Ver ediciones digitales
Compartir

Empresas

Las lecciones aprendidas por las empresas en 2020

Por: Financiero 17 Ene 2021

Las cuestiones relacionadas con la COVID-19 encabezan la lista e incluyen tanto la forma en que las empresas innovaron, como los obstáculos que dieron lugar a menos avances en diversas materias. Pero la pandemia trajo también exhibiciones de destreza científica, como las mostradas por las compañías farmacéuticas al presentar vacunas altamente efectivas en diciembre. Después de un año de pérdidas, hubo un resplandor de esperanza.


Las lecciones aprendidas por las empresas en 2020
Diez ejemplos de acciones tomadas por grandes compañías en un año crítico

Redacción El Financiero

Las cuestiones relacionadas con la COVID-19 encabezan la lista e incluyen tanto la forma en que las empresas innovaron, como los obstáculos que dieron lugar a menos avances en diversas materias. Pero la pandemia trajo también exhibiciones de destreza científica, como las mostradas por las compañías farmacéuticas al presentar vacunas altamente efectivas en diciembre. Después de un año de pérdidas, hubo un resplandor de esperanza.

En un artículo publicado en Harvard Business Review, traducido y reproducido por El Financiero LatAm, Andrew Winston (@AndrewWinston en Twitter), asesor de empresas en materia de cómo surcar retos ambientales y sociales, además de autor de varios libros, presentó 10 ejemplos de cómo las grandes compañías encaran la crisis y aprendieron de sus errores, a la par de que se tomó más conciencia de temas ecológicos, sociales, raciales y de igualdad.

Winston enumera situaciones como la desigualdad económica, las pérdidas de empleo, el aumento de la pobreza, el calentamiento global y la injusticia racial, y afirma que el 2020 fue un punto de inflexión hacia la corrección de las políticas empresariales y gubernamentales. A continuación presentamos diez temas cruciales, remarcando aportes significativos de parte de grandes empresas:

1. La COVID-19 frenó el progreso del desarrollo sostenible

Los países y las empresas habían progresado en la mayoría de los males del mundo, aunque no lo suficiente para lo que la ciencia exige. Pero un informe de julio de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) mostró una dolorosa reversión en casi todos los indicadores. La única mejora fue en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero.

2. Las empresas han innovado para ayudar al mundo a lidiar con la COVID-19
A medida que la pandemia se intensificaba, se pusieron a prueba las cadenas de suministro. Los artículos más necesarios, como equipos médicos, máscaras y guantes, a menudo se producían en lugares como Wuhan, que irónicamente fueron sometidos a confinamiento y cierre. Las empresas de todos los tamaños tuvieron que ajustarse rápidamente, y se pusieron en marcha para optimizar la producción, y proporcionar equipo médico y apoyo.

3. Las empresas manejaron los problemas de la gente bien… y mal

Sectores enteros, como hotelería y turismo, desaparecieron de la noche a la mañana. Muchas marcas de productos alimenticios y de consumo perdieron todas las ventas en los canales comerciales, pero ganaron en venta al por menor y directamente al hogar. Muchas empresas lo manejaron bien, poniendo a la gente en primer lugar.  Pero otras empresas no fueron tan responsables. En algunas empresas que se declararon en bancarrota, como JCPenny, Hertz y Chesapeake Energy, los ejecutivos recibieron bonificaciones de millones de dólares… mientras despedía a miles de empleados y cerraban tiendas y oficinas.

4. Crecieron las ambiciones sobre el clima y la sostenibilidad

En enero, Microsoft estableció el objetivo climático más agresivo del mundo, comprometiéndose a ser neutro en carbono para 2030 y, para 2050, compensar todas sus emisiones desde la fundación de la compañía en 1975. Google rápidamente hizo su apuesta, comprando compensaciones para cancelar sus emisiones históricas inmediatamente, y comprometiéndose a funcionar con energía renovable para 2030. También se han ampliado los objetivos de uso de la tierra y biodiversidad este año. Unilever asignó 1.000 millones de euros para la restauración de tierras, y Walmart dijo que protegería 50 millones de acres de tierra y 1 millón de millas cuadradas de océano. 

