Ver ediciones digitales
Compartir

Las preocupaciones por la inflación podrían ser exageradas

Por: Financiero 07 Mar 2021

Los inversores empiezan a ponerse nerviosos con respecto a la subida de las tasas de inflación, y quién puede culparlos. La última data del índice de precios del Instituto de Gestión de Suministros (ISM) mostró un repunte significativo en costos – hasta sus mayores niveles en años. Adicionalmente, los precios de materias primas como el petróleo y el cobre se han disparado al alza desde sus mínimos, de la primavera de 2020. Esto ha provocado un repunte del rendimiento de los bonos, y ha puesto al mercado de valores en terrenos inestables, escribe el especialista de gestión de capital Michael Kramer en su columna semanal publicada por Investing.


Las preocupaciones por la inflación podrían ser exageradas
Las subidas de los índices inflacionarios han sido temporales en pasadas recesiones económicas

Las subidas de los índices inflacionarios han sido temporales en pasadas recesiones económicas

Los inversores empiezan a ponerse nerviosos con respecto a la subida de las tasas de inflación, y quién puede culparlos. La última data del índice de precios del Instituto de Gestión de Suministros (ISM) mostró un repunte significativo en costos – hasta sus mayores niveles en años. Adicionalmente, los precios de materias primas como el petróleo y el cobre se han disparado al alza desde sus mínimos, de la primavera de 2020. Esto ha provocado un repunte del rendimiento de los bonos, y ha puesto al mercado de valores en terrenos inestables, escribe el especialista de gestión de capital Michael Kramer en su columna semanal publicada por Investing.

Se debate acaloradamente si la inflación llegó para quedarse a largo plazo. Aún así, hay muchas señales que sugieren que un aumento en muchos de estos índices clave de inflación sólo será temporal. Los precios del petróleo estuvieron tan bajos la primavera pasada, que quienes lo poseían casi literalmente tuvieron que pagar para que se lo quitaran de sus manos, comercializándose alrededor de 40 dólares negativos por barril.

No es tan malo como parece
Estos precios bajos no fueron sólo para el petróleo; el cobre se comercializó por alrededor de 2 dólares, y ahora ese metal se vende por casi 4 dólares. Hay muchas razones de por qué los precios cayeron tan abruptamente y ahora han rebotado masivamente; desde limitaciones en el suministro hasta el aceleramiento de la demanda global; no importa la razón. Sin embargo, las métricas de un año a otro harán que parezca que los precios aumentaron drásticamente, y realmente no es así. Significa que el mercado de bonos podría estar preocupado sin ningún motivo.

A medida que los precios de la primavera de 2020 empiezan a caer en comparación a otros años, el ritmo de la inflación debería comenzar a normalizarse, y volver a la tasa vista antes de la pandemia. Los precios del petróleo, por ejemplo, están precisamente en el mismo precio que estaban a inicios de enero de 2020. Mientras tanto, el gas natural parece estar vendiéndose a los mismos precios vistos a lo largo de la mayor parte de 2017 y 2018. Los precios de la gasolina han retornado a sus niveles de 2019.

Las preocupaciones por la inflación podrían ser exageradas 0

Correlaciones
Las lecturas del Índice de Precios al Productor (PPI) e Índice de Precios al Consumidor (CPI) es probable que se muevan bruscamente al alza en los próximos meses. Eso porque muchas materias primas, como el petróleo, están positivamente correlacionadas al índice. Parece enteramente posible que, en el curso de pocos meses, las lecturas del PPI y CPI aumenten drásticamente de un año a otro, o de un mes a otro. Pero esos cambios abruptos deberían empezar a normalizarse en algún momento en el verano de 2021, y empezar a declinar al paso del tiempo. Muchas materias primas se estabilizaron durante el verano de 2020, y su ritmo de cambio comenzó a disminuir.

Las preocupaciones por la inflación podrían ser exageradas 1

¿Hemos visto esto antes?
Algo similar pasó tras la recesión de 2008, cuando los precios cayeron abruptamente. Luego, mientras la economía se recobró, los precios de las materias primas empezaron a subir. Esto elevó considerablemente el índice de precios al consumidor hasta septiembre de 2011, cuando alcanzó un máximo con una variación interanual del 3,9%. El IPC ha disminuido desde entonces, y aún no ha vuelto a subir al 3% – mucho menos al 3,9%.

Quizás esta vez será diferente. En la recesión de 2008, el CPI fue negativo desde mayo de 2009 a octubre de 2009. Es imposible saberlo con certeza, pero la clave podría ser hacerle seguimiento a algunas materias primas. Si esos precios empiezan a estabilizarse, entonces probablemente signifique que las tasas de inflación se estabilizarán. Mucha gente señalará el aumento de los niveles de M2 como una señal segura de que vendrá la inflación. Pero la emisión de dinero, por sí sola, no produce inflación; debe haber un aumento de la demanda.

Eso podría significar que el mercado de bonos está preocupado sin razón. Quién sabe, incluso podría crear una increíble oportunidad para comprar acciones.

Las preocupaciones por la inflación podrían ser exageradas 2
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?