Ver ediciones digitales
Compartir

Las finanzas tradicionales y las digitales pueden coexistir

Por: Financiero 03 May 2021

El 2021 se perfila como el año de la Blockchain y Ricardo Vázquez Gutiérrez, Business Development en Ava Labs para Latinoamérica, está de acuerdo. Él dice que este año ha sido de mucho fortalecimiento para este ecosistema.


Las finanzas tradicionales y las digitales pueden coexistir
Ricardo Vázquez: Ambos modelos pueden complementarse,
persiguen objetivos distintos

Adriana Cuicas

El 2021 se perfila como el año de la Blockchain y Ricardo Vázquez Gutiérrez, Business Development en Ava Labs para Latinoamérica, está de acuerdo. Él dice que este año ha sido de mucho fortalecimiento para este ecosistema.

Sin embargo, el mexicano piensa que en su país hay muchos claroscuros respecto a la regulación de este sector. “En 2018 la Ley Fintech parecía ser muy propositiva, muy avanzada, que iba apoyar de cierto modo la innovación y la inversión en las blockchains, pero tres años después vemos que – según la mayoría de las voces del ecosistema- la norma se quedó corta. Esto ocurre porque la innovación no se detiene”, opina el experto.

Vázquez considera que actualmente existe mucha robustez en el ecosistema, pues por medio de esta tecnología se están empezando a resolver problemas dentro de la banca privada y la industria de las finanzas.

Sin embargo, lamenta que los reguladores mexicanos no provean la claridad necesaria para detonar a un sector que apuntala a la economía.

“El regulador se quedó visualizando los problemas que existían en 2018 y cuidando al consumidor con los productos que habían en ese momento. Pero ahora en 2021, los paradigmas, los proyectos y las soluciones que están construyendo son totalmente diferentes. Vemos cómo 2020 fue el año de las DeFi (Finanzas Descentralizadas) y en este 2021 se está fortaleciendo aún más esa tecnología”.

Supremacía o coexistencia
En la palestra pública, existen analistas que consideran que los bancos centrales absorberán este tipo de tecnología y controlarán a las criptomonedas.

Vázquez piensa que llevar a la realidad ese pensamiento es complicado, debido a la naturaleza de las criptomonedas. “Su naturaleza es que sean descentralizadas, es decir, que no haya un ente central que determine su operación”, razona.

Ciertamente, varios bancos centrales del mundo trabajan en la creación de su propia moneda digital, la cual es conocida como CBDC o Central Bank Digital Currency, que en español significa Moneda Digital de Banco Central.

Esta es una forma de dinero fiduciario digital que es emitido por el banco central de un país, y por tanto tiene valor de curso legal en dicha nación. Las CBDC buscan darle un nuevo rostro al dinero fiduciario, y vemos como China, EEUU, Inglaterra, Alemania y Brasil, por nombrar algunos países, esperan lanzar pronto su moneda digital.

“Pero no veo una sustitución. Las cripto son monedas globales que operan sin importar la jurisdicción”, aclara el mexicano, quien es economista por la UDLAP en México y tiene estudios de Maestría en Blockchain & Digital Currencies en la Universidad de Nicosia.

Vázquez argumenta que ambos modelos pueden coexistir, pues persiguen objetivos totalmente distintos, incluso piensa que las finanzas tradicionales y las digitales son complementarias. “Ambas pueden interactuar y hacer transacciones entre sí”.

El arte de México se transforma en NFTs

El arte de México es colorido, vistoso y reconocido a escala mundial. Solo basta mencionar a Frida Kahlo, o a su adorado tormento Diego Rivera, para darse cuenta de que sí, son famosos. Y este es solo un par de nombres que representan el vasto imaginario artístico mexicano.

Actualmente, los artistas del país azteca se están interesando por producir y comercializar NFTs, que son las siglas en inglés de los Tokens No Fungibles.

¿Y qué es esto? En economía, un activo fungible es una unidad física que se puede intercambiar fácilmente, como por ejemplo el dinero, explica un artículo de la BBC.

En cambio, los NFT son un activo “inimitable” en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos.

Estos tokens digitales pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos.

Con los NFT, el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido. Como con las criptomonedas, un registro de quién lo posee, está almacenado en un libro de contabilidad compartido en la blockchain.

Los registros no pueden ser falsificados porque el libro en cuestión es mantenido por miles de computadoras alrededor del mundo.
“Vemos cómo ahora en 2021 se están desarrollando vertientes de la blockchain que no están dedicadas al ámbito estrictamente financiero, sino que engloban a muchos actores como diseñadores y exponentes del arte digital, quienes se interesan cada vez más por los NTFs que ahora están levantando muchísima expectativa”, dice Vázquez.

“Creo que este campo va a traer muchísimas sorpresas para el usuario común. Vamos a empezar a ver a la gente interactuando con ese tipo de activos digitales, sin siquiera entender o escuchar la palabra blockchain. Simplemente va a coleccionar estos activos y digitales sin tener mayor conocimiento que detrás de ello hay una tecnología tan compleja”

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?