5. Los combustibles fósiles van en declive

Más del 90% de la nueva generación de electricidad añadida en 2020 fue de energía renovable. La energía limpia desplazará al carbón como la fuente más importante para 2025. Orsted, una empresa danesa que se ha pasado del gas y el carbón a la energía eólica, vale más que BP, con una cuarta parte de los ingresos.

6. Los inversores continuaron avanzando hacia el ESG

Al igual que Suncorp, un número creciente de bancos están saliendo de los combustibles fósiles e invirtiendo en medio ambiente, sociedad y gobierno (Environment, Society, Goverment). El 2020 parece un punto de inflexión. El año comenzó con una carta del mayor propietario de activos del mundo, Blackrock, a inversores y empresas, sobre ESG. Una encuesta de Morgan Stanley mostró que el 80% de los propietarios de activos están integrando ESG en sus proceso de inversión, frente al 70% de 2017.

7. El mundo de los negocios tomó conciencia racial

Tras el Black Lives Matter, se dio un salto adelante en esta materia. El frío e innegable video del asesinato del estadounidense George Floyd fue un punto de inflexión. Además de las marchas espontáneas alrededor del mundo, casi todas las organizaciones sintieron la necesidad de decir o hacer algo para apoyar a Black Lives Matter y mostrar compromiso con la justicia. Muchas empresas se comprometieron a elevar la representación de los afrodescendientes en la gestión. 

8. Se amplió la definición de responsabilidad empresarial
En mayo de 2020, el gigante minero Rio Tinto amplió una mina de mineral de hierro, destruyendo dos antiguos yacimientos arqueológicos en Australia Occidental. El escándalo hizo que el CEO, Jean-Sebastien Jacques, dimitiera.  Otro ejemplo importante fue el de Disney, que recibió duras críticas después de lanzar la película Mulán. Parte de la película fue hecha en zonas de China, en las que el gobierno ha detenido por la fuerza a por lo menos un millón de uigures musulmanes, uno de los grandes desastres mundiales en materia de derechos humanos. Cada vez más, las empresas son responsables de una definición mucho más amplia de su “impacto” en la sociedad, más allá de los fenómenos físicos como la contaminación o el uso de la tierra. Todo lo que contribuya a una sociedad injusta está sobre la mesa.

9. Las empresas defendieron los pilares de la sociedad

Este año se vieron crecientes amenazas a la democracia en todo el mundo, particularmente en Estados Unidos y Brasil. Pero en muchos sentidos, las empresas se involucraron más. El problema de la desinformación también está estrechamente ligado a los ataques a la ciencia y a la menor confianza en ella, que puede ser el acontecimiento más peligroso de los últimos años. Tanto la New England Magazine of Medicine, y la revista Científico Americano, respaldaron por primera vez a un candidato presidencial (Joe Biden).

10. Las llamadas para restablecer el capitalismo aumentaron

Un sistema que canaliza toda la riqueza hacia lo más alto, no es sostenible o justo. Como demostró la respuesta global a la COVID-19, USD 20 billones en estímulos muestran que los gobiernos huirán de su ideología de libre mercado cuando las cosas estén mal. Así que tal vez deberíamos invertir más en infraestructura social y física para construir resiliencia antes que las tragedias ataquen. Como lo dijo sucintamente el consejo editorial de The Financial Times, “el virus pone al descubierto la fragilidad del contrato social”. 

La agenda de sostenibilidad continúa
“Los negocios evolucionaron muy rápido cuando fue necesario, ya que muchos reorganizaron sus cadenas de producción y suministro en días. La industria farmacéutica produjo vacunas para la COVID-19 en menos de un año. ¡Somos capaces de tanto! Por otro lado, mientras el mundo se detuvo, millones de habitantes de ciudades como Los Ángeles y Pekín miraron hacia arriba y vieron el cielo azul. Una pandemia no fue la mejor manera de llegar a eso, pero nos dio una hermosa imagen de cómo sería vivir en un mundo más limpio” – Andrew Winston

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?