Ver ediciones digitales
Continúa leyendo:
Un glosario para inversores
Comparte
Compartir

La inflación no es la única preocupación del mercado de valores

Por: Financiero 14 Jun 2021

Desde los datos de empleo de inicios de junio, más débiles de lo esperado, el rendimiento de los bonos ha caído bruscamente, situándose el rendimiento de los bonos a 10 años por debajo del 1,5%. Cayeron aún más tras una lectura del índice de precios al consumo más elevada de lo esperado el 10 de junio.


La inflación no es la única preocupación del mercado de valores
Algunas señales indican que el crecimiento del empleo y la economía podrían ser más débiles que lo esperado

Michael Kramer

Desde los datos de empleo de inicios de junio, más débiles de lo esperado, el rendimiento de los bonos ha caído bruscamente, situándose el rendimiento de los bonos a 10 años por debajo del 1,5%. Cayeron aún más tras una lectura del índice de precios al consumo más elevada de lo esperado el 10 de junio.

Aquí hay un mensaje porque los precios del cobre han caído casi un 8% desde el 10 de mayo. Esto, además de la disminución de las expectativas de equilibrio de la inflación a 10 años, parece indicar no inflación sino desinflación, o una tasa de inflación más baja, dice Michael Kramer en un artículo de su autoría publicado en Investing.

El fenómeno se ha extendido a partes del mercado de valores, cayendo el índice PHLX de vivienda y el Dow Jones de Transportes aproximadamente un 13% y un 6%, respectivamente desde sus máximos. De repente hay señales de advertencia y sorprendentes similitudes con respecto al otoño de 2018.

Lo mismo, pero diferente
Si bien, desde el punto de vista de la política monetaria, lo de ahora es diferente de 2018, los temores de un crecimiento más lento a finales de 2018 y una posible recesión contribuyeron a la caída de casi el 20% del S&P 500 por aquel entonces. Puede que no sea muy diferente ahora, pues se espera que las tasas de crecimiento de las ganancias desciendan drásticamente, de cara a 2022.

Junto con la caída de los precios de las materias primas y la disminución de las expectativas de inflación, partes del mercado podrían estar empezando a preocuparse por la desaceleración del crecimiento de cara a 2022. Los sectores del transporte y la vivienda son dos de las partes económicamente más sensibles del mercado.

Estos dos sectores están viendo cómo las expectativas de inflación se desvanecen, y disminuye el rendimiento de los bonos. A la vez, la situación envía el mensaje atronador de que la inflación podría no ser el problema. En cambio, las preocupaciones deberían centrarse en la desaceleración de la inflación y del crecimiento.

Crecimiento más débil
Si bien la recesión ciertamente no es un tema candente ahora mismo, el crecimiento del empleo más débil de lo esperado podría contar la historia de que la economía estadounidense va camino de una recuperación económica más larga y lenta de lo que se creía inicialmente.

Podría ser una de las razones por las que hemos visto este cambio significativo en algunas de las partes económicamente más sensibles de los mercados financieros, y también confirmaría por qué las expectativas de inflación y los precios de las materias primas están cayendo, por temor a un debilitamiento de la demanda.

En 2018, el índice de vivienda comenzó a divergir del S&P 500, a partir de julio. El Dow Jones de Transportes comenzó a separar su camino del S&P a mediados de septiembre.

Podemos ver que lo mismo ha comenzado a pasar en las últimas semanas, cayendo el índice de vivienda bruscamente, y ahora el Dow Jones de Transportes está empezando a descender también. El S&P 500 ha oscilado a ambos lados durante este tiempo y tiene que retomar o ignorar esta tendencia.

En este punto, no hay una indicación clara de que la economía esté a punto de desacelerarse drásticamente, aparte de las decepcionantes cifras de empleo. Sin embargo, se espera que el crecimiento de las ganancias del año que viene se desacelere drásticamente.

Las estimaciones de crecimiento del BPA del S&P 500 en 2022 están en 11,7%, según los últimos datos de Refinitiv, por debajo de las expectativas de casi un 17% de principios de enero. Además, eso es una reducción drástica de la tasa de crecimiento esperada del 37% en 2021.

Si las expectativas de un crecimiento más lento comienzan a apoderarse del mercado, tendría sentido que las partes económicamente más sensibles del mercado se vieran afectadas primero.

La inflación no es la única preocupación del mercado de valores 0
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?