Ver ediciones digitales
Compartir

Latam empieza a vacunarse contra la COVID-19

Por: Financiero 27 Dic 2020

“Estoy un poco nerviosa, pero muy feliz. La verdad es el mejor regalo que pude recibir en 2020. Me da seguridad para seguir al frente de esta guerra contra un enemigo invisible”, afirmó la enfermera María Irene Ramírez, la primera en su país en ser inoculada el pasado 24 de diciembre.


Latam empieza a vacunarse contra la COVID-19
El pasado 24 de diciembre empezó la esperanzadora jornada en varios países de la región

Redacción El Financiero (con información de EFE, BBC Mundo)

“Estoy un poco nerviosa, pero muy feliz. La verdad es el mejor regalo que pude recibir en 2020. Me da seguridad para seguir al frente de esta guerra contra un enemigo invisible”, afirmó la enfermera María Irene Ramírez, la primera en su país en ser inoculada el pasado 24 de diciembre.

De esta manera, México comenzó su programa de vacunación contra la COVID-19, con 3.000 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech, fabricada por Alemania y Estados Unidos.

“Estamos muy contentos, es una lluvia de emociones”, explicó a Efe mientras hacía la fila para ser vacunada Lucía Ledezma, quien lleva casi un año “lidiando con la incertidumbre, la angustia y el miedo” en su hospital.

Tras el personal sanitario, y a la espera de las 34,4 millones de vacunas de Pfizer, las 77,4 millones de la británica AstraZeneca y las 35 millones de la china CanSino compradas por el Gobierno, la vacunación “va a ser universal y gratuita” para los 130 millones de mexicanos de forma gradual entre febrero de 2021 y marzo de 2022, tal como garantizó López Obrador.

“Un momento de esperanza”

Acto seguido y en Sudamérica, “con emociones muy fuertes”, la enfermera Zulema Riquelme, del hospital de Puente Alto -uno de los barrios más humildes de Santiago-, siguió los pasos de sus colegas mexicanas y se convirtió en la persona con la que se inició el proceso de vacunación en Chile.

El inicio de la inmunización es un “momento de esperanza para todos los chilenos”, aseguró el presidente Sebastián Piñera.

Tras el primer lote de 10.000 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech recibido también el pasado 24 de diciembre, llegará otro igual esta semana y el proceso continuará con envíos periódicos hasta completar los 10 millones que tiene Chile reservados a este laboratorio, según explicó el mandatario.

La vacuna, gratuita y voluntaria, será aplicada primero a los adultos mayores y los enfermos crónicos, cerca de 5 millones de personas, durante el primer trimestre de 2021. El resto de la población, unos 15 millones de chilenos, la obtendrá durante el primer semestre.

Las autoridades de Chile informaron el sábado 26 de diciembre que poco más de 5.000 sanitarios ya han recibido la vacuna de Pfizer/BioNTech contra la COVID-19 cuando el país se encuentra en plena segunda ola de la pandemia con un incremento de casos del 39% en las últimas dos semanas.

“El momento más oportuno”

El turno también llegó el pasado jueves a Costa Rica, en lo que las autoridades calificaron como el “inicio del camino” para terminar con una pandemia que está en el momento más crítico para el país, con la ocupación en cuidados intensivos críticos superior al 90% y en cuidados intensivos severos por encima del 70%.

Después de recibir la noche del miércoles 23 de diciembre las primeras 9.750 dosis de Pfizer y BioNTech, el Gobierno aplicó las primeras vacunas a Elizabeth Castillo, de 91 años, y George De Ford, de 72 años, del centro de larga estancia para ancianos Fundación Pro Personas Adultas Mayores, en la localidad de Tres Ríos, provincia de Cartago (centro).

“La vida es muy importante para mí”, dijo al Canal 13 Castillo, por lo que agregó que se siente “muy agradecida con Dios”, mientras que De Ford afirmó que la inyección “no dolió nada” e hizo un llamado a la población para que “se vacunen todos”.

El proceso iniciado hoy se estructuró en un orden progresivo con el que se pretende cubrir al 80% de las personas mayores de 18 años y generar así la llamada “inmunidad de rebaño” y que, según las autoridades, será lento y se extenderá prácticamente durante todo 2021.

“Hoy se marca un hito, un inicio, pero falta mucho trayecto. Este es un excelente regalo que nos llega en el momento más oportuno”, afirmó el ministro de Salud, Daniel Salas, quien insistió en la necesidad de que la población mantenga las medidas preventivas, especialmente en Navidad y Año Nuevo.

“La pandemia no pasó”

Por su parte, Argentina recibió su primera remesa de 300.000 dosis, procedentes en su caso de Rusia, como una especie de regalo navideño que el Gobierno busca empezar a “entregar” desde la próxima semana para aplacar una pandemia que deja ya más de 42.000 muertos y 1,56 millones de contagiados en el país.

Es “un día muy emotivo para todos y todas, para la mayoría de argentinos que queremos salir adelante”, afirmó el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, en una rueda de prensa en el aeropuerto internacional de Buenos Aires, adonde llegaron las primeras vacunas que Rusia exporta. “Esperamos que nuestra vacuna ayude a salvar vidas de millones de argentinos. Es segura y eficaz”, dijo el embajador ruso en Argentina, Dmitry Feoktistov.

Según el contrato entre los dos países, tras la de hoy se recibirá otra remesa de 5 millones de dosis en enero y 14,7 millones en febrero, con opción de ampliar en 5 millones más el pedido, a lo que se suman otros dos contratos para adquirir 22,4 millones de la británica AstraZeneca -que se aplicaría desde marzo- y 9 millones con la alianza internacional Covax, que depende de Naciones Unidas.

Sin embargo, la compra de la vacuna rusa generó una fuerte polémica en los últimos días, principalmente después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijera que aún no estaba preparada para aplicarse a mayores de 60 años, a lo que se suma el repunte de casos de las últimas semanas.

“Estamos muy preocupados”, sentenció el ministro de Salud, Ginés González García, que añadió que con la llegada de la vacuna “la pandemia no pasó”, por lo que se hace “indispensable” preservar las medidas de cuidado.

Una nueva cepa en Brasil

Un grupo de investigadores identificó una nueva cepa de coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, en el estado de Río de Janeiro, una de las regiones más golpeadas por la pandemia en Brasil, informaron fuentes científicas.

Según un estudio del Laboratorio Nacional de Computación Científica (LNCC), vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología y realizado en conjunto con la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), la nueva variante fue detectada por primera vez el pasado octubre en la ciudad de Río de Janeiro, capital del estado homónimo.

La nueva cepa fue descubierta a través de la secuenciación genética del linaje B.1.1.28, que ya circula en Brasil desde el inicio del año, y se calcula que la variante haya surgido en julio.

Los investigadores analizaron 180 genomas del SARS-CoV-2 y han descubierto cinco “mutaciones exclusivas”, que “han emergido y rápidamente se propagado”.

El estudio, sin embargo, no indica si la nueva cepa identificada es más transmisible o más agresiva que las que ya son conocidas en Brasil, uno de los países más golpeados por la pandemia al lado de Estados Unidos e India.

Asimismo, los científicos señalaron que tampoco hay “indicios” de que la variante pueda reducir la eficacia de las vacunas contra la COVID-19 que apenas empiezan a ser distribuidas en todo el mundo.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?