Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Los pilares de Panamá
Comparte
Compartir

LatAm, el laboratorio de las fintech

Por: Financiero 31 May 2021

La región de América Latina y el Caribe es, al mismo tiempo, escenario de complejas características sociales y económicas; por otro lado, es hogar de propuestas de tecnología financiera (o fintech) tremendamente innovadoras y referenciales para el mundo.


LatAm, el laboratorio de las fintech
Las características de la región la han convertido en el campo de prueba para soluciones creativas, innovadoras y disruptivas

Rehtse Terán

La región de América Latina y el Caribe es, al mismo tiempo, escenario de complejas características sociales y económicas; por otro lado, es hogar de propuestas de tecnología financiera (o fintech)     tremendamente innovadoras y referenciales para el mundo.

Estas empresas resuelven las necesidades de millones de personas, con muchas otras con el potencial de integrarse, lo cual habla del potencial de desarrollo para el crecimiento del sector fintech en la región.

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, titulado “Fintech América Latina 2018: crecimiento y consolidación”, indica que las 1166 empresas identificadas en dicho estudio estaban organizadas en 11 segmentos. El tamaño de dichas porciones se corresponden con las necesidades de los países en conjunto. Los tres más representativos, en ese entonces, fueron el nicho de pagos y remesas (el 24% del total), préstamos (18%), y gestión de finanzas empresariales (con un 15%).

¿Por qué la región es un terreno tan fértil para las startup fintech? y por otro lado, ¿qué desafíos tienen para alcanzar a sus consumidores? En algunos casos, estos desafíos parecen explicar, paradójicamente, el éxito de las fintech en los países de LatAm. 

Analizar un poco el contexto de la región, ayuda buscar pistas que expliquen el despegue espectacular de las fintech. 

En primer lugar, y como comentamos anteriormente, la población latinoamericana aún tiene bajos porcentajes de personas bancarizadas, aunque esto varía de país a país. Esto representa un mercado potencial enorme, pero al mismo tiempo, un desafío en cuanto a educación financiera, promoción de servicios, e implementación de tecnologías de la información y comunicación, las cuales son la infraestructura sobre la cual las plataformas fintech funcionan.

Para millones de personas, todavía no resulta tan atractivo o útil abandonar el uso de dinero físico, ya sea porque viven en zonas alejadas sin cobertura tecnológica o de comunicación, o porque, de tener medios para recibir dinero digital, no hay manera de gastarlo o inyectarlo en sus economías locales. 

Por otro lado, el éxito de las fintech y neobancos en LatAm se explica porque sus soluciones hacen más sencilla la vida, y se transmiten a través del boca a boca, la mejor forma de publicidad. 

Después de todo, ¿quién no le creería a un familiar o amigo si nos cuenta que puede comprar y pagar en cuotas sin intereses? ¿o que puede abrir una cuenta en un neobanco en menos de cinco minutos, y empezar a enviar o recibir dinero desde cualquier parte del país o del mundo? ¿o que es posible cancelar las facturas de los servicios básicos con unos pocos toques en el celular, sin tener que hacer colas bajo el intenso sol del trópico?

Latinos, dispuestos a la adopción tecnológica
Otro factor determinante en el éxito y la difusión de las fintech en América Latina, es que su población es muy joven, y las tecnologías móviles se usan extensivamente.

Un artículo de opinión publicado en la web de la firma de venture capital Andreessen Horowitz,  cita que en México, por ejemplo, el 43% de la población tiene menos de 25 años de edad; estos consumidores jóvenes esperan que sus servicios financieros estén disponibles de la misma manera que las aplicaciones móviles que utilizan con regularidad.

El uso de smartphones ya es la norma. En la actualidad, más de la mitad de la población tiene teléfonos inteligentes, y el 70% tiene acceso a internet. En ese contexto, prosiguen los autores, muchos clientes nuevos pueden tener una sucursal bancaria en su bolsillo, por decirlo de algún modo. 

