Pero a través de él, descubrimos beneficios inesperados. 

Por ejemplo, vimos un alcance de audiencia más amplio y global en nuestros dos eventos, y salimos con más contenido reutilizable y traducible. Siempre hablo del poder de la inercia para mantenernos en el statu quo, y el año pasado realmente trastocó todo lo que conocíamos sobre cómo hacer negocios. Si este año conseguimos sentirnos cómodos con el cambio y nos mantenemos ágiles ante los obstáculos, es posible que descubramos formas más eficientes de trabajar.

Anticiparse a los retos 

A la mayoría de los líderes les gusta pensar que tienen resuelto este asunto del trabajo a distancia, pero no es así (y tampoco lo es para mí). Va a ser más difícil, sobre todo a medida que la vacuna permita a los empleados volver a las oficinas físicas, y que aprendamos los tejemanejes de un entorno híbrido. 

Los problemas a veces tardan mucho tiempo en surgir y convertirse en temas lo suficientemente grandes como para que el equipo de liderazgo se percate y los remedie, y los métodos tipo curita para asuntos relacionados con el trabajo a distancia no son una excepción. El año 2020 nos enseñó que no podemos esperar a que los resultados empresariales muestren los problemas; debemos llegar al fondo de ellos rápidamente. 

El enfoque es afrontar partes del problema de forma proactiva en lugar de resolverlo todo a la vez. Pasar a un entorno híbrido será un gran reto logístico para muchas empresas, así que hágalo en pequeños pasos, prevea y prepárese para los contratiempos, y comuníquese de manera exhaustiva con su equipo. También le he dicho a mi equipo que este año intente adoptar una “mentalidad de crecimiento”; sabemos que nos enfrentaremos a más retos, así que no se limite a mantenerse abierto a ellos, sino que aprenda a prosperar con ellos.

Controlar la evolución de las necesidades del equipo  

La COVID-19 dio un giro a las necesidades tradicionales de los empleados al reconsiderar lo que se requiere para mantener a los equipos productivos y conectados en casa. A fin de satisfacer las necesidades individuales de los empleados, considere la posibilidad de reestructurar los programas de prestaciones que no solo se ajusten a las necesidades del trabajo a distancia, sino también a un futuro dinámico e híbrido. 

Las prestaciones por desplazamiento y las comidas en la oficina ya no funcionan, entonces, ¿qué es lo que funciona en este caso? Hemos creado un mercado de experiencias del empleado para que nuestro equipo pueda seleccionar por sí mismo las prestaciones que se adaptan a su estilo de vida, haciendo hincapié en cómo ayudar a los padres a navegar por el aprendizaje electrónico y en materia de cuidado de los niños.

Parte de la inversión en la evolución de las necesidades del equipo también implica realizar las contrataciones adecuadas para apoyar a los empleados. Recientemente hemos contratado a un jefe de trabajo dinámico para que se replantee el diseño de la oficina, la tecnología, las políticas de empleo, y cómo podemos favorecer los estilos de trabajo asíncronos. 

También hay que estar abierto a la contratación de otros roles no tradicionales. Junto a un líder que navegue por la nueva fuerza laboral híbrida, igualmente puede ser inteligente considerar una contratación centrada exclusivamente en la experiencia del empleado, así como alguien que se ocupe de la sostenibilidad, y las prácticas ambientales, sociales y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés), especialmente a medida que muchas empresas se replantean el espacio de las oficinas teniendo en cuenta el impacto ambiental.

Demostrar gratitud

Antes de la pandemia, uno de mis propósitos de año nuevo fue demostrar más gratitud. Fue difícil durante un año de crisis constante, pero me enseñó la importancia de dar las gracias por las cosas más importantes – la familia, la salud, el bienestar de nuestro equipo – y es algo que seguiré practicando este año. No podemos predecir lo que va a pasar, pero podemos estar agradecidos por lo lejos que hemos llegado y por las lecciones aprendidas en el camino.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?