Ver ediciones digitales
Compartir

Las energías renovables y su regulación en Latinoamérica

Por: Financiero 28 Mar 2021

El enfoque legislativo se basa en incentivos fiscales para las empresas que pretenden invertir en proyectos energéticos, políticas públicas que implementen programas afines, y la transición final hacia este tipo de energía


Las energías renovables y su regulación en Latinoamérica

Enfoque jurídico

Darío González Martínez
Abogado corporativo
@dariolawyer

El enfoque legislativo se basa en incentivos fiscales para las empresas que pretenden invertir en proyectos energéticos, políticas públicas que implementen programas afines, y la transición final hacia este tipo de energía

La situación climática actual nos conduce a hacer cambios profundos en nuestra calidad de vida y bienestar ambiental, para evitar el calentamiento global y otras consecuencias a largo plazo. Entre las estrategias que destacan, se encuentra el uso progresivo de las llamadas energías renovables, las cuales podemos definir como aquellas fuentes de energía basadas en la utilización de recursos naturales capaces de renovarse ilimitadamente

Una de las ventajas de este tipo de energía es que tienen un impacto ambiental muy bajo, ya que su producción no es contaminante, y contribuye a evitar el uso de otras materias nocivas para el medio ambiente.  

Las energías renovables proceden de recursos naturales de acceso gratuito e inagotables, siempre tendremos agua, viento o sol con los que producir energía limpia. Siendo así, esta se puede encontrar en cualquier parte del mundo, por lo que todos los países tienen la capacidad de ser autosuficientes en este sentido. 

Existen varias fuentes de energía renovable. Por ejemplo, la energía solar, que se obtiene por medio del sol; la eólica, que se genera por la fuerza del viento; la hidráulica, que se produce a través del curso del agua, o la biomasa, que consiste en la combustión de residuos orgánicos de origen animal y vegetal. 

Cambios necesarios en LatAm
Los pueblos latinoamericanos deben conducir sus rumbos hacia la utilización de energías renovables para evitar el consumo innecesario de la energía común, hacerla más barata para los ciudadanos, y contribuir al medio ambiente, combatiendo los efectos del cambio climático global. 

Se debe destinar parte del presupuesto de los Estados en inversión para producir esta energía a partir de los diferentes tipos. 

En Panamá se encuentra el parque eólico de Penonomé, es el primero en este país y el más grande de Centroamérica. El proyecto cuenta con cuatro fases, tres de ellas ya terminadas, con 270 megavatios de potencia instalada. Este parque eólico cubre la demanda energética de entre el 6% al 7% de la población panameña, teniendo capacidad suficiente para abastecer de energía eléctrica limpia a 100.000 familias. 

Latinoamérica posee un vasto e inexplorado potencial de energía renovable. Los países de la región han desarrollado mercados de electricidad sólidos, lo que se traduce en un destino atractivo para los desarrolladores de proyectos de energía renovable, y para los inversores que buscan diversificación geográfica e inversiones no contaminantes. Países como Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México y Uruguay han incrementado considerablemente su capacidad en materia de energía renovable en los últimos años. 

Ejemplos de legislaciones en Latinoamérica
En cuanto a la normativa jurídica referente al uso de la energía renovable, vamos a citar el caso de Guatemala, país que aprobó una Ley que fomenta la generación de electricidad a partir de sistemas de energía renovable. 

Esta Ley, elaborada por el Ministerio de Energía y Minas, ofrece incentivos económicos y fiscales tales como la exención de impuestos a la importación de equipos necesarios para la producción de electricidad con recursos renovables, y otros beneficios fiscales para las empresas e individuos que ejecuten dichos proyectos. 

Incluye además la exención por 10 años al impuesto sobre las ganancias. Se espera que esta Ley coloque a la energía renovable en un plano de igualdad con la energía convencional, la cual recibe otros incentivos fiscales. 

En Colombia, por su parte, existe una creciente demanda en el consumo de energías no convencionales, por lo cual ha promulgado la Ley 1715 de 2014 “por medio de la cual se regula la integración de las energías renovables no convencionales al Sistema Energético Nacional”, suponiendo un avance importante en su legislación y también influyendo a otros países de la región.  

Esta Ley no sólo busca el compromiso con el medio ambiente y desarrollo económico sostenible, sino que también busca la integración con el mercado eléctrico desde el punto de vista de la oferta y la demanda. Además ofrece incentivos que invitan al sector privado a incursionar en el desarrollo de energías no convencionales, de carácter limpio y no contaminante.

En México, tenemos la “Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética” la cual dispone que esta energía será de utilidad pública, y se promoverá la eficiencia y sustentabilidad energética, así como la reducción de la dependencia de los hidrocarburos como fuente primaria de energía. 

También se coordina con la Secretaría Nacional las políticas y lineamientos que deben seguirse para la implementación de programas encaminados a la concientización ciudadana sobre la importancia de esta energía. 

El enfoque legislativo de los países se basa en la implementación del uso de energías renovables para superar el uso de la energía convencional, incentivos fiscales para las empresas que pretenden invertir en proyectos energéticos, políticas públicas que implementen programas afines, y la transición final hacia este tipo de energía. 

Nuestros países tienen un territorio para construir parques eólicos, hidroeléctricas, entre otros, que son propicios para la inversión extranjera y para la generación de energía limpia que contribuya con el medio ambiente.