Otro ejemplo de adopción tecnológica lo vemos en Brasil, el segundo mercado más grande de WhatsApp en el mundo, lo cual habla de lo conectados que están los latinoamericanos en términos generales.

Contexto empresarial
En la mayoría de países latinoamericanos se observa que es un puñado de bancos el que acapara la mayoría de usuarios, aunque no sean muy populares. La ventaja que tienen las fintech en LatAm, considerando esto, es que pueden explotar segmentos de clientes específicos, y desarrollar servicios financieros adaptados a sus necesidades. 

Segmentos como las plataformas de inversión, o los seguros, son nichos que aún son difíciles de acceder para el latinoamericano promedio, y los servicios que los hagan accesibles y asequibles pueden obtener un éxito considerable.

Por otro lado, en cuanto a los servicios empresariales, también representan un segmento importante del mercado. La región ha visto un crecimiento del emprendimiento en muchos sectores productivos. Todas estas empresas necesitan productos financieros modernos, como nóminas, tarjetas de créditos comerciales y beneficios para sus trabajadores, entre otros. 

La digitalización de las empresas latinoamericanas conlleva la necesidad de modernizar las operaciones financieras de las compañías establecidas, con soluciones en línea para emitir facturas, administrar la contabilidad y procesar pagos.

Además, las empresas nuevas, aún si funcionan a escala local o nacional, están más dispuestas a aprovechar los servicios digitales desde sus inicios.

La base de clientes comerciales en LatAm es considerablemente grande y se encuentra en crecimiento, lo cual implica que necesita servicios bancarios y financieros de vanguardia que pueden ser provistos por fintechs.

Entornos inflacionarios, el mejor campo de pruebas
¿Qué mejor manera de probar la sustentabilidad de un proyecto, y la calidad de sus soluciones, que testearlos en entornos hiperinflacionarios inéditos en la historia? Ése fue el planteamiento de los impulsores de Reserve, una plataforma de servicios financieros que inició operaciones en Venezuela, con el fin de ofrecer una alternativa de ahorro y facilidades de transacción para los venezolanos que necesiten adquirir, enviar, recibir o cambiar dólares digitales u otras divisas o criptodivisas, usando la moneda local.

Humanizar las finanzas, recuperarlas y entender las necesidades de los usuarios son algunas de las razones que motivan a esta fintech. “En el origen de este mal, están años de menosprecio a los ahorros y el esfuerzo de la gente común, lo cual acaba por destruir completamente la confianza general en el sistema monetario”, dice el CEO de Reserve, Nevin Freeman en un artículo de su autoría.

Y en la medida en que Argentina, Colombia y otros países enfrenten situaciones económicas duras o de inflación, los potenciales usuarios de la plataforma seguirán siendo abundantes.

A grandes rasgos, ¿cómo funcionan las soluciones de Reserve? Cuando un usuario desea depositar fondos, le envía dinero a un procesador de pago mediante una transferencia bancaria; el procesador de pagos, posteriormente, le acredita dólares digitales en la plataforma. Y cuando el usuario desea retirar fondos de su cuenta Reserve, el proceso es reverso. La plataforma trabaja con procesadores de pago locales en cada país donde funciona, que mantienen saldos en dólares digitales y en moneda local.

Podemos deducir, en conclusión, que los latinoamericanos quieren herramientas que hagan más sencilla la cotidianeidad en sus contextos sociales complejos, con agravantes como la pandemia de la COVID-19 o la hiperinflación. 

Si una fintech lanza un servicio que soluciona necesidades financieras, ahorra tiempo productivo, y permite salvaguardar los dividendos de sus actividades económicas, es de esperar que dicho proveedor obtendrá a cambio la lealtad y el entusiasmo de sus usuarios.

El potencial de consumo y generación de riqueza de LatAm, aunque enorme, no está aprovechado o formalizado en su totalidad. Ese es el escenario que las fintech deben evaluar a la hora de desarrollar sus herramientas para un mercado que va en rápido ascenso y en franca digitalización, y que necesita un ecosistema de apoyo financiero simbiótico y sinérgico para el desarrollo integral de la región.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?